Inicio / Mensajes Cristianos / No perdamos nuestra bendición

No perdamos nuestra bendición

Mensajes Cristianos

Predicas Cristianas y Mensajes Cristianos

Lectura Biblica

Hebreos 3:7-11Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: siempre andan vagando en su corazón, y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré, en mi ira: no entrarán en mi reposo”.

Introducción

Vemos que el pueblo de Dios murió en el desierto por la falta de fe y su desobediencia, no pudiendo entrar a poseer la tierra de bendición por la dureza de su corazón e incredulidad.

Con sus predicas cristianas y mensajes cristianos los pastores enseñan que solo de nosotros depende creer en la bendición, buscar la bendición, trabajar, perseverar, alimentar, anhelar ardientemente la bendición, luchar por ella, ser valiente y no desmayar en la espera.

Anuncios

Dios es fiel si creemos, él cumplirá su promesa Josué 1:9Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quieras que vallas” que Dios cumpla la promesa de nuestra bendición no solo depende de él, sino que necesita de nosotros, de nuestra fe, nuestra preocupación, perseverancia y el esfuerzo que ponemos cada día para obtener la bendición tan esperada.

La promesa

Muchas veces se cree que como Dios nos da la promesa no importa como, pero Dios la cumplirá a como de lugar y sabemos que muchas de las promesas no se cumplen en nosotros por la incredulidad, falta de fe o desobediencia y no solo por esto sino que he tenido experiencia de muchos hermanos que perdieron la bendición por no esforzarse y prepararse para ella, muchos ministerios, dones y talentos mueren sin ser desarrollados por la falta de preparación o apatía, la falta de servicio, indiferencia o la incredulidad con la que el enemigo engaña el corazón del creyente, matando las promesas en sus vidas.

Con sus predicas cristianas y mensajes cristianos los pastores enseñan que la palabra de Dios es verdadera. Dios no miente, somos nosotros muchas veces que tenemos en poco su palabra y nos quedamos sentados en los laureles.

Dar Frutos

Nos quedamos estancados sin dar frutos, esperando que otros tomen el lugar que tendríamos que ocupar nosotros. Dejamos que sea otro el que se esfuerce, que otros se comprometan. Ponemos muchas excusas como: todavía no es mi tiempo, o cuando sea el tiempo Dios me hablará y me prepararé. Así vamos retrocediendo el tiempo para desarrollarnos y prepararnos como Dios quiere, bloqueado la bendición engañándonos a nosotros mismos. Dios no quiere obreros tibios o débiles en su obra, quiere obreros valiente, fervientes y esforzados que le amen y le sirvan con todo su corazón:

Apocalipsis 3:15-16Yo conozco tus obras, que ni eres frió ni caliente. ¡Ojalá fueses frió o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frió ni caliente, te vomitaré de mi boca

Un ejército de valientes

Dios quiere preparar un ejército de valientes en donde arda el fuego del Espíritu Santo en nuestros corazones y con esa pasión trabajemos para la Gloria de su nombre.

Muchos pueden ser los motivos por los cuales la fe puede desfallecer en nuestros corazones que nos debilitan y nos hacen bajar los brazos. Uno puede ser el “Tiempo.” Cuando estamos ansiosos esperando la promesa sea cual fuese la promesa que esperamos pero hemos puesto todo nuestro corazón y estamos poniendo todo nuestro esfuerzo en ella, y el tiempo pasa, los días, los meses, los años esperamos y esperamos y la promesa no se cumple y esa esperanza comienza a diluirse en nosotros comenzando a desfallecer nuestra fe, poniendo el enemigo duda en nuestros corazones. Si habrá sido Dios quién nos habló, o si Dios se olvido de nuestra bendición, o pensamos que él nos abandonó, te aseguro que no:

Anuncios

Números 23:19Dios no es hombre, para que mienta; ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no lo hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”

Con sus predicas cristianas y mensajes cristianos los pastores enseñan que Dios no se olvido de nosotros, ni nos abandonó solo que el tiempo de Dios para cumplir su promesa, no es el mismo tiempo de nosotros, él está haciendo lo mejor para nosotros, el tiempo de Dios es el que perfecciona la bendición hasta recibirla, solo debemos esforzarnos y perseverar sin desfallecer, no le demos lugar al enemigo en nuestras vidas “No perdamos nuestra bendición” porque ciertamente Dios nos la entregará.

El enemigo pone mentiras en nuestro corazón y algunas veces nos encontramos débiles en la fe y comenzamos a creer en esas mentiras ¡esa promesa es demasiado grande para que sea para ti! ¿para que te esfuerzas?, ¡no la vas a conseguir!,¡no eres digna de recibir esa promesa!, mentiras del diablo, Dios nos dice que su palabra es verdadera:

Habacuc 2:3Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”

Nuestra batalla

Con sus predicas cristianas y mensajes cristianos los pastores enseñan que nuestra batalla contra el enemigo debe ser constante, resistiendo todo engaño y mentira, el diablo busca apartarnos del camino de la salvación y vida eterna, ese es el trabajo diario que hace el enemigo de nuestras almas, engañar nuestro corazón hasta debilitar nuestra fe para dejar el objetivo que tenemos por delante matando nuestra vida Espiritual:

2 Pedro 5:8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar”.

Anuncios

Tales mentiras nos paralizan y nos estancan en la búsqueda de la bendición, haciéndonos creer indignos de recibirlas, inferiores e inútiles, incapaces. Estas mentiras nos desaniman, esto no solo debilita nuestra fe, sino que nos aparta del servicio en su obra. Abandonamos nuestro lugar o dejamos de cumplir con responsabilidad.

Dejamos de servir con el mismo gozo y pasión por Dios y su obra, el enemigo trabaja en el desánimo en nuestras vidas y sigue llevándonos al abatimiento hasta llegar a una postración espiritual. Allí perdemos nuestra esperanza, nuestras fuerzas, desviamos la mirada del propósito de Dios para nuestras vidas, cualquiera sea la bendición que estamos esperando, pero el tiempo que es implacable, que no se detiene nos hace pensar el enemigo que ya es tarde, que todo es inútil, todo nos da igual, todo se hace más difícil.

Bendito sea el Señor Jesucristo

Pero bendito sea el Señor Jesucristo que nos ha hecho hijos de Dios y nos ha hecho sentar en los lugares celestiales Efesios 1:3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición Espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

Bendito sea el Señor que no nos deja, ni nos abandona, que nos ama incondicionalmente. Que nos da las fuerzas para seguir, que lucha por nosotros. Él nos libra de las artimañas del enemigo, que nos da la victoria sobre toda fuerza del mal. Dios nos ha dado las armas para batallar en contra todas las fuerzas del mal. Tomemos esas armas Espirituales y sigamos la batalla. No abandonemos el campo de batalla, no nos dejemos vencer por el enemigo. Somos vencedores en el nombre de nuestro Señor Jesucristo:

Efesios 6:10:11Por lo demás hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las acechanzas del diablo.”

Conclusión

Tomemos prontamente las armas que Dios nos ha dado en el nombre de Jesús. Salgamos a vencer contra la mentira del enemigo. Venzamos el desanimo, la apatía, la debilidad, la falta de fe, la incredulidad, la irresponsabilidad, la postración espiritual etc.

No perdamos la bendición, de cada uno de nosotros depende recibirla o no. Si nos esforzamos y seguimos luchando por ella sin bajar la mirada del Señor, seguro que Dios nos la entregará. En el tiempo justo preciso y correcto nos la entregara porque nuestro Dios es perfecto como perfecta es la bendición que nos tiene preparada. Gloria a Dios.

Que el Señor Todopoderoso derrame sobre tu vida esa rica bendición que estás esperando Amén.

© Reenier Gonzalo Prado. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.Com.. Predicas Cristianas

Acerca de Reenier Gonzalo Prado

Siervo de Jesucristo, proclamando la palabra de Dios a través de mensajes cristianos.

Ver también

Mensajes Cristianos - Lección de grandeza

Lección de grandeza

Mensajes Cristianos Cortos - Jesús tuvo que confrontar a sus discípulos por el conflicto que había entre ellos, cada uno tenía la ambición de un puesto o cargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *