Lección sobre el perdón

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texcto Biblico: «Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensasMarcos 11:26

Introducción

¿Has tenido recientemente problemas con otras personas? Tal vez alguien te hirió, te ofendió, te hizo sentir sumamente mal y te resulta muy difícil, por no decir prácticamente imposible, perdonar a esa persona. Si es así, vamos a analizar una historia muy interesante que nos dará una bella enseñanza sobre lo que es el perdón. El pasaje bíblico base es Mateo 18:23-35.

En cierta oportunidad, Jesucristo quiso enseñar una gran lección a sus discípulos. Habló sobre un rey que tenía muchos esclavos pero entre ellos había uno que había contraído una inmensa deuda con el rey, a saber, 10.000 talentos de plata, el equivalente a 60 millones de denarios.

El Denario era la moneda de circulación corriente en la antigua Roma. Y para que nos hagamos una idea de la enorme deuda que tenía este esclavo para con su Rey, un Denario era el equivalente al sueldo de un día de trabajo.

Anuncios

Es decir, que para poder ganar 60 millones de denarios un trabajador debía trabajar 60 millones de días, por lo que no alcanzaba una vida entera para ello. Por esta razón, cuando el esclavo se se tuvo que enfrentar ante el rey debido a que el rey le estaba cobrando esa deuda el esclavo lloró, se arrodilló, y le suplicó a su amo que lo perdonara y que le diera tiempo o la oportunidad de pagarle. Sin embargo, su amo se conmovió tan profundamente que decidió perdonarle la deuda al esclavo, y lo dejó ir.

Pero curiosamente más tarde, ese mismo esclavo se consiguió con otro compañero de él a quien le había prestado dinero y también era esclavo del rey.

Pero este otro esclavo le debía solamente 100 denarios. Aún así, cuando el esclavo a quien el rey había perdonado la deuda vio a su compañero,  le cobró. Pero su compañero le suplicó paciencia también porque no podía pagar la deuda en ese momento.

Sin embargo, este esclavo a quien el rey le había perdonado aquella inmensa deuda, agarró al otro por el cuello y lo quería estrangular mientras le exigía que le pagara todo. Incluso habló con los guardias carceleros y denunció a su compañero, lo que trajo como consecuencia que metieran preso a ese compañero que por deberle solamente 100 denarios.

Indignados, los otros compañeros fueron a hablar con el rey y le contaron la situación. El rey se enfureció tanto que ordenó que el esclavo malo fuera encarcelado y todos sus bienes fueran vendidos hasta que pagara su deuda.

Entonces, para recalcar el punto principal de esta historia, El Gran Maestro Jesucristo concluyó: “Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas” (Mateo 18:35)

¡Qué gran lección! Sin duda alguna, Cristo quería enseñarnos que para recibir el perdón del Padre debemos perdonar primero a nuestros hermanos. Ya que como somos seres humanos imperfectos, es común y frecuente que nosotros nos equivoquemos también, y a veces hasta sin quererlo podemos ofender a otro hermano.

Anuncios

Pero si amamos a Dios con todo el corazón y amamos al prójimo como a nosotros mismos, los perdonaremos, borraremos la ofensa o por así decirlo, haremos borrón y cuenta nueva, y no seguiremos recordando las cosas que algún hermano nos hizo o que nos hicieron las personas que nos han ofendido.

Si actuamos así, sin duda alguna recibiremos no sólo el perdón de Dios; sino también su amor su misericordia y su infinita bondad.

Lamentablemente, a veces hay hermanos que han llegado al extremo de dejar de saludar a los demás cuando van a la iglesia debido a situaciones inverosímiles o nimiedades. Como por ejemplo, el hecho de que un día algún hermano haya saludado a otro y el otro no le haya respondido una manera muy amable, entonces el afectado pensó que quizás el otro no le respondió de forma amable porque no le tenía mucho aprecio o sino desprecio, cuando en realidad ignoramos que esa persona respondió así debido a estar pasando situaciones difíciles como estrés, preocupación, tristeza etc.

Por lo tanto, debemos ser comprensivos y debemos ser empático en vez de ser extremadamente susceptibles como para considerar que debemos quitarle el trato a alguien que también sirve a Dios,  al contrario, debemos valorar y debemos estimar a nuestros hermanos espirituales esforzándonos al máximo por mantener la paz, no sólo dentro de la iglesia, sino también en la familia.

Pero veamos otra cita bíblica que habla sobre el sobresaliente ejemplo de perdón de nuestro Señor, se encuentra en Salmos 103:2-3 que dice así: “Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades,El que sana todas tus dolencias”. Qué maravilloso es ver cómo el Señor nos cuida, cómo nos ama, cómo nos perdona, a pesar de que seamos tan imperfectos y estemos tan alejados de Su Gloriosa Santidad.

Conclusión:

Además de que debemos perdonar al prójimo, es absolutamente imprescindible que nosotros también nos arrepintamos de corazón por los errores y pecados que hemos cometido no sólo contra el Padre. Sino también contra el prójimo, porque de nada nos serviría que perdonemos a los demás y le suplicáramos perdón al Señor cuando aún no nos hemos arrepentido de nuestros propios errores contra él, y no nos hemos arrepentido por lo que hemos cometido contra el prójimo.

Anuncios

De manera tal que no solamente debemos pedirle perdón al Padre, hay ocasiones en las que es necesario que seamos humildes y reconozcamos también delante del prójimo aquellos errores que hemos cometido contra ellos para de esta manera no sólo recibir su perdón, sino hacer las paces, lo cual sin duda alguna es algo que le resulta muy grato a nuestro amado Padre.

© Raimundo Linares. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Raimundo Linares

Siervo de Jesucristo y amante de la palabra de Dios. Me gusta redactar prédicas cristianas para la gloria de Dios. Saludos y bendiciones desde Caracas, Venezuela.

Ver también

Mensajes Cristianos.. Pensamientos puestos en Dios

¿Dónde está Dios?

¿Dónde está Dios? Dios está con aquellos que le buscan. Dios está donde hay un corazón contrito y humillado. Dios está donde se busca Su presencia y...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *