No vivamos según el mundo

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Lectura Biblica: Romanos 12:2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta

INTRODUCCIÓN

Como cristianos, la vida espiritual es una preocupación constante. Debemos crecer en ella día a día, tratando de lograr que en algún momento, todo lo que obremos sea según el Espíritu. Una manera de cuidar nuestra vida espiritual es la oración. Pero no deja de ser muy necesario el aspecto de negación a la ocasión de pecado.

Esto es no conformarse a este mundo. Evitar que el pensamiento mundano se vuelva nuestra forma de pensar habitual, llevándonos a abandonar la vida espiritual. Es una lucha constante, porque lo que nos ofrece el mundo es más atractivo para los sentidos y para el cuerpo.

Es por esto que toma la forma de un combate sin cuartel, donde el terreno que se cede, lo gana la otra parte. No existe lo neutro. No podemos estar indiferentes al mundo, debemos luchar, o de lo contrario habremos sido derrotados.

El apóstol nos pide que nos transformemos por medio de la renovación de nuestro entendimiento.

Significa que la potencia del alma que ilumina Dios mediante la Palabra es muy importante, es el principio de la vida espiritual y el arma que debemos tener afilada para combatir. La Palabra es una espada, y tenemos que practicar con ella diariamente, para purificar nuestro espíritu y lograr la victoria.

Cuando el entendimiento está formado, alcanzaremos el discernimiento. El discernimiento nos permitirá saber cuál es la voluntad de Dios para nosotros en un momento determinado. De esta manera, será el Espíritu el que nos guiará, obrando como hijos de Dios que quieren aman a su Padre.

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.” (Romanos 12:3)

La mucha ciencia envanece. Y quizás, el conocer la Palabra de Dios por estudiarla continuamente, puede provocar que nos enorgullezcamos de eso. No es lo que quiere Dios para nuestra vida espiritual. La vida espiritual, como los árboles, cuanto más profunda  y escondida sea, será más fuerte.

Lo que nos recomienda el apóstol, es que no perdamos la humildad nunca. Esto no quiere decir perder la autoestima, sino ser realistas. Nada tenemos que no nos haya sido dado de lo alto. Empezando por la vida, nada lo obtuvimos sino por un don de Dios. Pensar en esto frecuentemente nos mantendrá en la humildad.

Debemos ser cuerdos, y reconocer que Dios repartió a cada uno según su designio el don de la fe.

Como Dios repartió a cada uno según su Sabiduría, debemos nosotros reconocer que no tenemos los mismos dones que los hermanos. Según Romanos 12:4-8, algunos hermanos tendrán el don de profecía, otros de servir, de enseñar, de exhortar, de presidir. No hay miembro más excelente que otro, todos formamos un solo cuerpo, con diferentes funciones.

Lo que une a este cuerpo, debe ser el amor. El amor fraternal que hace que tengamos en mayor estima al prójimo que a nosotros mismos.

Cuando aplicamos lo que leemos en la Escritura, y recibimos al Espíritu Santo en nuestros corazones, empezamos a vivir las virtudes cristianas que nos muestra Dios en esta carta. Nos volveremos diligentes, no perezosos para las buenas obras.

Seremos fervientes en el servicio del Señor, de manera que cuando nos vean los demás, reconozcan en nosotros el fuego del Espíritu que nos impulsa.

Sufriremos en la tribulación, pero nos verán gozosos en la esperanza. Cuando el hermano esté llorando, lloraremos con él. Cuando esté alegre, nos alegraremos con él. Compartiremos de lo nuestro para ayudar a los que necesitan, practicando la hospitalidad. Todo esto, en cuanto dependa de nosotros, procurando estar en paz con todos los hombres.

Conclusión

El camino del cristiano que ama a su Maestro es difícil. Pero si se aleja del mundo, modificando su pensamiento para no pensar con los criterios de los mundanos, será un camino simple. Porque estará guiado por el Espíritu, que le concederá sus dones para ofrecerlos en el servicio a los hermanos.

Pero no debemos envanecernos de esos dones, porque nos los dieron gratuitamente, no por mérito nuestro. Siempre tenemos que ser humildes, considerando a los demás como mejores que nosotros.

Será entonces que los demás nos verán a nosotros actuar, y verán actuar a Cristo en nosotros.

© Elena Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas .. Bosquejos para Predicar

Acerca de Elena Torres

Fiel servidora del Señor. Aunque no soy pastora, me gusta compartir lo que el Señor pone en mi corazón con mis hermanas en Cristo. Espero que estos mensajes te sirvan de bendición,

Ver también

Seguir a Cristo .. Mensajes Cristianos

Toma la desición

Mensajes Cristianos; Cuando hablamos de seguir a Cristo, esto es una decisión que se debe tomar a conciencia, no solo por emociones. No se debe tomar tal vez..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *