Inicio / Mensajes Cristianos / Contra reloj

Contra reloj

Mensajes Cristianos

Textos claves: Eclesiastés 3:1, 9:10; Mateo 6:25-34

Objetivo: Que podemos valorar cada minuto de nuestras vidas siendo útiles haciendo el bien, cumpliendo la misión de Cristo y viviendo la vida plena y de felicidad que el Señor desea para nosotros.

INTRODUCCIÓN

¡Vamos Juan que tú puedes! ¡Corre rápido!, eran los gritos de los compañeros de Juan, eran unas competencias juveniles con varias disciplinas. En la carrera de 100 metros planos Juan se había destacado, era muy rápido por lo que había gran posibilidad de que ganara. A la mitad de la carrera Juan se resbaló un poco pero siguió. Todo seguían gritando “sigue, sigue” que vas ganando, él iba entre los dos jóvenes que se disputaban el primer lugar y finalmente ambos cruzaron la meta con una diferencia mínima.

Los resultados arrojaron que por unas pocas milésimas de segundo Juan quedó de segundo lugar. ¡Juan perdió por menos de un segundo de diferencia! Aquí podemos apreciar la importancia del tiempo, aun de las milésimas.

DESARROLLO

El tiempo. Si buscamos la definición del tiempo podremos encontrar que no es nada sencillo, de acuerdo a donde busquemos encontraremos definiciones más complejas que otras. Esta es una de las más sencillas: el tiempo es una magnitud física para medir la duración o separación de acontecimientos o sucesos. Al verlo como la duración de algo y lo relacionamos con la vida entonces veremos lo importante del tiempo, si se nos acaba el tiempo de vida dejaremos de existir.

Es por ello que debemos aprovechar al máximo el tiempo que tenemos ya que como seres mortales podemos morir en cualquier momento. Ya lo dijo el sabio Salomón, que debemos hacer todo lo que podamos en vida porque en el sepulcro no podremos hacer nada (Eclesiastés 9:10). Sin embargo la muerte para el cristiano no es el fin de todo, pues Jesucristo murió por nosotros y resucito y nos ofrece vida eterna y plena a todo aquel que crea en Él ¡qué gran esperanza y alivio!

No me alcanza el tiempo. El mundo de hoy en día está en constante movimiento, las ciudades están sumergidas en un corre corre, en una carrera contra el tiempo. Tantas cosas por hacer, el tráfico, los quehaceres de la casa, cuidado de los hijos, el trabajo, entre otras cosas nos quitan el tiempo aun para descansar de manera adecuada.

En Mateo 6:25-34 podemos encontrar un mensaje de Jesús para aquellos que andan afanados y con ansiedad por las cosas de este mundo. No debemos afanarnos por las cosas de este mundo. Muchas veces nos enfermamos por el exceso de trabajo y con la obsesión de tener cosas.

La vida, nuestro cuerpo, la salud es más que el alimento o el vestido, el Señor sabe que necesitamos por lo que nos invita a buscar el reino de Dios y su justicia que las demás cosas vendrán por añadidura (Mateo 6:33)

Me sobra el tiempo. El ocio es uno de los grandes problemas de la humanidad incluyendo a algunos creyentes. Alguien dijo alguna vez que el ocio es el taller del diablo. Son esos momentos de ocio que el enemigo aprovecha para que hagamos el mal.

Fue en esos momentos de ocio que David se acostó con Betsabé y luego mando a matar a su esposo, lo cual era uno de sus más fieles soldados. Un verdadero creyente no debe andar ocioso, hay tantas cosas que podemos y principalmente como cristianos tenemos una gran misión, ir y hacer discípulos de Cristo bautizándolos y enseñándoles su palabra (Mateo 28:19-20).

Debe ser nuestra principal actividad el predicar el evangelio de Dios al mundo y el hacer el bien a otros, Jesús al venir a sanar y restaurar a la humanidad le dijo a sus discípulos, “la mies es mucha y pocos son los obreros” (Mateo 9:35-38), la obra del Señor necesita obreros.

En el mundo hay mucha necesidad física como espiritual que hacen falta creyentes que obren con amor y sean las manos de Dios al restaurar esas vidas, ¿qué cosa es mejor que hacer la voluntad de nuestro Padre? Por el tiempo ocioso y desperdiciado debemos dar cuenta a Dios.

Dios prolonga la vida a Ezequías. (2 Reyes 20:1-11). Muchas veces solo podemos apreciar la vida cuando nos queda poco tiempo, es con alguna enfermedad terminal o en algún peligro inminente que pensamos en todo lo que hemos hecho y en lo que hubiéramos podido hacer y deseamos tener más tiempo.

El rey Ezequías se enfermó y le pronosticaron la muerte por lo que clamo a Dios y lloró amargamente para que le diera más tiempo de vida. La única esperanza de vida que tenemos es Dios, se puede apreciar la impotencia del hombre ante la muerte. Dios escucho su oración y el rey pidió una prueba de su sanación al profeta.

Se retrasaría la sombra del sol 10 grados (2 Reyes 20:9-10), que sorprendente debió haber sido esto, la única explicación que tendría algún científico seria que fue un milagro. Solo Dios tiene poder sobre el tiempo, Él es eterno, para Él da lo mismo unas cuantas horas, un día o un año (Salmos 90:4). Dios es el alfa y la omega, el principio y el fin. Es la única esperanza que tiene la humanidad de vida, es por ello que debemos aprovechar el tiempo que tenemos y utilizarlo para hacer la voluntad de Dios.

Organizar el tiempo. Una buena forma de tener el control de nuestro tiempo es al realizar un horario diario o tener una agenda donde podamos planificar lo que vamos a hacer en el día, en la semana y así sucesivamente. Al realizar un horario podremos ver las horas que nos quedan disponibles y así hacer uso de ellas de manera provechosa.

Por otro lado también con un horario podremos ver si estamos abusando de nuestro tiempo y podremos corregir las malas prácticas que tengamos y poder evitar compromisos que nos sobrecargan. Debemos escuchar lo que el Señor nos dice en Eclesiastés 3:1, “Todo tiene su tiempo y todo lo que está debajo del cielo tiene su hora”.

Es imprescindible que hagamos una selección de las cosas más importantes para nosotros y así darle prioridad a esas cosas en nuestro horario o agenda. Vale la pena organizar nuestro tiempo y sin mucho que esperar veremos los buenos resultados de realizar esta buena práctica.

Aprovechar el tiempo al máximo. Tantas cosas que hay por hacer por las cuales podemos ser provechosos, productivos y útiles en la vida. Te dejo algunas actividades que puedes hacer para aprovechar tu tiempo al máximo:

  • Trabajar: Proverbios 16:3, Eclesiastés 5:8, Colosenses 3:23
  • Estudiar: Salmos 111:10, Proverbios 4:7, Efesios 5:15-16
  • Familia y relaciones sociales: Deuteronomio 6:6-7, Mateo 7:12
  • Descansar: Mateo 11:28, Salmos 4:8
  • Relación con Dios y trabajar en su obra: Mateo 6:33, colosenses 4:5, Mateo 28:19-20
  • Hacer el bien: Juan 15:12, 1 Juan 2:10, Mateo 25:34-36
  • Otras actividades: Buena lectura, ejercicio físico, deporte, higiene personal, aseo del hogar, aprender algún oficio, idioma, música, instrumento, cocinar, cultiva alguna planta, entre otros.

CONCLUSIÓN

Cada segundo de vida es un regalo del Señor para nosotros, debemos aprovechar ese tiempo que tenemos e invertirlo en cosas útiles y provechosas, principalmente en la comunión con Dios y en su misión de predicar el evangelio siendo feliz en cada momento de nuestras vidas.

LLAMADO

¿Estás haciendo buen uso de tu tiempo? ¿Estas afanado y angustiado por las cosas de esta vida y no te alcanza el tiempo? ¿Tienes mucho tiempo de ocio y no estás haciendo nada útil?

El tiempo es una bendición de Dios y el desea que seas feliz, te invito a que lo aproveches de la mejor manera posible, que disfrutes de la vida siguiendo las enseñanzas de Cristo en tu vida para que tengas una vida plena. Acepta a Cristo en tu corazón en este preciso instante y recibe su salvación y la vida eterna ¿Deseas esto?

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos para Mujeres; hoy quiero hablarles como ser una mujer alfarera. Eres una mujer formadora de almas, lo que tú siembras en el corazón de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *