Inicio / Estudios Biblicos / El poder de la justicia – Parte II

El poder de la justicia – Parte II

Estudios Biblicos… Mensajes Cristianos

¿QUÉ ES LA JUSTICIA?

Desde el punto de vista teológico la justicia es: El estado y propiedad de Dios que el hombre obtiene por medio de la fe en el sacrificio sustitutivo que Jesús llevó a cabo en la Cruz, y que se da por medio de un proceso que se llama justificación.

Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe viviráRomanos 1:17.

justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.” Romanos.5:1.

Anuncios

Aplicándolo al creyente, Justicia es: El estado de uno que es justificado y declarado justo, quedando absuelto del estado de condenación en el que se encontraba. Esto es resaltado por el Apóstol Pablo en la carta que escribe a los Corintios.

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él”. 2ª Corintios. 5:21.

El término “Fuésemos hechos”, que aparece en el pasaje tiene que ver con un estado que nos da una posición. Según el desarrollo del texto, dicha posición es de justicia la cual me declara justo.

Debemos dejar en claro que la Biblia en ninguno de sus escritos declara, que el creyente una vez siendo justificado es un pecador, lo que sí está registrado es que como creyentes justificados pecamos. El Apóstol Juan es muy claro en el asunto en cuanto a la justicia como posición del creyente. Él Apóstol afirma que un hijo de Dios después de ser regenerado puede pecar, pero ese acto de pecado no lo hace un pecador.

Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado,…” 1ª Juan. 2:1.

Como la justicia es producto de la justificación, debemos analizar desde el punto de vista etimológico que es justificación.

¿QUÉ ES LA JUSTIFICACIÓN?

Anuncios

Es el proceso o el plan que Dios ha desarrollado y llevado a cabo a través de la vida, sacrificio, muerte y resurrección de Jesucristo para justificar al hombre. Romanos 4:2.5.

La justicia imputada es la base y resultado de la justificación. De acuerdo a su uso en el Nuevo Testamento, las palabras “justicia” y “justificar” vienen de la misma raíz. Dios declara justificado para siempre a aquel que Él ve en Cristo. Este es un decreto equitativo que emana de la justicia misma de Dios, ya que la persona justificada está vestida de la justicia divina.

La justificación, no es una ficción, (algo ficticio) o un estado emotivo del creador; sino más bien una consideración y decisión inmutable en la mente de Dios y que llevo a cabo a través de su hijo.

Igual se da con la justicia imputada como propiedades y resultado de la justificación, no es ficticia, vana, superflua, débil, endeble, variante. Es permanente e inmutable y eterna en aquel que la obtiene, pues descansa solamente en los méritos del eterno Hijo de Dios, y se obtiene por fe (Romanos. 5:1), por medio de la gracia (Tito. 3:4-7), y se hace posible a través de la muerte y resurrección de Cristo (Romanos. 3:24; 4:25).

“¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. Romanos 4:2.5.

Justificación: Según la Escrituras es un acto soberano y propio de Dios, que se da por pura gracia, declarando acepto ante Él a quienes creen en su Hijo. El término justificación por lo general aparece en los textos sagrados con la expresión “Declarar justo”, y es aplicable a una acción única y exclusiva de Dios.

Anuncios

Desde el punto de vista teológico, en el sentido más profundo Dios es el que justifica. (Isaías 45:25; 53:11). Las Escrituras desaprueban y condenan la posibilidad de que el hombre pueda justificarse a sí mismo. (Job 9:20; 32:2. Isaías 43:9.26. Romanos 3:20.24. Gálatas 2:16; 3:11. Santiago 2:25). Esto indica que ningún hombre puede obtener la posición de “justo” en lo divino por sus propios medios.

Según Romanos 3:21.31, la justicia o el ser justo no dependen de las buenas obras, ni de nuestro comportamiento, ni siquiera de nuestra obediencia; depende más bien de la gracia divina como acto soberano de Dios en la obra de justificación. Esto es bueno entenderlo y tomarlo en cuenta para evitar toda jactancia humana, lejos de fluir de algún merecimiento humano.

La justificación es de pura gracia y no puede derivarse de una mezcla de gracia y obras. Romanos 3:28; 4:4.5; 11:6. Gálatas 2:14.21; 5:4. Filipenses 3:9.

Pablo expresa esta verdad quizás en los términos más drásticos, pero es claro en el asunto.

Pero cuando Pedro vino a Antioquia, le resistí cara a cara porque era de condenar. Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo comía con los gentiles; pero después que vinieron se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, trasgresor me hago. Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios, con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. Gálatas 2:11.21.

al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, la fe le es contada por justicia”. Romanos 4:5.

Por esta causa afirmo con toda seguridad que cuando un creyente comete un pecado, deja de ser santo pero no deja de ser justo, porque la justicia en el hombre regenerado no se obtuvo ni se mantiene por obras, se obtuvo por Fe y se sostiene en Fe.

Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe,…” Romanos 1:17.

Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito esta: Maldito todo aquel que no permaneciere en toda las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá.” Gálatas 3:10.11.

Lo que Pablo quiso expresar fue: “El justo, obtuvo la vida por la justicia que vino por la fe, y a su vez hará de esa justicia un estilo de vida en fe, librándose de vivir en condenación.”

© José N. Briceño Aldana

Acerca de josebriceno77@hotmail.com

Director presidente del ministerio de la formación y la evangelización "Jesús Soberano Señor".

Ver también

Bosquejos Biblicos - Ser lleno del Espíritu Santo

La importancia del Espíritu Santo

Estudios Biblicos.. Jesús les ordeno que no se movieran hasta que recibieran el Espíritu Santo y que recibirían poder, Él ya les había enseñado a sanar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *