El pecado y la libertad

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Lectura Biblica: Juan 8:31-32Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.» 

INTRODUCCIÓN

Cuando el Señor se dirige a los que creyeron en Él a causa de su discurso, les hace una promesa. Si permanecen en su palabra, serán verdaderos discípulos.

Esta promesa no ha cambiado. Y en realidad no es promesa, es afirmación rotunda. Para ser verdaderos discípulos, hay que permanecer en su palabra. Y esto no significa otra cosa que la cercanía con la Palabra de Dios y su práctica.

Cuando decimos que somos seguidores de alguien, que consideramos a alguien nuestro maestro, significa que conocemos su enseñanza. No se puede admirar la doctrina de alguien si primero no se la conoce. Porque, o somos simples fanáticos que no tienen idea de por qué siguen a alguien, o somos necios que afirmamos algo que no conocemos.

Anuncios

Por esto nos pide Jesús que permanezcamos en su palabra. Porque si no conocemos sus enseñanzas, si no las internalizamos y rumiamos diariamente, somos malos discípulos.

Debemos crear el hábito de la oración con la palabra de Dios. De tal manera que el día que nos falte, sintamos que fue un día perdido. Hay tanto por aprender de las Sagradas Escrituras, que jamás dejaremos de sacar fruto de su meditación.

El principal fruto que sacaremos de la asiduidad en el trato con Cristo y su Palabra es la verdad. No hay mentira en la Sagrada Escritura, porque procede de Dios. Y si buscamos que nuestra vida se rija por su enseñanza, nos estaremos rigiendo por la verdad. Esta verdad nos dará la libertad, que proviene de los que obran según la voluntad de Dios.

Muchos confunden la libertad con hacer lo que a uno le parece, sin tener que consultar con nadie ni respondiendo por alguien. Sin embargo, esto no es libertad, es libertinaje. La verdadera libertad es hacer lo correcto, porque de esa manera nuestro espíritu sentirá el gozo de saber que obra según Dios.

El pecado esclaviza al hombre

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.” (Juan 8:34)

Si cumplir la Palabra de Dios nos da libertad, lo contrario, el pecado, nos la quita. ¿Por qué es esto?

Porque el pecado crea una inclinación cada vez más fuerte, que nos debilita y hace que las caídas sean más frecuentes. Nuestro corazón se endurece de a poco, la voz de Dios se va callando. No porque Dios pierda poder. Él es el Todopoderoso, ante el cual no hay barrera que resista su gloria.

Anuncios

Pero es tan grande en su amor, que quiso darnos la libertad para elegirlo. Si respondemos a su amor, es por una misteriosa unión entre la voluntad de Dios y nuestra libertad.

Debemos tener en gran estima esta libertad. Es lo que nos diferencia de las creaturas que no pueden hacer otra cosa que lo que está en su naturaleza. Nosotros tenemos las facultades de razonar y querer, dadas a nosotros para amar a Dios con ellas.

El pecado estropea estas facultades, dejándolas endurecidas y encallecidas, cada vez más impermeables al amor de Dios.

Al acostumbrarnos de a poco a contradecir la ley de Dios, el pecado nos tira más hacia él. El demonio nos va tendiendo un lazo, en el cual cada vez es más fácil caer.

¡Rompamos este lazo con el poder de la Palabra de Dios! ¡Ella nos quitará el callo del corazón para que volvamos a escuchar la voz de Dios en nuestra conciencia!, ¡Nos hará libres con la libertad de los hijos de Dios!

El salmista expresa la felicidad que se halla en meditar la Palabra de Dios: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo.” (Salmo 119:97-98)

Anuncios

Conclusión

Nosotros queremos ser verdaderos discípulos de Cristo. Queremos permanecer en su amor. El Maestro nos enseña que para hacerlo, es necesario estar cerca de su enseñanza.

La Palabra de Dios meditada, nos dará libertad en nuestras obras, ya que buscaremos hacerlas según la Voluntad de Dios.

Meditemos con ella diariamente, y alejémonos del pecado que endurece el corazón y acalla la voz de Cristo en nuestra alma.

© Elena Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas .. Mensajes Cristianos

Acerca de Elena Torres

Fiel servidora del Señor. Aunque no soy pastora, me gusta compartir lo que el Señor pone en mi corazón con mis hermanas en Cristo. Espero que estos mensajes te sirvan de bendición,

Ver también

Estudios Biblicos - Un toque de Su gloria

Glorificar a Dios

Mensajes cristianos, debemos tener una fe muy grande en el poder de Dios. Y al recibir sus dones, seamos agradecidos. No porque esto cambie en algo a Dios..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *