Nadie te podrá robar

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Biblico: Juan 5:1-18

Predica de Hoy: Nadie te podrá robar lo que Dios apartó para ti

Todos alguna vez nos hemos sentido superados por otros en muchos sentidos, la mayoría podríamos hablar de nuestra etapa infantil en la escuela, nos dimos cuenta que competir con otros de nuestro salón era casi imposible que ganaríamos, ya bien sea en alguna competencia en deportes, en una materia en específico o en cómo nos relacionamos con los demás.

Parecía que los otros tenían más habilidades que uno mismo, cuando pensábamos que podíamos lograr alguna cosa, de repente se veía truncado por la intervención de alguien mucho más rápido o con más habilidad.

También Podemos hablar hoy en día de la misma situación al momento de aplicar para un empleo soñado, cuando pensamos que el empleo iba a ser nuestro, de repente nos damos cuenta que otra persona más habilidosa se ganó el puesto que queríamos para nosotros.

Y es cierto; ésta situación causa una gran frustración interna, y eso no significa que sea pecado sentirse frustrado, más bien al contrario; eso demuestra que Dios puso en nuestro interior el querer ser siempre un triunfador, un ganador. Pero queda de nuestra parte prepararnos para lograr los objetivos. (Josué 1:9).

En el pasaje de Juan capítulo 5 vemos el amor de Dios hacia su pueblo enviándoles sanidad hace más de 2000 mil años atrás a través del famoso estanque de Betesda. Y la biblia puntualiza enfáticamente que allí iban los ciegos, paralíticos, cojos y muchos enfermos esperando que bajara un ángel del cielo y moviera las aguas, y aquel que bajara lo más pronto posible a dichas aguas conseguía su sanidad plena.

Queda claro que desde hacía mucho tiempo éste estanque era conocido como una fuente de esperanza para todos los israelitas que estaban enfermos, a la vez era una muestra de amor de Jehová para su pueblo amado.

Ahora bien, hasta ésta parte de la historia todo marchaba bien, hasta que yendo Cristo a ese lugar donde siempre estaba lleno de gente enferma. Y Cristo conoció en ése lugar a un hombre que estaba enfermo desde hacía 38 años. Pero, ¿Cómo así? ¿En ese lugar la gente no se sanaba?

¿Cómo era posible que esté hombre no había podido ser sano? Toda su triste historia la contó a Jesús, y luego de hablarle Jesús le preguntó: ¿Quieres ser sano? Yo me imagino esa escena donde le habría respondido a Cristo: ¿ Maestro, qué clase de pregunta es ésa? Llevo aquí postrado tantos años y tú me preguntas si ¿quiero ser sano? A la vez suena una pregunta tonta y obvia. Pero en ésta pregunta está una verdad poderosa que Jesús nos quiso enseñar.

Jesús lo que realmente le estaba preguntando al paralítico de Betesda era: a pesar de todo lo que has pasado durante tantos años ¿Tú aún quieres ser sano? ¿Aún quieres sanidad o te acostumbraste a estar postrado?

Muchos de nosotros tenemos años luchando con distintas situaciones en nuestra vida y a veces no vemos la solución por ninguna parte, pero déjame decirte algo: hay situaciones en la vida que sólo se solucionan con un toque divino de lo alto y hasta que no clamemos al señor ese problema siempre estará allí, pero mucho más de eso nosotros solemos a acostumbramos a esas situaciones y Jesús quiere sacarnos de allí, pero depende de nosotros si queremos o no.

Ejemplo de esto es el mismo Cristo en varias ocasiones preguntándole a muchos enfermos que ¿Qué querían que Él hiciera? En (Lucas 18:45) vemos la historia de Bartimeo el ciego. Y aunque la pregunta la formuló distinto, la esencia es la misma… ¿quieres realmente ser sano?

Si seguimos leyendo vemos que el paralítico le dijo que él quería pero que nadie lo metía en el agua, y enseguida Jesús le dio la orden de que se levantara y anduviera, y el paralítico obedeció y actuó en Fé y fué sano.

Tantos años éste hombre estuvo esperando su milagro y muchas veces cuando él pensaba que iba a ser su momento, venían otros y se le adelantaban. Pero cuando Jesús llega a un lugar trae consigo el milagro anhelado. Lo que Dios a dispuesto para ti nadie te lo puede robar. Amén

Dios premia y socorre al hombre de fe, y si ud está falto de fé dígale al Señor que lo ayude a tenerla. Dígale ¡Ayúdame a creer!.

Hoy gracias al señor ya no tenemos que ir al estanque de Betesda para buscar un milagro, ya ése ángel que descendía ya no descendió más. Cristo vino a ser nuestra principal fuente de milagro y sanidad. Pero aparte de eso Él quiere sacarnos del conformismo donde muchos estuvimos y otros están aún.

Lo que Dios te dio nadie jamás te lo podrá robar. Dios te bendiga y te guarde. Buenos días y bendiciones.

© Pedro Blanco. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Aviso Legal: Este material fue redactado para Predicas Biblicas. Este material puede ser usado para predicar, y/o enseñar en tu iglesia, congregacion, grupo de estudio biblico, y/o celula libremente. Acción prohibida. Copiar y publicar este material en otros sitios web y/o páginas de redes sociales; copiar y pegar las predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos sin darle crédito al dueño de los derechos de autor (©) es considerado plagio. El plagio es robo, y los cristianos no estamos llamados a robar. No comprometas tu testimonio. Si deseas publicar las predicas cristianas, bosquejos biblicos, y mensajes cristianos encontrado en este portal, tienes que incluir el nombre del dueño del derecho de autor (©), y un vínculo a Predicas Biblicas donde publique el material.

Acerca Pedro Blanco

Pedro Blanco
Mi familia y yo aceptamos a Cristo como nuestro rey y salvador hace más de 20 años. Fui ministro en mi iglesia local por 15 años. Es mi oración que el material que publique te sirva de bendición.

También Revise

Amad a vuestros enemigos

Amad a vuestros enemigos

Mensajes Cristianos... Jesucristo está explicando un punto referente al amor en cuanto a los enemigos. En la ley de Moisés estaba establecido que ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *