Inicio / Mensajes Cristianos / El equipo ganador

El equipo ganador

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos – Texto clave: 1 Corintios 15:57, 1 Juan 5:4

Objetivo: Comprender que estamos en un enfrentamiento entre el bien y el mal y hay dos equipos en los que podemos estar, el de Dios y el de Satanás. El mejor equipo es el de Dios pues allí tenemos la victoria y la salvación asegurada.

INTRODUCCIÓN

Me gustan todos los deportes, cualquiera de ellos me entretiene y si me invitan a jugar no dudaría en hacerlo si estoy libre. Sin embargo el que más me gusta, el que más me motiva y por el cual cambiaría todo los demás deportes es el fútbol. Con mis hermanos y algunos vecinos acostumbrábamos jugar todas las tardes luego de la escuela cuando éramos adolescentes. Recuerdo que jugábamos tanto que a veces teníamos dolor en las piernas cicatrices golpes y sin embargo continuábamos jugando y no queríamos dejar de jugar.

Teníamos un súper equipo y siempre nos metíamos en torneos locales. Realmente éramos uno de los mejores equipos pues siempre los primeros partidos los ganamos por nocaut y siempre íbamos de primero en la Lista de posiciones. Sin embargo teníamos un problema, pues cuando faltaba poco para llegar a la final perdíamos y quedábamos descalificados. Habíamos llegado tan lejos y perdimos aun siendo los primeros en las posiciones, de nada servía que fuéramos los primeros si al final siempre perdíamos.

Anuncios

Enseñanza de Dios para nosotros

Recuerdo que de muchos torneos que tuvimos si acaso ganamos uno, quizás era una enseñanza de Dios para nosotros. Nos gustaba tanto este deporte que en un momento de mi vida me di cuenta que estábamos poniendo este juego en primer lugar aún antes que a Dios, no solo estábamos perdiendo esos torneos, sino más importante que eso, estábamos perdiendo la salvación. Un líder de la iglesia nos lo hizo ver y nos colocó que decidiéramos en ir a jugar futbol o venir a la iglesia, fue algo dolorosa la decisión pero entendí que realmente era la mejor decisión y era estar en el equipo de Dios y seguirlo antes que a todas las demás cosas.

Desde ese momento, aunque siempre iba a jugar y estábamos en torneos y juegos cambió mi percepción del fútbol ya no era mi prioridad. Entendí que había muchas cosas de mayor importancia y de más valor y que Dios está sobre todo. Admito que todavía me encanta jugar, sólo que ya no lo tengo en primer lugar en mi vida. Cómo es uno de los deportes favoritos me puse a pensar en él y encontré algunas enseñanzas al relacionarlo con nuestra vida espiritual.

DESARROLLO

Más que un juego, una guerra de vida o muerte

El fútbol es un juego donde hay rivalidad y competencia. Hay ganadores y perdedores. La humanidad está participando no en un juego si no más que eso, en una guerra. En una batalla entre el bien y el mal, que su final es determinante para nuestras vidas por la eternidad. El perder no es una opción (Romanos 12:21, Efesios 6:12).

En esta batalla hay dos equipos, el equipo de Dios y el equipo de Satanás. De los cuales uno será ganador, y por ende el otro será el perdedor. Así como en el fútbol o en cualquier deporte, se necesita entrenar de forma rigurosa en la vida espiritual. Es necesario un entrenamiento constante siguiendo las directrices de nuestro entrenador, sus preceptos y mandamientos (Éxodo 20:1-17, Mateo 22:36-40, Mateo 28:19-20).

Pero como les dije hay dos equipos, por lo que también hay dos entrenadores. Si no estás en el equipo de Dios estás en contra de Él. Lo bueno de todo esto es que nosotros decidimos a qué equipo pertenecer.

Los equipos

Inicialmente la humanidad estaba en el equipo de Dios, pero luego del pecado toda la humanidad pasó a pertenecer al equipo de Satanás, el equipo perdedor. El equipo cual recibiría su recompensa, y pagaría por su pecado con la muerte (Génesis 3, Romanos 6:23).

Anuncios

Por la gracia de Dios y su amor por nosotros envío a su único hijo Jesús para que pagara por nuestro pecado, y así dio a la humanidad otra oportunidad para que pudiera ganar. Dios le dio la opción de decidir a qué equipo pertenecer (Juan 3:16).

El equipo de Dios

El equipo de Dios, está conformado por aquellos que se dejan guiar por Dios. Aquellos que obedecen sus enseñanzas y sus mandamientos (Juan 14:15). Los que están en constante comunión con Él por medio de la oración (Mateo 26:41, 1 Tesalonicenses 5:17-18). Su entrenamiento constante es el estudio de la palabra de Dios (Juan 5:39), y la testificación del Evangelio de Cristo al mundo (Marcos 16:15). Ésta es la mejor opción y el mejor equipo para la humanidad, pues es el equipo que desde ya sabe que será el ganador (1 Juan 5:4, 1 Corintios 15:57).

Sin embargo deben perseverar ante las pruebas ante las dificultades ante las burlas y oposición de los demás aún antes persecución y permanecer firme ante Dios para no ser derrotado (2 Corintios 12:10, Mateo 5:10). Aquellos que están en el partido pero no son capaces de permanecer firmes y seguir adelante hasta el fin termina cambiándose de equipo y por ello su fin es la muerte y destrucción.

El equipo de Satanás

El equipo de Satanás, está conformado por todos aquellos que rechazaron ser del equipo de Dios (Lucas 11:23). Son engañados e inducidos por Satanás a hacer el mal. Satanás sabe que está perdido, y por eso no quiere perderse sólo. Por lo que trata de engañar a la humanidad, y de seducirla con placeres, diversión y deseos de este mundo (Juan 8:44, Apocalipsis 12:9).

Es por eso que las filas de este equipo están llenas, y muchos prefieren estar en este equipo y no el de Dios pensando que es lo mejor. En este equipo todo es más liviano, no tienes que seguir ninguna regla. No importa si entrenas o no, puedes hacer lo que tú quieras sin ninguna restricción. Sin embargo cuando se acabe el partido irán a la destrucción y a la muerte eterna.

CONCLUSIÓN

En este momento estamos en el partido, pero no sabemos cuánto tiempo va a durar. Sin embargo sabemos que queda poco tiempo para su final. Cuando sea sentenciado el final del partido por Dios y llegue el fin del mundo, ya no podremos cambiarnos de bando. De acuerdo al equipo que estemos seremos ganadores o perdedores. Para cada persona el final del partido podría ser ahora mismo. Pues al momento de morir se acaba nuestro partido. Y de acuerdo al equipo en el que estemos recibiremos el galardón de Dios y la salvación, o la destrucción y muerte eterna.

Anuncios

LLAMADO

Te invito a que puedas analizar en este momento esta pregunta, ¿a qué equipo perteneces? Cómo lo mencioné al principio si no estás en el equipo de Dios estás en contra de él, en este partido no hay término medio.

El mejor equipo, el equipo ganador, es el de Dios, sí pertenece a este equipo tienes la victoria segura

¿Deseas ganar o perder? Estoy seguro de que deseas ganar, Busca el señor y serás un vencedor. Las bendiciones del ganador realmente serán maravillosas pues obtendrás la salvación y tendrás una vida nueva con Cristo donde tendrás felicidad plena y verás cosas asombrosas nunca antes vistas.

Redactado por: Samuel García para PredicasBiblicas.Com

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de Samuel García

Nacido en el evangelio, hijo de madre soltera, soy el mayor de tres hermanos. Líder juvenil en mi iglesia, me gusta predicar, me encanta la música cristiana, por lo cual pertenezco a un grupo musical. Estoy felizmente casado con una esposa maravillosa. Soy profesional (Ing. Civil). Actualmente vivo en Caracas, Venezuela. Con disposición de seguir la voluntad y la dirección de Dios, soy bendecido por Él grandemente.

Ver también

Mensajes Cristianos.. La vida

La vida

Mensajes Cristianos.. A lo largo de la historia, y también en nuestros días, podemos hallar varias versiones filosóficas de la vida. Es decir, diversos..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *