El Señor elimina nuestros miedos

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto bíblico:Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” (Josué 1:9)

Si ponemos nuestra confianza en Dios Él nos protegerá

No debemos temer ningún peligro. Porque si hemos puesto nuestra esperanza en el Señor, Él no permitirá que desfallezcamos. Cuando el miedo nos paraliza, tenemos que meditar si realmente nos hemos abandonado a la protección de Dios y si creemos en su poder.

El dudar del poder de Dios en medio de las adversidades se puede deber a que no tenemos una fe madura. Es simple creer cuando las condiciones para hacerlo son favorables. Pero creer cuando todo es oscuro muestra que no es algo solo del hombre, sino que Dios nos está ayudando. (Salmo 56:3)

El tener miedo es propio del hombre, porque no podemos dominar todas las situaciones. Tememos, cuando no sabemos las consecuencias de lo que está aconteciendo. Y en realidad, para el creyente, el único temor que debe existir es el de ofender a Dios.

Si algo puede dañar nuestro cuerpo, ¿qué es el cuerpo sino un don de Dios que en poco tiempo se corrompe? Nuestro cuerpo está para servir a Dios y a los hermanos, no para conservarlo como si fuera lo más importante. Obviamente hay que valorarlo y darle lo necesario, pero no al punto de idolatrarlo y temer cualquier daño hacia él.

Si algo puede dañar nuestra alma, no es otra cosa que el pecado. Y del pecado podemos huir si rechazamos las tentaciones. Dios nos da la fuerza para resistirlas. Tenemos que pedirle con fervor que no nos deje sucumbir ante las ilusiones de los placeres. Entonces no tendremos que temer, porque sentiremos que Dios nos ampara y protege cuando lo invocamos. (Salmo 27:1)

Cristo vino a quitarnos el temor

Entonces, lo que puede dañar nuestro cuerpo no tiene que infundirnos temor. Y lo que daña el alma no puede tocarnos si le pedimos a Dios las fuerzas. Por lo tanto, no tenemos que tener miedo, sino confianza en el dueño de nuestra existencia.

Cuando los discípulos estaban en una barca cruzando el mar, se encontraban en una situación de gran peligro. El mar representa para los judíos el lugar donde habita el mal. Estaban en medio del caos, zarandeados por las olas. Pero entonces aparece el mismo Cristo, caminando por las aguas, y les dice: “¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!” (Mateo 14:27).

Y ahí los apóstoles perdieron el temor. Porque tenían la certeza de que el Señor estaba con ellos. Sin embargo, Pedro le pide más pruebas, que Dios muestre más su poder. Le dice que lo mande ir con él sobre las aguas. Jesús le dice “Ven”, y Pedro comienza a caminar sobre el mar.

Hasta ahí, el poder de Dios se mostraba ante todos de forma patente. Pero bastó un viento fuerte para que Pedro aparte su mirada de Cristo. Y de esa manera comenzó a hundirse. Porque dejó de estar centrado en Dios.

Eso es lo que nos pasa cuando dejamos de tener nuestra vida con el norte puesto hacia Jesús. Comenzamos a flaquear, y nuestra fe tambalea. Por eso el miedo se apodera de nosotros y nos olvidamos de que estamos en las manos de Dios Todopoderoso. Porque dejamos de mirar a los ojos de Cristo que nos dan la tranquilidad de sabernos protegidos.

Conclusión

Que tengamos temor o miedo es algo natural del hombre. Porque al ser seres mortales, no podemos controlar todos los sucesos, y eso nos provoca incertidumbre. Lo único que hay cierto es Dios. A Él tenemos que aferrarnos en medio de las dificultades, porque está pronto para ayudarnos cada vez que recurrimos a Él. (Juan 14:1)

Cuando dudamos, es posible que se deba a que nuestra fe no es firme aún. Tenemos que pedirle a Dios que nos fortalezca y nos conceda la paz del que se sabe ayudado por su poder. De esta manera no temeremos ni al que lastima el cuerpo, ni al pecado que puede perder nuestra alma.

Así como los apóstoles dejaron de sentir miedo cuando vieron a Cristo caminar por las aguas, del mismo modo tenemos que confiar en Él sin apartar nuestra vista de su mirada. Su mirada está llena de amor, y la podemos sentir cuando meditamos con la Palabra de Dios. Busquémosla para no sentir nunca más temor.

© Renzo Garcia. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Renzo García

Servidor de Jesucristo y amante de la palabra de Dios.

Ver también

Mensajes Cristianos.. No pierdas la oportunidad

No pierdas la oportunidad

Mensajes Cristianos. Zaqueo era un personaje muy conocido de su época y de su entorno, era un personaje despreciable por el pueblo ya que era recaudador del..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *