Mamá, estoy embarazada

Mensajes Cristianos

Texto BiblicoMiqueas 7:1Tu, enemiga mía, no te alegres de mí: porque aunque caí, me levantaré; aunque more en tinieblas, Jehová será mi luz

Introducción 

Jehová será mi luz – Este es el testimonio de Teresa, una madre orgullosa de su familia, con un matrimonio cristiano, servidores en la obra del Señor. Matrimonio  muy bien conceptuado por todos los que le conocían. Lo que esta mamá no sabia lo que en ese día le estaba por suceder con su única hija, Marta, a la cual amaba con todo su corazón.

¡Mamá! le dijo su hija, tengo que contarte algo muy importante. Su madre, sentándose, espero que ella le contara. Marta, con la mirada baja, solamente dijo: Mamá estoy embarazada.

Estoy avergonzada por lo que he hecho, te he defraudado, he pecado y desobedecido a todos tus consejos de madre. Marta comenzó a llorar amargamente y a pedir perdón a Dios y a su madre por el pecado cometido. Como me presentaré delante de Dios, de nuestra familia, de la iglesia. ¿Dios me perdonará por todo el mal que he hecho?

Así fue como llegó esta noticia a Teresa que todavía no pronunciaba palabra alguna. Su mirada seguía fija en su hija, su alma comenzó a desfallecer y su corazón a desgarrarse dentro de ella.

Las lagrimas comenzaron a correr por sus mejillas, y lo único que atinó hacer fue abrir sus brazos y abrazar fuertemente a su pequeña. Fundidas en ese abrazo estuvieron por largo tiempo llorando ambas. La vergüenza, el dolor, la humillación, había caído sobre la vida de Marta, pero no solamente en ella sino se extendía a toda la familia.

Le puede pasar a cualquier mamá

Este suceso le puede pasar a cualquier mamá, pero veremos cual podría haber sido algunas de las respuestas de una madre en estás mismas circunstancias:

¿Eso te enseñé? ¿Con eso me pagas todo el sacrificio, las enseñanzas, los buenos consejos? Te mandamos a los mejores colegios, no te hicimos faltar nada, eres una prostituta.

No quiero que tengas ese hijo, seriamos la vergüenza del barrio. Seremos la vergüenza en la iglesia, la vergüenza en la familia ¿qué van a decir de nosotros?

No quiero verte nunca más, toma todas tus cosas y vete. Ni quiero saber mas de tu vida, nosotros hemos muerto para ti.

Que fuertes y sorprendentes son las respuestas que alguna madre puede tener para su hija que está sufriendo y reconociendo que ha pecado. Su hija que se siente sucia, y avergonzada. Una hija que necesita más que nunca la ayuda y cariño de la madre que la trajo al mundo, y quizás no encuentra en ella el refugio de su amor ni su comprensión.

El verdadero amor de Dios – Jehová será mi luz

Teresa pudo llorar en el dolor de su hija, el verdadero amor de Dios derramado en el corazón de ella estaba cubriendo todos sus pecados, (Proverbios 10:12). Marta pidió perdón a Dios y a su madre, se aferro a ella como una niña pequeña e indefensa con la gran carga y responsabilidad que le causaba el pecado cometido.

Esperaba ansiosa una respuesta de parte de su mamá, Teresa todavía con la voz quebrantada por el llanto comenzó a dar las primeras palabras de verdad y aliento para su hija amada. Hija te amo, nunca dejaré de amarte. Sé que has caído, que has pecado y tendrás que hacer frente al dolor, y a la vergüenza.

No estarás sola, Jesús estará contigo. Solo debes guardarte para no caer aún más. Su sangre preciosa te limpiará de todo pecado. Él es fiel y justo para perdonar todos tus pecados, “Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad1 Juan 1:9.

Dios es misericordioso

Hija, si Dios es misericordioso y Él te perdona, ¿Quién soy yo para no perdonar?. Tu eres mi hija y te amo, siempre estaré a tu lado cuando me necesites. Jehová será mi luz, hoy más que nunca estoy para ayudarte a enmendar tu camino y que comiences ésta oportunidad que te da Dios para ser madre.

Ama el fruto de tu vientre, que ese hijo que llevas en tus entrañas se sienta amado, aceptado y protegido por ti. Ese bebe es una nueva vida, es carne de tu carne y hueso de tus huesos. Si Dios es el dador de la vida, ¿quién es el hombre para destruirla?

Hija, yo te perdono, yo no te juzgo, no soy tu juez, ni tu abogado, abogado tienes en Cristo Jesús, (Mateo 7: 1-2), yo solo soy tu madre que te ama.

¿Cual seria tu reacción? 

Hermana, ¿Cuál sería tu reacción ante una circunstancia como esta?. Quizás puedas extraer de los ejemplos mencionados que en la ira no estaría obrando el amor ni la justicia de Dios, (Santiago 1:20).

Esta hija hubiera recibido el odio, el rechazo, la humillación de una madre sin corazón. O puedes tomar el ejemplo de Teresa, una madre con un corazón perdonador, y tu hija pueda ser restaurada. Hallando en ti a esa madre llena de amor y comprensión que no le esté reprochando constantemente su falta.

Sino que con espíritu de mansedumbre, corrija y encamine a su hija en está nueva etapa de mujer, que le toca vivir. Creo que no será fácil para ti tomar la posición de ésta madre, pero Cristo es tu fuerza, recuerda que “Todo lo puedes en Cristo que te fortalece

Conclusión

El enemigo no solamente hizo caer en pecado a tu hija, (Juan 10:10), sino que querrá llevarla a la total destrucción de su vida y a la muerte espiritual.

Es allí que debes luchar con todo tu amor de madre y levantarte en el poder de Dios para no darle más lugar al diablo en tu vida, en la vida de tu familia y que tu hija pueda proclamar a toda voz: “Porque aunque caí, me levantaré; aunque more en tinieblas, Jehová será mi luz

Es mi oración que Dios ilumine tu corazón de madre y te bendiga.

© Elena Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de Elena Torres

Fiel servidora del Señor. Aunque no soy pastora, me gusta compartir lo que el Señor pone en mi corazón con mis hermanas en Cristo. Espero que estos mensajes te sirvan de bendición,

Ver también

Mensajes Cristianos.. El huerto del Edén

El huerto del Edén

Mensajes Cristianos Cortos. El huerto de Edén habla de gracia sobre gracia. El hombre hecho por Dios fue invitado a entrar en toda la plenitud de Dios y...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *