Inicio / Mensajes Cristianos / El esfuerzo en una sociedad floja

El esfuerzo en una sociedad floja

Mensajes Cristianos

Base Bíblica: 2 Crónicas 15.

Nuestra sociedad debe ser, sin lugar a dudas, la más floja de la historia. Cuando pensamos en datos como las horas diarias de trabajo, las distintas profesiones y oficios actuales, el gran número de agentes  distractores, los avances tecnológicos que han simplificado muchas de nuestras tareas,  y las formas de ganarse la vida que existen hoy en día; y los contrastamos con los de épocas anteriores de la historia, podemos decir que la nuestra, es una sociedad floja.

Vivimos en una sociedad floja porque trabajamos menos horas al día que antes, durante menos días al mes que antes, durante menos semanas al año que antes.

Anuncios

Vivimos en un sociedad floja porque,la tecnología ha simplificado muchísimo nuestras tareas, y ahora, con la ayuda de una computadora se puede realizar el trabajo que hacían varias personas en un periodo de tiempo considerablemente menor, y con menos esfuerzo. Carreras como la contaduría, la arquitectura, y la ingeniería, son solo algunas de las profesiones que se han transformado mucho con el pasar de los años, y hoy se utiliza mucha tecnología en el proceder diario de estos profesionales.

Cada vez son más crecientes las solicitudes y ofertas de trabajos freelancer, donde se buscan personas que quieran realizar un trabajo a distancia, sin la necesidad de cumplir con las asignaciones que todo trabajador debía cumplir antes como: acudir a tiempo cada día a su puesto de empleo, llevar la indumentaria o uniforme adecuado (en caso de que fuese necesario), y abandonar su puesto de trabajo cada día en el momento que lo indicaba su contrato.

El título de esta reflexión cristiana es simplemente la conclusión que te queda cuando lees algunos artículos o ves ciertos vídeos en internet. “¿Cómo ser millonario en cinco pasos?”, “Aprende a ser productivo con tres consejos”, “Adelgaza 30 kilos en una semana con esta dieta”. Nuestra sociedad quiere saltarse procesos, evadir responsabilidades, y esforzarse menos.

Es por esto que resulta bastante extraño ver a alguien que se esfuerza mucho en su puesto de trabajo durante toda la semana, cuando lo normal es llegar con cara de fastidio los lunes, y alegrarse los viernes en la tarde. Incluso en los equipos deportivos, hay algunos jugadores que no son tan buenos, no son tan talentosos como otros, no tienen los mejores salarios, pero cuando salen a jugar se les nota un actitud diferente, un esfuerzo superior al de sus compañeros, razón por la cual son tenidos en alta estima por  los fanáticos de dicho equipo.

Es interesante ver lo que la Biblia nos dice con respecto al esfuerzo, porque sencillamente, Dios nos manda a esforzarnos constantemente a lo largo de las páginas de la Biblia. Por nombrar algunos, Moisés le dijo a Josué que se esforzara (Deuteronomio 31:7), David le dijo a su hijo Salomón que se esforzara (1 Crónicas 28:20), y el profeta Azarías le dijo al rey Asa que se esforzara (2 Crónicas 15:7); y es precisamente este ultimo caso sobre el cual trata esta reflexión cristiana.

Asa, después de 10 años de paz, superó con éxito la gran prueba que representó el enfrentar, y vencer, al etíope Zera que contaba con un ejército de un millón de hombres. Antes de la batalla, Asa, clamó a Dios en busca de ayuda (2 Crónicas 14:11), y en efecto, Dios deshizo el ejército etíope, otorgándole a Asa una milagrosa victoria. Posteriormente, Asa recibió la visita del profeta Azarías que le dijo:

Anuncios

Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra.” (2 Crónicas 15:7).

De este pasaje me gustaría, extraer tres enseñanzas aplicables en esta sociedad que se caracteriza por ser floja.

1. Esfuérzate

No hay nada en la vida que sea bueno, y que sea fácil. Cuando pensamos en las mejores marcas, y los mejores productos, entendemos que estos tienen un costo más alto que otros, sencillamente porque sus creadores o productores, tardaron más tiempo en fabricarlos, invirtieron más dinero en llevarlos a cabo, o necesitaron de muchos estudio e investigación para alcanzar ese nivel de calidad.

Esforzarse funciona en todas las áreas de la vida; para los estudios, para el trabajo, para las relaciones, e incluso para las actividades y disciplinas espirituales, todo necesita esfuerzo. La excelencia tiene un precio muy alto, que los flojos no están dispuestos a pagar.

Anuncios

2. No te canses

En la Biblia encontramos en varias ocasiones la expresión “no te canses”. A través de mensajes cristianos y predicas cristianas aprendemos que en Gálatas 6:9, nos dice que no nos cansemos de hacer el bien; y lo que deduzco de esto es que si la Biblia nos dice que no nos cansemos, es que nosotros somos los que elegimos si cansarnos no no.

A través de mensajes cristianos y predicas cristianas aprendemos que en el cansancio según la Biblia es una decisión, y tu puedes elegir no cansarte porque tienes a un Dios Todopoderoso que te ayuda en tu debilidad. Es Dios quien da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna (Isaías 40:29).

3. Espera la recompensa

Todo esfuerzo tiene una recompensa que llegará tarde o temprano, lamentablemente, muchas personas desisten y dejan de intentarlo justo cuando estaban cerca de la recompensa. Esta enseñanza, al igual que las anteriores, sirve tanto para las cosas naturales como para las espirituales.

Anuncios

Si nos esforzamos, y no nos damos por vencido, seguramente veremos la recompensa. Necesitamos entender que nuestro Dios, es un Dios que recompensa. A través de mensajes cristianos y predicas cristianas aprendemos que en Hebreos 11:6 dice que Él es galardonador de los que le buscan. Hay algo especial para aquellos que buscan a Dios de corazón, que se esfuerzan, y a pesar de las circunstancias adversas, se mantienen esperando en Él.

Para concluir esta reflexión cristiana, quisiera instarles a que se esfuercen. En una sociedad como la nuestra, quizás serán vistos de forma extraña. Que el entorno no te haga pensar que el cansancio es una opción.

Recuerda que no vas solo, tienes a Dios que te respalda, y que ha preparado una gran recompensa para ti, en esta tierra, y después la vida eterna. Esa es suficiente recompensa para esforzarnos más y dar lo mejor de nosotros cada día. Hagamos nuestras esas palabras que Dios le dijo a Asa, y brillemos en esta sociedad floja. Esforcémonos, elijamos no cansarnos, y esperemos su recompensa.

Redactado por Roger Rosales para Predicas Biblicas.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.com.. Mensajes Cristianos

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas - La uncion

Buscando la unción

Predicas Cristianas.. nuestro Dios es quién hoy arroja su manto de unción sobre todos sus siervos y siervas escogidos, consagrados, apartados para...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *