Inicio / Mensajes Cristianos / Somos más que victoriosas – Parte II

Somos más que victoriosas – Parte II

Mensajes Cristianos

Usemos las armas espirituales.

A través de estudios biblicos y mensajes cristianos aprendemos que los ataques del diablo contra los creyentes son cada vez más fuertes y más frecuentes, debido a que él sabe que los hijos verdaderos de Dios son un peligro latente para él, el diablo no buscará destruir al mundo, el mundo a él le pertenece porque están alejados de Dios y no le hacen guerra; en contraste con los hijos de luz, ellos son usados por Dios el Señor del universo para destruirlo y arrebatarle las almas que están atrapadas, enceguecidas y cautivas por él; llevándoles la luz, el amor de Dios y la salvación.

En el mensaje anterior hablamos de la santidad, dijimos que: ¡Si es posible vivir en santidad! Ahora cómo vivir en santidad, cuando todo lo que les rodea puede que esté sucio o corrupto, donde existe la mentira, el engaño, la hipocresía, los engaños del enemigo a los propios creyentes, las maquinaciones que emplea para apartarlos de la santidad, de la comunión con el Padre, para hacerlos presas del pecado, para impedir que se cumplan los propósitos de Dios en sus vidas.

En este mensaje veremos como enfrentar al enemigo, cuales son las armas que nos han sido dadas para batallar y como usarlas para nuestra protección.

Leamos la palabra en Efesios 6:10-18

Por lo demás hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y el poder de su fuerza. Vestíos de toda armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las acechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”.

La palabra nos enseña que Dios nos ha dado autoridad y nos ha entregado de antemano todas las bendiciones espirituales en lo invisible, es decir en los lugares celestiales Efesios 1.3-4 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin manchas delante de él”

Nuevamente nos habla Dios en su palabra que seamos santos y sin manchas delante de El; Sabemos que la lucha de Satanás sobre nuestras vidas se lleva a cabo en la mente, en los sentimientos y en la voluntad, es por esto que el consejo de la palabra es: “Sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimientoRomanos 12:2.

A través de estudios biblicos y mensajes cristianos aprendemos que para poder hablar de guerra espiritual y de las armas que poseemos; debemos primero estar seguras de nuestra victoria en Cristo Jesús, no podemos enfrentar al enemigo si no creemos que ya fue vencido en la cruz del calvario, que fue aplastado y destruido y su fin es el fuego eterno; con esto en nuestro corazón y nuestra mente, estamos listos para escudriñar la palabra de Dios, pararnos firmes delante del diablo en el poderoso nombre de Jesucristo y tomar nuestra victoria.

Las predicas cristianas y mensajes cristianos nos enseñan que las trampas del enemigo y mentiras, son puestas en evidencias a la luz de la palabra de Dios, Jesús enfrentó a Satanás con la palabra Mateo 4:4No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Debemos estar firmes en la Palabra así estaremos fuerte para enfrentar sus ataques, el enemigo cuando nos ataca trata de debilitarnos en la fe, en la lectura de la palabra, nos trata de apartar de los creyentes que son de bendición, nos hace creer que todo lo podemos solos, que de esta lucha salimos con nuestras fuerzas; nos trata de sacar del servicio en la obra y ponernos en enemistad con nuestros hermanos para apartarnos y confundirnos, nos llena de trabajos y compromisos, trata por todos los medios de que nos ocupemos de las cosas seculares, restándole importancia a la obra de Dios, pone distracciones que nos alejen del compromiso y la disciplina espiritual.

Las predicas cristianas y mensajes cristianos nos enseñan que las estrategias del enemigo son numerosas, debemos pedir al Señor que nos dé discernimiento y sabiduría del Espíritu para que se revele la maldad en que opera el enemigo y podamos descubrirlas para enfrentarlas a la luz de la palabra, con las armas del Espíritu.

La armadura de Dios:

La palabra nos dice que debemos estar fortalecidos en el Señor y en el poder de su fuerza, la fuente de poder es Cristo, solo unidos a él podemos enfrentar al enemigo, “Separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5) las armas de nuestra milicia no son carnales sino poderosas para la destrucción de fortalezas (2 Corintios 10:4) porque no tenemos lucha contra carne y sangre sino contra los poderes de las tinieblas.

La palabra nos dice que debemos estar “Firmes y resistid” Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece, no hay nada imposible para Dios, Jesús venció a satanás una vez y para siempre en la cruz del calvario y allí nos entregó la victoria.

Debemos estar firmes, revestidas con las armas espirituales, debemos tener plena seguridad y convicción de nuestro triunfo, sabiendo que Satanás fue vencido de antemano, que él ya fue derrotado legalmente en la cruz.

A través de estudios biblicos y mensajes cristianos aprendemos que las armas espirituales se comparan metafóricamente con las armas que usaban los soldados romanos en la guerra en esa época.

Ceñidos los lomos con la verdad

El soldado se ajustaba el cinto, era una correa de la cuál se colgaba las armas: La espada, el machete, la daga, Dios nos enseña en su palabra espiritualmente que debemos estar ceñidos con el cinto de la verdad.

Verdad, nos habla de fidelidad a la palabra de Dios, en la cual podemos confiar y depender de ella; nos habla de integridad, pureza, equidad, transparencia; debemos dejar actuar la palabra de Dios en nuestra mente y en nuestro corazón para que sea viva en nuestras vidas, mostrando un verdadero ejemplo de rectitud; Salmo 15:1-2Jehová. ¿Quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu santo monte? El que anda en integridad y hace justicia. Y habla verdad en su corazón” .

Vestíos con la coraza de justicia

La coraza se usaba para cubrir todo el torso del soldado y estaba hecha de cuero cubierta de metal; cubría desde el cuello hasta la cintura. En esta palabra Dios no nos está diciendo de la justicia ganada por Cristo en su sacrificio, porque ya estamos cubiertos con su justicia divina por ser redimidos en la cruz; Dios nos habla de justicia práctica, justicia en nuestros pensamiento y acciones, puesta por obra para ser visto y revelada nuestra justicia delante de los hombres, la justicia que a diario debemos practicar;

Proverbios 2:8-9 Es el que guarda las veredas del juicio, y preserva el camino de sus santos. Entonces entenderás justicia, juicio y equidad y todo buen camino

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

El cazador derrotado.. Mensajes Cristianos

El cazador derrotado

Mensajes Cristianos; Hoy veremos una pequeña reseña de cómo el enemigo usa muchas de las armas y artimañas que el cazador usa para atrapar sus presas; debemos..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *