Inicio / Mensajes Cristianos / Buscando la unción

Buscando la unción

Mensajes Cristianos

1ª Reyes 19:19-21Partiendo de allí, halló a Eliseo hijo de Safat, que araba con doce yuntas delante de sí, y el tenía la última. Y pasando Elías por delante de él, hecho sobre él su manto. Entonces dejando él los bueyes, vino corriendo n pos de Elías, y dijo: Te ruego que me dejes besar a mi padre y a mi madre, y luego te seguiré. Y él le dijo: Ve, vuelve; ¿qué te he hecho yo? Y se volvió, y tomó un par de bueyes y los mató, y con el arado de los bueyes coció la carne, y la dio al pueblo para que comiesen. Después se levanto y fue tras Elías, y le servía”.

Jehová le dio la misión a Elías de ungir a Eliseo en su lugar para el ministerio; Elías encontrando a Eliseo arrojó sobre el su manto, y Eliseo, sin dudar lo dejó todo para seguirle y servirle; Elías al echar su manto sobre Eliseo le estaba dando una nueva identidad, lo estaba apartando para el ministerio, consagrándolo para la obra que debía continuar.

El Señor nuestro Dios es quién hoy arroja su manto de unción sobre todos sus siervos y siervas escogidos, consagrados, apartados para el ministerio en la obra que el comenzó y en la cual nosotros debemos seguir trabajando con la nueva identidad que el nos entrega para dar continuidad a su tarea aquí en la tierra. 

Eliseo conoció a su maestro, fue tal el anhelo de su corazón de servir a Dios con la unción que servia Elías que no lo dejó ni a sol ni a sombra hasta conseguir la doble porción de su espíritu:

Anuncios

2 Reyes 2:9Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí

Eliseo fue un buen discípulo, Elías pudo plasmar en Eliseo todo lo que el era como siervo del Dios Altísimo porque encontró en el un discípulo obediente desde el mismo momento que le llamó al ministerio por orden de Dios, encontró un hombre de fe, con un corazón abierto, una mente despierta a la visión de Dios y un espíritu ferviente que amaba a Dios y era celoso por su palabra.

Las características del hombre de Dios era muy parecidas a Elías; ambos tenían debilidades humanas como cada uno de nosotros, eran obedientes y valientes en hacer cumplir la palabra de Dios, eran celosos por el altar de Jehová, eran personas de convicciones firmes, hombres de fe, con identidad y una gran visión de las cosas de Dios, que es lo que todo siervo debe tener si quiere ser un buen ministro de Jesucristo, para moverse en la voluntad de Dios y obtener grandes victorias para su reino, 1ª Reyes 19:10.

Con nuestras predicas cristianas y mensajes cristianos, los pastores enseñamos que si deseamos ser verdaderos discípulos de Cristo, debemos estar unidos a la vid verdadera, sabiendo que fuera de ella nada podemos hacer:

Juan 15:5Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer

Con nuestras predicas cristianas y mensajes cristianos, los pastores enseñamos que solo unidos a Cristo podemos dar frutos y que nuestros frutos permanezcan.

Debemos reconocer la unción de Dios sobre el siervo que Él a puesto como nuestro maestro, consejero y guía espiritual, debemos estar unidos a él para ser edificados en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Anuncios

Eliseo reconoció la unción que Dios le había otorgado a su maestro e inmediatamente se puso bajo su cobertura, esto es en lo que muchos siervos de Dios no llegan a comprender aún, es lo que les hace tropezar muchas veces en sus ministerios, esta enseñanza como muchas de la Biblia debemos tomar de ejemplos para no herrar en nuestro ministerio.

Para crecer y desarrollarnos debemos estar unidos como Eliseo a nuestro siervo, bajo sujeción y obediencia, es entonces cuando recibiremos la bendición sacerdotal sobre nuestras vidas.

¿Como prepararnos para recibir la unción de Dios?, para desarrollar con eficacia nuestro ministerio, algunos de los consejos que nos serán de ayuda son: .

a. Anhelar ardientemente en nuestro corazón el ministerio que Dios nos entrega:

1 Timoteo 3:1Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buna obra desea”; no solo debemos creer en el llamado de Dios, sino trabajar por él, prepararnos y capacitarnos para desarrollarlo con responsabilidad.

Anhelar servir en el ministerio que Dios tiene para nosotros es amarlo, afirmarlo en nuestro corazón, es defenderlo, es buscar la presencia de Dios intensamente para recibir la unción sobre nuestras vidas para lograr servir con excelencia en lo que Dios no ha dado:

Anuncios

Mateo 25:23Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu señor

Debemos trabajar en lo poco y con lo que tenemos en la obra de Dios y no esperar tenerlo todo para servir, sino servir con lo que tenemos hasta alcanzar el logro que esperamos.

b. Debemos crear lazos de amor y amistad con el ungido de Jehová, el siervo que Dios ha puesto como cobertura, como maestro y guía espiritual, y que será quien nos ayudará para crecer y desarrollar nuestro ministerio:

Juan 15:13Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos

Amar a nuestro siervo es amar a Dios, es estar en sujeción y obediencia a el, es tener un corazón manso para recibir las enseñanza y ponerla por obra, nuestro siervo es quién estará velando y orando por nuestras vidas hasta que Cristo sea formado en cada uno de nosotros.

Debemos amar a nuestro siervo y aceptar la ayuda que nos brinda para nuestro crecimiento espiritual, tratar de ser siempre fiel, no defraudando su confianza, y sobre todo, tomarnos tiempo para pasar a su lado, para conocerlo y para recibir sus enseñanzas, su ejemplo y consejos:

Hebreos 13:7Acordaos de vuestros pastores que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultadote su conducta e imitad su fe”.

Acerca de Reenier Gonzalo Prado

Siervo de Jesucristo, proclamando la palabra de Dios a través de mensajes cristianos.

Ver también

Mensajes Cristianos - Enfrentando la Soledad

Enfrentando la Soledad

Mensajes Cristianos - Es posible y ocurre con mucha frecuencia que nos sintamos solos aun estando en medio de una multitud, es en realidad este tipo de soledad la que más afecta al ser humano..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *