¿Cómo afrontar el desempleo?

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico: Hebreos 13:5-6

Introducción

En estos momentos en los que el mundo se encuentra convulsionado debido a la pandemia del coronavirus y la crisis económica subsiguiente producto de las medidas restrictivas de cuarentena y de aislamiento social que se han tomado en muchos países con el propósito de proteger a la población y así evitar más contagios, ha habido otra pandemia que se está extendiendo también y de manera silenciosa.

Esta pandemia es la falta de empleo u oportunidades. muchísimas personas están estos momentos perdiendo sus empleos, de hecho, según las estadísticas, más de 40 millones de personas han perdido en los últimos tres meses sus puestos de trabajo tan sólo en los Estados Unidos. Sin contar con los otros tantos millones de personas que han perdido su trabajo en todo el mundo.

¿Cómo podemos salir adelante a pesar de las duras pruebas que se avecinan?

Por esta razón, surge la pregunta: ¿cómo podemos hacerle frente a esta crisis de desempleo y cómo podemos los cristianos salir adelante a pesar de las duras pruebas que se avecinan?

Lo cierto es que el desempleo  ha causado  una crisis urgente no solo en los países desarrollados sino también en los países que no tienen poder económico, y afecta tanto a jóvenes como a mayores. Es decir, a todo tipo de personas y ha traído como consecuencia que muchos jóvenes caigan en la drogadicción y la delincuencia.

Además de otras circunstancias adversas para la sociedad, como el hecho de que muchos padres de familia en su desespero terminan suicidándose o consideren que no tienen valor por no estar trabajando ni poder brindar el sustento a los suyos.

Para nadie es un secreto que muchos de nuestros hermanos y hermanas por todo el mundo están sufriendo también debido a estas circunstancias que nos ha tocado afrontar. Pero debemos recordar que la Biblia predijo con claridad que en los últimos días habría pandemias, pestes y muchos otros problemas que estamos viviendo actualmente.

¿Estamos ante las puertas de la Gran Tribulación?

Estamos ante las puertas de la Gran Tribulación. Por eso, podemos decir que nuestra liberación está más cerca que nunca amados hermanos. Y si alguno de ustedes está sufriendo debido a las circunstancias actuales no se desanimen, porque vamos a analizar algunas palabras fehacientes y reconfortantes que nos da nuestro amado Señor a través de su Santa Palabra la Biblia, y que sin duda nos reanimarán el espíritu y nos permitirán seguir andando por el camino correcto que lleva a la salvación.

Nuestra promesa

Hay una promesa muy hermosa que nos hace el Señor en Hebreos 13:5-6 dice así: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente:El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre”.

Partiendo de esta base hermanos, y con esta hermosa promesa que el Señor nos ha hecho, nos damos cuenta de que sin duda alguna no hay nada mejor que confiar en él y ponerlo en primer lugar, dejar de lado la avaricia, dejar de preocuparnos excesivamente por el dinero y prestar más atención a la forma tan hermosa y tan amorosa en la que él nos cuida y nos da lo necesario. Pues estamos siendo bendecidos por nuestro amado Padre, a diferencia de muchas personas que en estos momentos se encuentran en la calle o no tienen un techo donde dormir.

No estamos desamparados (2 Corintios 4:8-9)

Incluso algunos a raíz del desempleo producto de la pandemia mundial del coronavirus han llegado al extremo de buscar comida entre la basura. Pero podemos estar seguros de que ninguno de los siervos fieles de nuestro amado Señor se ha visto desamparado.

Todos hemos tenido la dicha y el magnífico privilegio de ver la mano de nuestro maravilloso Dios y de ver cómo nos cuida y nos da de comer a cada día. Por esa razón, podemos sentirnos más que afortunados y agradecidos de tener el inmenso privilegio de ser siervos del único Dios verdadero, y podemos tener la certeza absoluta de que él cuidará de nosotros sin importar las circunstancias que se presenten.

El Rey David

Otro pasaje muy alentador en estos tiempos duros es el de Salmo 37:25 dice “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan”. Éstas palabras fueron escritas por el rey David del antiguo Israel. Y cuando leemos la vida del  Rey David descubrimos que a pesar de sus errores fue un hombre que amaba al Señor profundamente, y afrontó circunstancias y problemas muy difíciles a lo largo de su vida.

Además, gobernó la nación de Israel durante más de 40 años y en ellos pudo ver la generosidad, el amor, y la ternura con que nuestro amado Dios cuida de sus siervos, por eso pudo decir con total seguridad que nunca vió a nadie justo abandonado ni a su prole mendigando pan.

Pero sigamos leyendo las palabras que escribió a continuación el Rey David concernientes a nuestro Amado Señor además de darnos un oportuno consejo que sin duda nos animará, dichas palabras se encuentran en el Salmo 37:26-28: “En todo tiempo tiene misericordia, y presta; y su descendencia es para bendición. Apártate del mal, y haz el bien, y vivirás para siempre. Porque Jehová ama la rectitud, y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados; mas la descendencia de los impíos será destruida.

Consejo del rey David

Éste consejo del rey David es muy oportuno, porque al vernos en situaciones extremas como el desempleo y la carencia de recursos o de dinero para salir adelante, muchos pudiéramos enfrentar diversas tentaciones a pesar de que seamos cristianos, y de que amemos a nuestro Padre Celestial.

Por eso, la sugerencia que nos da el rey David sobre apartarnos del mal es muy apropiado para nuestros tiempos, ya que algunos pudieran verse tentados a infringir las leyes que rigen a la sociedad para ganar dinero extra. Incluso vendiendo producto fraudulentos o mintiendo en sus trabajos, y haciendo cualquier otra suerte de cosa ilícita y deshonrosa.

Pero como bien claro lo dice en el pasaje bíblico que acabamos de leer, nuestro Amado Padre ama la justicia y ama la rectitud. Por lo que si queremos ser bendecidos por Él y tener vida eterna debemos ser leales, sobre todo al enfrentar duras pruebas para demostrarle a él de qué estamos hechos y que lo amamos de corazón.

Conclusión:

Así que amados hermanos, podemos sentirnos seguros de que si nos mantenemos leales a nuestro amado Señor, él sin duda alguna nos dará todo aquello que necesitamos e incluso mucho más porque es un Dios justo, bueno, amoroso, y muy generoso.

© Raimundo Linares. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de Raimundo Linares

Siervo de Jesucristo y amante de la palabra de Dios. Me gusta redactar prédicas cristianas para la gloria de Dios. Saludos y bendiciones desde Caracas, Venezuela.

Ver también

Mesnajes Cristianos.. No entristezcan al Espíritu Santo

No entristezcan al Espíritu Santo

Mensajes Cristianos. El Espíritu de Dios es tan sensible que lo que tiene incluso la apariencia de maldad lo lastima. Su sensibilidad nos habla de su amor...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *