¿Dónde está Dios?

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico:Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra.Números 14:21

Dios no habita en templos hechos de manos (1 Reyes 8:27)

Salomón edificó un templo, pero en su dedicación hace esta pregunta “¿es verdad que Dios morará sobre la tierra?” inmediatamente hace mención que los cielos y los cielos de los cielos no pueden contener a Dios, cuanto menos un templo, por muy grande que sea, no puede contener a Dios. 

¿Entonces Dios no está en el templo? Hasta este momento nos hemos reunido en templos, en casas, en edificios, pero no debemos confundirnos y pensar que Dios está solamente en el templo o en algún edificio en el que nos reunimos. Jesucristo hizo muchos milagros, pero la mayoría de ellos fue en el monte, en las calles, en los lugares solitarios. Dios no está limitado a obrar o a manifestar Su presencia en determinado lugar. Dios está en todas partes.

Si nos damos cuenta, en el cielo no hay templos. Dice su palabra que allá no hay necesidad, sino que Dios es el templo de la nueva ciudad. Dios es nuestro templo, lo que edificamos en esta tierra es pasajero y dejará de ser, pero Dios permanece para siempre, no podemos limitar a un Dios ilimitado a un templo hecho por nuestras manos. Dios es mucho más grande que eso.

Anuncios

Hasta este momento nos hemos reunido en un edificio, en un espacio para estar todos juntos alabando a Dios. Pero en estos días eso ha cambiado y ahora nos reunimos de forma virtual o la familia en casa se reúne para alabar a Dios. No hay duda que Dios se manifiesta también en esta forma porque para Él no hay limitaciones.

La búsqueda de Elías (1 Reyes 19:9-13)

La palabra de Dios nos habla de una ocasión que los profetas de Dios fueron perseguidos, muchos de ellos murieron y otros escaparon. Uno de los que escapó fue el profeta Elías. Él se escondió en una cueva y espero la palabra del Señor.

Elías sentía un poderoso celo por la palabra del Señor, entonces Dios le dijo que saliera de la cueva y a la puerta Él se manifestaría. Y pasó un viento fuerte pero Dios no estaba ahí. Luego pasó un terremoto, pero tampoco en el terremoto estaba Dios. Luego de esto pasó un fuego y ni aún ahí estaba el Señor. Pero llegó tras el fuego un silbo apacible y en él estaba Dios. 

Muchas veces creemos saber dónde está Dios. Dios está con el pastor que hace más milagros. Dios está con la congregación más grande. Dios está con el maestro que predica con elocuencia.

Si, en verdad está el Señor manifestándose ahí, pero no es exclusivo de estos lugares, de estas personas. Dios está con el pastor que tiene pocos fieles, Dios está en un hospital, Dios está incluso en una cárcel Todo lugar donde se invoque el nombre del Señor. 

No necesitamos buscar grandes maravillas para buscar a Dios. Debemos buscarle a solas, doblando nuestras rodillas y ahí en la quietud del lugar donde estemos, ahí se puede manifestar Dios si tenemos fe en Él.

Dios está con aquellos que le buscan. Dios está donde hay un corazón contrito y humillado. Dios está donde se busca su presencia y se le adora en espíritu y en verdad.  No necesariamente en un templo, no necesariamente en medio de una multitud.

Anuncios

Somos templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19)

El Espíritu Santo es Dios, es la tercera persona de la trinidad de Dios. El Espíritu Santo quiere llenar nuestra vida de paz y del poder de Dios, quiere entrar en nuestro corazón. Dios mismo quiere venir a nuestra vida y llenarnos de su gloria, de su presencia. 

Entonces nuestro cuerpo se convierte en templo del Espíritu Santo. Nosotros nos convertimos en templo de Dios. Dios no se limita a habitar el universo entero, sino que decide venir a nuestro corazón y habitar ahí, pues no somos engendrados por voluntad de carne sino por voluntad de Dios. Siendo así Dios, Todopoderoso y grande como es, decide habitar ahí, en tu corazón, ahí está Dios.

Así es que no debemos buscar las señales, ellas nos seguirán a nosotros, cuando aprendamos que Dios está dentro nuestro. Entonces dejaremos de seguir los milagros y, aunque Dios se manifieste ahí, sabremos que no necesariamente es exclusivo de Dios esas manifestaciones, sino que lo podemos encontrar cerca de nosotros, dentro de nuestro propio corazón.

No podemos escondernos de Él (Salmos 139:7-12)

Aunque busquemos cómo escondernos de Él no podemos. Adán trató de esconderse pero no pudo estar lejos de la presencia del Señor. El salmista lo dice de una manera especial “¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

Si nos escondemos debajo de una piedra, si nos escondemos en una cueva o incluso si vamos donde ningún ser humano ha estado, si vamos al fondo del mar o al fin del universo. Sea donde sea que pensemos que estamos alejados de Dios, ahí está Él.

Dios lo llena todo, y está en los confines del universo, está donde hay dos o tres con un propósito, está en un silbo apacible, está a tu lado en este preciso momento. Pero el lugar que a Dios le encanta es en el centro de tu corazón.  Recibamos pues su presencia y dejemos que Él habite dentro de nosotros, dándole primer lugar en todo.

Anuncios

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo y amante de la palabra de Dios.

Ver también

Una mente espiritual

Temas para Predicar; si a través del Espíritu venimos al conocimiento de Dios todo nuestro ser es renovado. Nuestra mente es renovada, entendemos que nuestro..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *