Inicio / Mensajes Cristianos / Pide un deseo

Pide un deseo

Mensajes Cristianos

Texto clave: 2 Crónicas 1:7, Marcos 10:35-37, 1 Juan 2: 15-17

Objetivo: Reflexionar sobre lo que realmente necesitamos en nuestras vidas, sobre lo que debemos pedir a Dios y la forma correcta de hacerlo para que no los pueda conceder.

INTRODUCCIÓN

En un experimento realizado, no recuerdo exactamente donde fue, se entrevistaron a 5 personas con una vida “estable”, es decir, tenían un hogar en armonía, educación, vida social, etc. A cada una de estas personas se les preguntó en un cubículo aislado: ¿si se te pudiera conceder un deseo que pedirías?

Anuncios

Algunos respondieron, viajar a París, un vehículo último modelo, la consola de video juegos más reciente en el mercado, un casa lujosa, en fin. Lo que no sabían los entrevistados es que justo al lado de ese cubículo se estaban entrevistando a otras 5 personas pero con realidades totalmente diferentes, algunas con enfermedades terminales, otras con padres enfermos, hermanos con condiciones especiales.

Estos últimos fueron interrogados con las mismas preguntas y las respuestas obtenidas fueron: quisiera que mi madre no tuviera esa enfermedad, quisiera poder ir al parque y correr como los demás niños y sentir el viento en mi cara, quisiera tener un hermano con el que pueda jugar al igual que los demás, quisiera poder ver.

Lo más curioso de este experimento fue que al primer grupo de personas se les colocó el video del momento en el que respondieron cuales eran sus deseos “vanos”, mientras que justo al lado su compañero respectivo con lágrimas en los ojos deseaban cosas que para el primer grupo parecían normales o cotidianas.

Al final de este experimento el primer grupo al ver este contraste de realidades, se sintieron conmovidos al ver lo que estas personas deseaban, cosas que para ellos y quizás para nosotros pasan a diario desapercibidas y no aprendemos a valorar sino solo en el momento que nos faltan.

Recuerdo que aunque soy un poco duro para llorar, se me aguaron los ojos al ver la realidad de estas personas y lo indiferentes que somos al desear cosas que realmente no necesitamos, no valorando las cosas que tenemos de mucho mas valor.

DESARROLLO

Pide lo que quieras

Anuncios

Hoy realizaremos un experimento personal, Si Dios te dijera: “Pídeme lo que quieras que yo te dé”, ¿qué pedirías?, seguramente vamos a desear tantas cosas que no sabemos por dónde comenzar, pero, ¿qué es lo que realmente necesitas?.

El mundo nos ofrece infinidades de cosas, dinero, lujos, diversión, fama, todo esto atractivo ante los ojos de cualquier ser humano, el detalle está en cuán importante o necesarias son estas cosas para nosotros, ¿estamos dedicando mayor tiempo para obtener estas cosas materiales? o ¿tenemos a Dios en primer lugar? Si bien es cierto que Dios desea lo mejor para sus hijos, también es cierto que Él no desea que fijemos nuestros ojos en las cosas terrenales (1 Juan 2: 15-17).

Petición de Salomón

En la biblia encontramos una historia muy similar al experimento que realizamos hoy, a diferencia que este deseo se cumpliría realmente. Dios se le apareció a Salomón y le dijo: “Pídeme lo que quieras que yo te dé” (2 Crónicas 1:7), para ese entonces habían muchos problemas sociales y él recién estaba asumiendo su reinado, a lo que salomón respondió que sólo quería ciencia y sabiduría para poder dirigir a ese pueblo (2 Crónicas 1:8-10).

Aun siendo Rey no se sentía enaltecido ni déspota, por el contrario, humildemente buscó el reino de Dios y su justicia, reconociendo que gracias a su misericordia él se había convertido en rey y que sin la ayuda de Él no sería capaz de asumir su reinado. Sin embargo, Dios al escuchar la petición de Salomón y ver lo que hubo en su corazón, no solo le concedió lo pedido, sino que también le dio riquezas, bienes y gloria, como nunca tuvieron ni tendrán otros reyes (2 Crónicas 1:11-12). ¡Qué maravilla! Salmón solo pidió un deseo y se le concedió mucho más de lo esperado.

Petición de discípulos de Jesús (Marcos 10:35-45)

Anuncios

Por otro lado, en la biblia conseguimos otra historia un poco similar pero esta vez Dios no preguntó nada, al contrario, dos hombre se atrevieron a acercarse a Jesús y pedirle algo. Estos fueron Jacobo y Juan, no solo se atrevieron a pedirle algo sino que a su vez era innecesario.

En Marcos 10:36 Jesús le dice: “¿Qué queréis que os haga?”, a lo que ellos respondieron “concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda”. Ellos pidieron gloria, querían asegurar el poder y que mejor que estar sentado justo al lado del ¡Rey de Reyes!

Jesús respondió: “El sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado”. Las necesidades de Jacobo y Juan eran amor, compresión, crecimiento espiritual. Esta petición no fue grata ante los ojos de Jesús, sin embargo sirvió de enseñanza para que aquellos hombres se evaluarán a sí mismos y lograrán saber qué era lo que realmente necesitaban.

CONCLUSIÓN

Dios siempre está dispuesto a responder cada una de nuestras peticiones, solo debemos saber qué es lo que verdaderamente necesitamos, preguntarle a Él mismo ¿Señor estoy haciendo lo correcto?, ¿Señor esto es grato ante tus ojos?

Debemos meditar a diario en la palabra de Dios, apartar nuestros ojos de las cosas terrenales, solo así obtendremos bendiciones del cielo (Mateo 6:33) y al igual que Salomón no sólo se nos concederá un deseo sino bendiciones terrenales también.

LLAMADO

El Señor mas que riqueza te ofrece felicidad, más que el alimento te ofrece salud y vida eterna, más que seguridad y estabilidad te da paz plena, lo que te ofrece es de mucho más valor a lo que tú puedas desear.

Hoy te invito a reflexionar, ¿qué es lo que realmente te hace falta en la vida? ¿Cuál es tu mayor necesidad? La mayor necesidad del mundo es Cristo Jesús, acéptale en tu vida y habrás obtenido el todo en la vida.

© Jose R. Hernandez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Mensajes Cristianos - Enfrentando la Soledad

Enfrentando la Soledad

Mensajes Cristianos - Es posible y ocurre con mucha frecuencia que nos sintamos solos aun estando en medio de una multitud, es en realidad este tipo de soledad la que más afecta al ser humano..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *