Inicio / Mensajes Cristianos / El enojo sino lo controlas te destruye

El enojo sino lo controlas te destruye

Mensajes Cristianos

En la palabra de Dios nos dice “Si se enojan, no pequen, no permitan que el enojo les dure hasta la puesta del sol, ni den cabida al diablo” (Efesios 4:26-27)

El enojo lo definimos como una emoción que nos perturba la calma de forma negativa. Puede ser causado por la frustración, la desesperanza, el cansancio, el stress, los nervios, la ansiedad y la inseguridad.

Hermanos, como vivimos hoy es la consecuencia de cómo vivimos ayer y lo que hacemos hoy será la consecuencia de que como viviremos mañana.  Nuestras palabras  y acciones traen sus consecuencias,  son indicio de nuestra madurez o inmadurez Espiritual, por eso oramos al Señor para que nos  conceda sabiduría y no ser indiferentes a su palabra.

¿Que lo hace enojar? Alguien lo hace o solo con el mínimo comentario o  suceso lo hace enojar. El enojo es un fuerte sentimiento de algo que imagino que sucedió o que realmente sucedió,  es  una actitud esclavizante, es como un veneno corrosivo para el cuerpo que lo va carcomiendo y hiere el corazón del Señor.

Anuncios

“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo” (Efesios 4:32)

Hermanos en este mensaje cristiano queremos hacerle comprender que como seres humanos vivimos todo tipo de sentimientos, pero la diferencia es que al ser hijos de Dios, debemos saber que causa esta emoción y sus consecuencias, por tal razón a continuación menciono lo que  estudio la universidad de Harvard el efecto que tiene a nivel médico.

El estrés que se vive durante el enojo daña las neuronas, lo que afecta los mecanismos de atención y la memoria.

La frecuencia cardiaca promedio de 80 latidos por minuto puede elevarse a 180 en un momento de furia, pues el cuerpo se pone en estado de alerta y, por lo tanto, demanda más sangre. Por ello, una persona que se disgusta constantemente tiene mayor riesgo de enfermedad cardiaca

La ira demanda mayor oxígeno y en consecuencia acelera la respiración. Por ello, las personas que experimentan enojo frecuente afectan su capacidad pulmonar y están expuestos a más problemas respiratorios, pues las hormonas del estrés pueden causar inflamación de las vías aéreas.

La tensión provoca que se contraigan y crece el número de células grasas en ellas, lo que incrementa el colesterol malo. Los cambios metabólicos que produce favorecen que ciertas sustancias se adhieran a sus paredes y, con el paso de los años, llegan a cerrarlas.

El desbalance hormonal retarda el metabolismo y se producen demasiados ácidos gástricos, lo que llega a provocar úlcera o reflujo. También se incrementa el hambre.

Anuncios

Cuando te enojas la presión sanguínea puede incrementarse de 120/80 a 220/130, lo que eleva el riesgo de ataque al corazón o derrame cerebral.

Medicamente tiene sus consecuencias, una persona enojada su cuerpo lo manifiesta. No vale la pena enfermarnos, Dios es nuestra salida.

Pero ahí no para sus consecuencias a nivel físico, sino que también deteriora todas tus relaciones familiares, personales y hay distanciamiento entre usted y Dios. Si causa dolor regresara a usted.

El enojo nos hace pensar de forma equivocada y creer que lo hacemos por una causa justa y creemos tener el derecho de decir lo que se piensa de tal persona o situación.

Una persona enojada le falta paz, hay desasosiego, descontento, forma una coraza porque fue herida y no quiere que pase otra vez y se aísla o puede estar predispuesto y lleva esa raíz de enojo que crea que cambien sus sentimientos y se apodera de su forma de ser.

Cuando la persona está enojada con solo hablarle sabes que lo está, no lo puede disimular, dirá las cosas diferentes, no podrá sentir amor, por las personas que lo rodean cuando está de mal humor, no pueden tener una relación con Dios y con otros

Anuncios

Puedes descuidar su trabajo, hogar, cuidado personal, perdida de enfoque y concentración dejan las cosas para después y luego te causara frustración y más enojo.

No siempre se obtiene el mismo resultado, pero si siente que no puede deshacerse del enojo, sabe  que algo debe transformarse dentro de usted para que exista un cambio. Es nuestra elección como debemos responder y es  conveniente alejarse de personas enojadas

Reconozcamos nuestra debilidad y sincérate, desahógate con nuestro Padre, que sientes, que hiciste y con quien o quienes se especificó, porque no ha sido la actitud correcta y pide perdón, rompe las ataduras y sal de la esclavitud.

Entrega al Señor tu enojo, decide entregarlo por el poder del Espíritu Santo que mora en nosotros para que sea Dios quitándolo en nuestra vida.

Tenemos el poder de dejarlo, reemplácelo. El enojo es una energía, rediríjalo en algo que ocupe  su  tiempo. Respira profundo, cambia de ambiente, toma la decisión de no descontrolarte y  por ejemplo  ora, haz ejercicio, limpia tu casa, algo, pero no te quedes con esa energía acumulada.

Al ser hijos de Dios, decidimos  obedecerlo, vamos identificando en nuestro diario vivir que debemos ir cambiando para  agradarlo y estar cerca de Él, tener  siempre  su  amor y protección.  Con la ayuda del Espíritu Santo y por su poder podemos lograrlo, porque cuando entregamos toda nuestra vida en sus manos para El no hay nada imposible.

¡Dios los bendiga!

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Mensajes Cristianos - Enfrentando la Soledad

Enfrentando la Soledad

Mensajes Cristianos - Es posible y ocurre con mucha frecuencia que nos sintamos solos aun estando en medio de una multitud, es en realidad este tipo de soledad la que más afecta al ser humano..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *