Inicio / Mensajes Cristianos / Boga mar adentro

Boga mar adentro

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos… Lectura Biblica: Lucas 5: 4-6

«Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.»

INTRODUCCIÓN

Jesús se dirige a la multitud desde la barca de Simón, que era pescador; pero sin mucho éxito. Imparte su doctrina a todos los que lo siguen, pero también a los que casualmente se encuentran allí, como Simón.

Y como una manera de corresponder el favor a Simón, por prestarle su barca, le pide que se adentre en el mar para pescar. Pero ¿qué va a saber Jesús del oficio de pescar? Simón que es un profesional experimentado se adelanta a decirle que no se moleste, que ya bregaron toda la noche y sin ningún éxito. Pero Jesús tenía una lección preparada.

Anuncios

REMAR MAR ADENTRO

Jesús le pide a Simón que deje la orilla, le dice sin palabras que si se mantiene en la orilla sólo va a conseguir más de lo mismo. Pero más de 2,000 años después también parece que se aplica a nosotros esta misma lección. Jesús ve nuestros frutos y nos invita a conquistar nuevos retos, nos dice: atrévete, sal de la rutina, no te conformes con lo adquirido. Rema mar adentro para que te sacudas tu zona de confort y crezcas.

Con esta lección, Jesús nos enseña que la vida espiritual y la vivencia de las virtudes no es para espíritus flojos o blandengues. Hay que buscar superarse constantemente, separarse de la zona segura; dejar de pensar que “ya soy suficientemente bueno”. Porque la vida espiritual y las virtudes son dinámicas, no se consiguen de una vez para siempre; si dejamos de remar, pronto nos encontraremos nuevamente en la orilla y sin peces.

Pedro le pide a Jesús que mejor no se moleste, que ya han intentado pescar, que no se puede, que él es un pescador experimentado y sí sabe su oficio. Pero Jesús le muestra que estaba muy equivocado.

Lo mismo sucede en nuestra vida espiritual y en el apostolado, no podremos conseguir frutos por nuestras propias fuerzas, aunque estemos largas horas o hagamos innumerables intentos. Sin la ayuda de Dios, nuestros esfuerzos por formar buenos hábitos, por salir de los vicios, por ser generosos, por predicar con nuestra vida… todo eso, serán esfuerzos inútiles y sin frutos. Por nuestros propios medios no podemos hacerlo, pero cuando nos fiamos de Cristo, nos dejamos llevar y obedecemos su palabra, cuando nos dejamos ayudar de Cristo, los frutos serán sobreabundantes.

Cuando parece imposible seguir remando, cuando fracasamos una y otra vez por intentar sólo confiados en nuestras propias fuerzas y sin estar unido a la Vid, fracasamos. Y nos preguntamos asombrados como los discípulos: “¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible” (Mateo 19:25).

Los retos de la vida espiritual nos superan, no podemos ser perfectos como nuestro Padre celestial (Mateo 5: 48), por más que intentemos; sólo tomados de la mano de Dios, sólo con Jesucristo en el timón de nuestra vida, lo podremos lograr.

Y de la misma manera que Pedro se fio de Jesús y le dijo que sólo por su palabra se atrevería a dejar la comodidad de la orilla. La gratitud de Jesús es desbordante.

Anuncios

No vale la pena intentar por nuestras propias fuerzas una empresa tan retadora y desproporcionada a nuestras posibilidades. Pero con Cristo a nuestro lado los frutos no se harán esperar, serán abundantes, sólo requerimos confiar en su poder y en su palabra.

CONCLUSIÓN

Hoy Simón nos da una gran lección: confió en la palabra de Cristo. Se atrevió a remar mar adentro, a dejar la comodidad de la orilla. Salió de su zona de confort y en el nombre de Jesús lanzó las redes. Y Jesús nos invita a hacer otro tanto con nuestra vida espiritual y la vivencia de las virtudes. Sólo en su nombre podremos superar nuestros defectos y vivir las virtudes, bogar mar adentro no es fácil, pero en su nombre, es allí a donde queremos ir y son esos frutos los que queremos conseguir.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Bosquejos para predicar - El joven y sus pasiones

Jovenes Cristianos – Dudas y excusas

Mensajes Cristianos - Dios te llama a dar testimonio delante de tus compañeros, ahí en tu curso o en tu trabajo. Te llama a desafiar a los tibios y apartados. A corregir ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *