Un corazón generoso

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Texto Bíblico: Marcos 12:41-44

Prédica de Hoy: Un corazón generoso

Introducción

Al hablar de generosidad nos imaginamos a todos aquellos que siendo millonarios aportan grandes cantidades de dinero para una buena causa, en la forma de pensar de Jesús, los más generosos suelen ser aquellos cuyos nombres no aparecen en los titulares.

En la mayoría de los casos, sus identidades nunca serán conocidas en este lado de la eternidad. Son las personas más sencillas y ordinarias. Lo que impresiona a Jesús no es lo que se da, sino lo que se conserva después de haber dado. Mide la magnitud de nuestra generosidad por lo que nos queda. Este es el principio: la generosidad no está determinada por el tamaño del regalo, sino por el tamaño del sacrificio.

Mensajes Cristianos – Una viuda generosa

El caso en cuestión fue una dama que Jesús encontró en los patios del templo. Jesús se sentó en el patio exterior entre el Atrio de los Gentiles y el Atrio de las Mujeres. Sin duda, después de ser interrogado en un acalorado debate con los líderes religiosos de su época, vino a descansar, sentado frente al lugar donde se entregaban las ofrendas.

Las paredes del patio habían Trece cofres que parecían trompetas y estaban etiquetados con el propósito específico por el cual se iba a dar el dinero: algunos para los pobres, otros para los sacrificios del templo, etc. Y Fue completamente voluntario, reconociendo la propiedad de Dios y su mayordomía.

Nuestro rey Jesús estaba mirando a la gente

Observó a la multitud depositando dinero en la tesorería. Los millonarios de su época invirtieron grandes sumas de efectivo. Luego vino una persona pobre, una viuda. Ella era una pobre. Sus ingresos eran insuficientes para satisfacer sus necesidades.

Ella vivía en una pobreza extrema con poca o ninguna esperanza de un cambio importante en su estado económico. Ningún programa gubernamental o ministerio social la sacaría de su lamentable estado. No existía un empleo fácil para obtener dinero rápido. Ella estaba desamparada.

La viuda, todo lo que tenía eran dos monedas de cobre muy pequeñas; combinados valdrían alrededor de un cuarto de centavo. En nuestros días, caminamos sobre monedas de un centavo en el suelo, pensando que no vale la pena el esfuerzo o el tiempo para agacharse y recogerlas. Esta mujer dio menos de un centavo. Era todo lo que tenía. Probablemente pasó hambre esa noche debido a su don.

En contraste con nuestro consejo a la anciana que quería darle los últimos $ 2, Jesús no dijo que debería ser más razonable y sensata. En cambio, reunió a sus discípulos. Este fue un momento propicio para la enseñanza de ese día.

Mensajes Cristianos – Nuestras creencias sobre el dinero

Cristo le dio un elogio: «Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento» (Marcos 12: 43-44).

Ésa declaración de Jesús reveló que nuestras creencias sobre el dinero no sólo son radicalmente diferentes de las de Dios, sino que son opuestas a ellas. Los ricos habían dado de su abundancia, pero la viuda pobre dio todo lo que tenía. Los ricos habían hecho una gran contribución mientras que la pobre había hecho un gran sacrificio. Jesús le dio más respeto y honor a una mujer humilde que dio muy poco para los estándares terrenales que la gente alta y poderosa que da grandes sumas.

Amado hermano (a) en la fé, Nunca devalúe su regalo, por pequeño que sea. Recuerde que a los ojos de Jesús, la generosidad no está determinada por el tamaño del regalo sino por el tamaño del sacrificio.

Cristo nos mira

Primero, Jesús observa lo que hacemos. ¿No es interesante que Jesús estuviera mirando a esta mujer? “Jesús… miraba a la multitud” (Marcos 12:41). La palabra vigilada significa mirar con ojo penetrante que va más allá de solo ver la cantidad de dinero que da una persona, sino que también ve el motivo.

¡Jesús nos está mirando!. Piénsalo. Jesús ve todo lo que hacemos. Quizás podamos engañar a algunas personas algunas veces, pero nunca podremos engañar a nuestro Jesús.

Segundo, Jesús conoce la cantidad. Jesús sabía que los ricos daban de su abundancia, dinero que no necesitaban, de sus sobras. La viuda dió todo lo que tenía. Ella sacrificó su sustento. Los ricos hicieron una contribución. La mujer hizo un sacrificio. Ella entregó su propio sustento en confianza a Dios. No fue el tamaño de su regalo lo que se destacó, sino su sacrificio. No era tanto la cantidad de su regalo como el costo para ella.

En tercer lugar, Jesús elogió a la mujer. Jesús reunió a sus discípulos. Él, en mi opinión, les estaba diciendo: “¡Haz eso! Así es como quiero que vivas. Así es como quiero que des “. La levantó como un ejemplo a seguir. La puso en un pedestal para que otros la emularan.

Él la consagró para todas las edades en la Biblia para que las generaciones futuras pudieran emular su fe y generosidad sacrificada.

Recuerde, la generosidad no está determinada por el tamaño del regalo, sino por el tamaño del sacrificio. No es lo que dio, sino lo que le quedaba. El cristianismo ha perdurado durante siglos porque hombres y mujeres han seguido el ejemplo de esta mujer.

Conclusión

Primero, deje un legado de generosidad a su generación. Ésta pobre viuda dejó más de dos monedas en el recipiente, dejó un legado de generosidad.

En segundo lugar, sea un dador, no solo un receptor. La gente siempre le está quitando a Dios: Su tiempo, Su poder, Su protección, Su guía, Su gracia, Su paz, Su misericordia, Su perdón. ¿Por qué no dárselo a Dios? Después de todo, lo dio todo por ti.

En tercer lugar, marque la diferencia, no solo para vivir. La gente se gana la vida con lo que hacen. Las personas marcan la diferencia con lo que dan. ¿Cómo marcarás la diferencia?

Se da cuenta el impacto que tuvo el regalo de la pobre viuda en la eternidad. Ésa cadena de generosidad continúa hasta el día de hoy. Debido a que ella dio.

Los más generosos desde el punto de vista de Dios no son los que más dinero tienen. Los más generosos no están determinados por cuánto dan, sino por lo que queda después de dar, no por el tamaño del regalo, sino por el tamaño del sacrificio.

Y tú ¿Qué le darás al Señor?

Redactado por Edwin Rodriguez para Predicas Bíblicas.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Prédicas Bíblicas

Por favor respete los derechos de autor. No copie y pegue las reflexiones cristianas, predicas cristianas, y bosquejos bíblicos en otras páginas web y/o redes sociales. Le invitamos a que comparta este material a través de crear un vínculo que apunte a la redacción. No robe, evangeliza. Usa este vínculo para compartir las predicaciones cristianas, bosquejos bíblicos y mensajes cristianos encontrados en este portal. https://www.predicasbiblicas.com

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

Ver también

Seguir a Cristo .. Mensajes Cristianos

Toma la desición

Mensajes Cristianos; Cuando hablamos de seguir a Cristo, esto es una decisión que se debe tomar a conciencia, no solo por emociones. No se debe tomar tal vez..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *