Inicio / Estudios Biblicos / El poder de la justicia – Parte VIII

El poder de la justicia – Parte VIII

Estudios Biblicos… Mensajes Cristianos

PASAMOS A TENER UNA RELACIÓN PATERNAL CON DIOS

En Juan 1:12 dice: “Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.

Por causa de la justicia y la vida pasamos a ser hijos de Dios.

El término “Potestad” que se utiliza en el pasaje antes mencionado para hacer referencia a la relación paternal, no sólo indica potestad sino privilegios o derechos.

Anuncios

El sentido que se le da al término “Hijo” no se define en la escala de linaje, sino en un sentido espiritual, pleno, legítimo de su misma simiente; no da la idea de hijos por descendencia, sino hijos engendrados directamente por Él. El término engendrar viene del griego “Gennao” que indica el acto de colocar una simiente y a su vez da la idea de alumbramiento.

Este término (Gennao) no involucra la concepción, ya que ella tiene que ver con la unión de los dos gametos masculinos y femeninos para la formación de una nueva vida. En Juan 1:13 se descarta la concepción para llegar a ser hijos de Dios, el texto dice:

Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”.

Cabe destacar que el mismo misterio que hubo en el engendro y nacimiento de Jesús, lo hubo en nosotros; en Jesús no hubo concepción. El término “Concebir” que aparece en Mateo 1:23 no está en el texto original, ya que el griego presenta el término “Eco” que indica: tener, mantener, sostener. El texto literalmente dice:

He aquí, una virgen en el vientre mantendrá y dará a luz un hijo”.

El término “Engendrar” del griego “Gennao”, tomando en cuenta sus propiedades y valores etimológicos y relacionándolo al engendro que Dios hizo, indica que en una sola relación engendró todos los hijos a la misma vez y fueron dados a luz al mismo tiempo, para Dios todos fuimos engendrados el mismo día y nacimos en un mismo momento, por esta causa para Él no hay hijos mayores ni menores, todos tenemos la misma edad. Es por esto que podemos aceptar y entender el por qué para el escritor de los Hebreos, todos los hijos de Dios gozan de una primogenitura, indicando que para Dios todos sus hijos son primogénitos (Hebreo 12:23).

Nota: En una familia sólo hay lugar para un primogénito, pero en Dios todos gozamos de ese privilegio: el ser el primer hijo de Dios independientemente del tiempo que tengamos de haber aceptado a Jesús como Salvador.

Anuncios

LOS MISMOS PRIVILEGIOS DE JESÚS, LOS TENEMOS NOSOTROS COMO HIJOS.

Como hijos de Dios, Jesús no nos lleva ninguna ventaja, los mismos privilegios y derechos que tiene Jesús -como hijo-, los tenemos nosotros.

Romanos 8:15 y Gálatas 4:16 es un diminutivo Arameo que significa: “Papito querido”. Este término sólo lo podían decir los hijos propios, legítimos, que tuvieran una relación de intimidad y confianza mutua entre los parentescos.

Este término no era permitido escucharlo de los labios de un esclavo, gentil, o hijos adoptivos; ni siquiera los judíos lo utilizaron porque consideraban una falta de respeto utilizar un diminutivo para dirigirse al gran YO SOY.

El término “ABBA PADRE” es el gemido filial de un hijo amante al conocer el amor recíproco de su padre. Pablo determina que con los mismos derechos, privilegios y confianza con la que Jesús se dirigió al padre, lo podemos hacer nosotros porque Dios es nuestro “ABBA PADRE”, Él es nuestro “papito querido”

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!” (Papito lindo y querido)

Anuncios

Al entender estas verdades nos acercamos a Dios con plena confianza, sin complejos ni condenación, con plenos derechos como herederos, no como mendigos. Debemos entender que nos estamos acercando a un Padre que tiene todo el amor y que nos amó antes de ser sus hijos, que podemos tener toda la seguridad que nunca nos hará daño.

En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor;… De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. (1ª Juan 4:18.19)

El mensaje de Juan radica en revelar hasta donde llega la cobertura del amor de Dios. Simplificando el texto anterior lo que Juan quiso decir fue:

“El que vive en temores no conoce lo que Dios es capaz de hacer a su favor, por causa del amor que siente por él”.

ACERCA DE LA UNIGENITURA Y PRIMOGENITURA DE JESÚS

El término unigénito en griego es “Monogene”, y es un término compuesto: Mono = Único – Gene = Género

Unigénito en su complemento significa: El único Hijo Engendrado.

Debemos aclarar que el término “Unigénito” no sólo es aplicado a Jesús, ni es propiedad de su deidad. Algunos piensan que dicho término es aplicado a Jesús en relación a su divinidad, lo cual es totalmente falso.

El término unigénito en el N.T. es utilizado no sólo para hacer referencia a Jesús como único hijo, sino que también es utilizado para hacer referencia a hijos únicos pertenecientes a una familia. Esto indica que el término unigénito es un término común y corriente que se podía usar en cualquier caso en particular, y que no era absoluto a una divinidad, adjudicándole al término características divinas.

Acerca de José N. Briceño Aldana

Ver también

Mensajes Cristianos.. Rios de agua viva

El autor supremo de la Fe

Estudios Biblicos.. la clave para ser grande ante Dios es la fe; la persona que realmente cree en Dios es grande ante su ojos. La clave para cualquiera...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *