Mensajes Cortos de la Biblia | Dios y la idolatría

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico:Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.” (1 Corintios 10:14)

La advertencia de Dios

Son muchos los textos bíblicos que nos hablan acerca de la idolatría. Es un hecho que Dios aborrece la idolatría. Esto porque Dios es uno solo y no comparte su gloria. Solo Él es Dios y no hay nadie fuera de Él. Por tal motivo el Señor nos advierte de la trampa de la idolatría en tantos pasajes de su palabra. 

En este de 1 Corintios el Señor nos trata como hijos amados y nos pide que huyamos de la idolatría. El Señor no la tolera y nos pide que no nos contaminemos con este tipo de pecados. Viene a nuestra mente los dioses que algunas religiones o grupos adoran o de los pueblos que en tiempos bíblicos adoraban a otros dioses. Pero la idolatría está presente incluso hoy en la vida de muchas personas, pero también la misma iglesia ha sido contaminada en alguna forma con esto.  

Dios castiga el pecado y este es uno de los que se menciona en los mandamientos que entregó a Moisés, es uno de los mandamientos principales de los cuales el Señor nos pide no nos contaminemos con ello.

Anuncios

Dios aborrece el pecado y entrega el pago a cada uno según sean sus actos. Es decir que si pecamos recibimos la recompensa del pecado, si somos idólatras recibimos el castigo divino. El Señor nos advierte que nos alejemos de toda idolatría, nos pide que no adoremos a otros dioses fuera Él. Nos pide el Señor que no hagamos imagen alguna para adorarla.

Siendo este un mandamiento del Señor debemos cumplirlo a cabalidad y dejar todo tipo de idolatría. Si en el pasado fuimos idólatras, al venir a los pies de Cristo y tener el conocimiento de su palabra, inmediatamente debemos dejar toda idolatría y servir al único Dios.

La debilidad humana

En el libro de Gálatas encontramos como el Señor nos deja claro que uno de los frutos de la carne es la idolatría. También tenemos claro que quienes practican estos frutos de la carne no heredarán el reino de Dios. Dios es claro, no podemos alegar falta de conocimiento pues el nos lo deja ver en muchas maneras, no hay Dios fuera de nuestro Dios. 

Seamos pues fuertes y busquemos los frutos del Espíritu en lugar que los frutos de la carne. Dios no tiene relación alguna con la idolatría pues quiere que solo a Él le adoremos. Quien se va tras un dios extraño a Dios abandona, y no puede el Señor estar con alguien que le ha rechazado.

Pero incluso cosas cercanas a nosotros, no necesariamente un ídolo se vuelve el objeto de nuestra adoración. Muchas veces no nos damos cuenta y poco a poco le damos más importancia a otras cosas antes que a Dios mismo, esto es idolatría. Jesús dijo que no podíamos servir a dos señores, pues amaremos a uno y aborrecemos al otro. 

También leemos en Colosenses 3:5 que la avaricia es idolatría. Cuando buscamos obtener más, no consideramos a Dios. Buscamos riquezas, buscamos posesiones materiales y dejamos a Dios relegado de su posición en nuestro corazón.  Cuando le damos más importancia a otra cosa, antes que a Dios, esto se convierte en idolatría, pues esta cosa toma el lugar de Dios en nuestro corazón.

El lugar que a Dios le pertenece dentro de nuestro ser es el primero. No hay segundos lugares para el Señor. El primer lugar para dedicar nuestro tiempo, el primer lugar para buscar, para alegrarnos con Él, para todo Dios debe ser siempre nuestro primer lugar.

Anuncios

El castigo de Dios

Sin darnos cuenta podemos idolatrar incluso a una congregación, a un siervo de Dios. Si Dios decide usar a una persona, si Dios decide usar a una congregación, debemos dar gloria a Dios por ellos, pero de ninguna manera debemos siquiera pensar que quien hace los milagros  y maravillas de su palabra es el hombre, pues Dios es el dueño de todo y a quien Él quiere usa para su gloria, no para la gloria de nadie.

El pecado de idolatría es uno que el Señor no puede perdonar, Dios no tolera el pecado. Por lo tanto debemos examinar nuestro corazón y sacar de nuestra vida todo aquello que estorba que le demos al Señor el primer lugar en nuestra vida. Si encontramos algo a lo que le damos más importancia antes que al Señor, eso debe de cambiar. El Señor no lo tolerará, por lo tanto debemos pedirle perdón y entregarle a Él lo mejor de nuestra vida. 

Un solo Dios

Porque hay un solo Dios, no hay más fuera de Él. Siendo Él uno debe ser el objeto de nuestra adoración. Todo honor, toda gloria, toda alabanza son para Él. Si vivimos lo hacemos para Él y si morimos de igual manera somos del Señor.

Dejemos pues de honrar nuestros títulos y educación, quitemos pues de ese honor que no merecen nuestras posesiones y relaciones. Dios es el único que merece toda la gloria. Dejemos de vanagloriarnos y de ser avaros, a Dios y solo a Él es la gloria por los siglos de los siglos. 

Cuando le damos al Señor el primer lugar en nuestra vida, entonces estamos siendo siervos fieles que agradan a su Dios. Seamos esos hijos obedientes que agradecen, adoran y honran a su Padre Celestial, como Él lo pide. Demos pues a Dios toda la gloria.

© José R. Hernandez. Todos los derechos reservados

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Pastor Jose R. Hernandez

Pastor jubilado de la iglesia El Nuevo Pacto, en Hialeah, FL. Graduado de Summit Bible College. Licenciatura en Estudios Pastorales, y Maestría en Teología.

Ver también

Mensajes Cristianos.. Pensamientos puestos en Dios

¿Dónde está Dios?

¿Dónde está Dios? Dios está con aquellos que le buscan. Dios está donde hay un corazón contrito y humillado. Dios está donde se busca Su presencia y...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *