Inicio / Mensajes Cristianos / Ser, decir y hacer

Ser, decir y hacer

Mensajes Cristianos

¿Eres consistente entre lo que eres, dices y haces?. Reflexiona sobre esto, porque el Cristianismo nos llama a eso, a obrar como Jesús lo hizo, no seremos perfectos como Él, pero si retémonos cada día, para que sea nuestro Espíritu  mostrándonos la señal de STOP o la que tú consideres en tu  mente, para no avanzar en eso que detiene tu crecimiento Espiritual.

Quiénes somos? “los guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios”  (Romanos 8:14), tomamos como base la  palabra de Dios, para conocer sus mandamientos, estatutos y preceptos.   Con el fin de llevar una vida que se asemeje a el carácter de Cristo, cuando estuvo entre nosotros y llegar a la meta que es nuestra salvación y la de nuestra familia.

Lo que decimos sea palabras de sanidad, restauración y salvación.  Es ilógico decir que confiamos en el Señor y sus promesas y andamos preocupados por las deudas, o por el mañana.  No podemos decir que le entregamos nuestras cargas que nos atormentan y luego las retomamos cuando nos  falta Fe.

La Fe no es solo creer,  es proclamarlo, darlo por hecho en el nombre de Jesús.  No solo una vez, en todo momento cuando estés en tu hogar, con amigos, compañeros.  Es la forma de activar tus bendiciones y ser ejemplo para quienes tienen duda de seguir a el Señor.

Y lo que haces, debe ser consecuencia entre lo que eres y dices. Cuando estamos llenos del Espíritu Santo, lo que piensas,  dices y haces es para honra y gloria de Dios.  Empieza por ti, estoy de acuerdo cuando dicen  vive tu día como si fuera el ultimo. Cuida la forma como te vistes, la imagen que proyectas, cuida tu salud, haz ejercicio, perfúmate, así estés soltero (a), y si estas casado (a) aún más.

¿Ama y respeta a las  personas que están más cerca de ti, en el  trafico respetas las señales de pare, te ofuscas si te ofenden en la calle? ¿O por ejemplo llegas tarde al trabajo?, ¿mantienes limpio tu hogar?, etc.

Si no hay consistencia entre lo que predicas y aplicas no hay testimonio de que Dios está en nosotros.

El Señor es exigente, pide de nosotros que seamos esforzados y valientes para todo.  No pide que seamos regulares, buenos o tibios en  la fe, pide que seamos excelentes.  Todos fallamos porque somos humanos, pero es  importante hermanos no se vuelva costumbre reincidir una y otra vez, porque la palabra de Dios nos cambia, transforma y nos hace ser mejores seres humanos y dignos hijos de Dios.

Todos los días no son iguales, pero pueden ser mejores.  El único que puede transformarnos y hacer de nosotros una nueva criatura es nuestro Señor, no es imposible, lucha, lucha y sigue luchando, porque tú eres más fuerte porque tenemos a Él, más grande y poderoso dentro de nosotros (Juan 14:17) y mora para que salgamos en  victoria.

No interesa por la circunstancia que estés pasando, la necesidad que tengas, el  sueño, la esperanza, lo puedes creer, aprópiate de su palabra que es vida, que restaura y fortalece todos los días y en los momentos que lo necesites, Él está ahí para ti las 24 horas del día.

Porque no somos personas comunes, somos hijos de Dios y nos ama.  Te ha escogido, para que lo glorifiques con tu testimonio de vida y contagies a los  que no conocen de su poder y maravillas.   Y quieran lo mismo que tú.   Quieren tu paz, tu fortaleza, decisión de salir adelante y como exaltas al Señor con tu  comportamiento y palabras.

Puede sucederte que te digan, ¿dime como haces para estar tranquilo en x o y situación?.  Ahí es el momento hermano para dar a conocer quien nos respalda y guía.  Nuestra relación con el Señor debe ser diaria y este mensaje cristiano busca afirmar tu fe y hacerte reflexionar como es tu relación con el Señor.

Animo, no desfallezcas.  ¡Dios está contigo!

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos Evangelicos

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos para Mujeres; hoy quiero hablarles como ser una mujer alfarera. Eres una mujer formadora de almas, lo que tú siembras en el corazón de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *