No pierdas la oportunidad

Mensajes Cristianos

Mensaje Cristianos Texto bíblico: Lucas 19:9

Prédica de Hoy: No pierdas la oportunidad

Introducción

Por mucho tiempo hemos escuchado el dicho popular, pero muy cierto: “las oportunidades se dan una vez en la vida”. Éste es un concepto relativo a mi parecer, pero; es muy significativo que a través de la historia de la humanidad muchos hombres y mujeres han tenido en frente la oportunidad de sus vidas y algunos la dejan pasar, otros ni cuenta se dieron que la tuvieron a un paso, y los que la toman y aprovechan su momento. Hoy quiero hablarte precisamente de una persona que tuvo su oportunidad y la aprovechó.

Jesús pasaba

La Biblia describe muy detalladamente el acontecimiento de aquel día en que Jesús pasaba en medio de la multitud, dice que todos deseaban ver a Jesús e inclusive los extranjeros (Juan 12:20).

También dice que éste hombre de baja estatura llamado Zaqueo quería verle pero no podía, y se subió aún árbol de especie sicomoro (árbol frondoso que se puede observar de adentro del mismo hacia afuera, pero que de afuera es imposible ver hacia dentro del árbol) tal vez por que él quería ver a Jesús pero no quería ser visto de nadie.

Lo mejor de ésta oportunidad fue que Jesús lo miró sin problema alguno y lo llamó por su nombre y le dijo una buena noticia: “es necesario que more hoy en tu casa”.

Y allí el hombre que miraba de lejos al maestro se dio cuenta que era el protagonista de ése momento, y que Jesús había puesto su mirada en él.

Dios te mira y te llama no importa quien seas

Mensajes Cristianos.. No pierdas la oportunidad
No pierdas la oportunidad.. Mensajes Cristianos

Zaqueo era un personaje muy conocido de su época y de su entorno, era un personaje despreciable por el pueblo ya que era recaudador de impuestos del imperio Romano, y por lo tanto era odiado por la mayoría de personas ya que era un colaborador acérrimo de aquellos que los oprimían como nación. Dicho esto se cree que por esa razón él nunca quiso ser descubierto viendo a Jesús.

Jesucristo sabía quién era Zaqueo y sabía de su reputación, pero a Él no le importó la mala fama que tenía Zaqueo y decidió darle una oportunidad de cambiar. Cristo lo llamó por su nombre y le dijo que quería ir a su casa para darle buenas noticias.

Amado no importa quien seas, que haces, que hiciste o que cargo tengas, Él quiere acercarse a ti y morar en tu casa contigo.

Aprovechó su oportunidad

Zaqueo sin dudar se bajó del árbol apresuradamente y lo recibió lleno de alegría y gozo. El sabía lo que era el desprecio, obviamente por el trabajo que tenía. Debido a su reputación seguramente no era aceptado en ninguna reunión, o celebración alguna.

Por ésta razón cuando Cristo le habló directamente, él no dudo en ningún instante en abrirle las puertas de su casa a Jesús de Nazareth.

Un honor que no se había imaginado jamás. Ningún huésped más honorable y digno que Cristo.

Zaqueo vio esta gran oportunidad y la aprovechó porque se dio cuenta que el momento para cambiar había llegado. Él ante Cristo y ante todos los presentes reconoció su condición de pecador y demostró arrepentimiento cuando dijo: la mitad de mis bienes se los doy a los pobres, y si a alguno lo he defraudado se lo devuelvo cuadriplicado. (Lucas 19:8).

Una nueva oportunidad

Jesús demostró que no fue sólo a comer. El le reveló a Zaqueo un nuevo mundo; despertó́ en él nuevos anhelos. Cambiar de vida es lo que necesitaba aquel hombre. Pero, ¡cuán difícil parecía que se desatara de la vida pasada! Cristo le dio la oportunidad. Zaqueo no podía seguir siendo el mismo después de aquella visita. Tal oportunidad y la gracia para aprovecharla ofrece Cristo hoy en día a cada pecador a quien llama.

El arrepentimiento trae salvación

¡Hoy ha venido la salvación a ésta casa! Dijo Cristo refiriéndose a Zaqueo, pero lo dijo después que Zaqueo confesara sus pecados y mostrara arrepentimiento.

Cristo provocó tal confesión; la ha demandado de todos los que han creído en él; y la sigue demandando ahora. Es la oportunidad que quiere dar a todos los hombres.

Conclusión

Lo que Zaqueo vivió ese día marcó su vida y la de su familia para siempre. Fueron oportunidades concedidas por la bondad del SEÑOR. No merecidas por Zaqueo. Aunque en realidad nadie las merecía.

Amado hoy en día Cristo está observándote como te escondes en un sicómoro para que Él no te vea, pero sus ojos están fijos en ti y Él te hace la invitación: hoy quiero morar en tu casa. El te está dando una oportunidad. Ora a Dios, habla con tu Padre celestial.

Fueron oportunidades únicas en la vida de Zaqueo. Cristo no volvió́ a pasar por Jericó́. Esta puede ser la última oportunidad ¿Qué harás con ella?

Zaqueo las aprovechó. Pudo haberlas menospreciado. Aplazar su resolución. Esto hubiera sido fatal para aquel hombre. La entrada de Jesús a su casa marcó el principio de una nueva época. Con Cristo entró la luz, la paz, la felicidad, la alegría, ¡la VIDA! ¡Recíbele y tendrás iguales bendiciones!

Aleluya

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Predicas Bíblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de Julio Torres

Nacido en hogar cristiano, me gusta estudiar la biblia y predicar el evangelio de Jesucristo.

Ver también

Ánimo Pastor

Ánimo Pastor

Mensajes Cristianos. Si eres un pastor, esperamos que este mensaje sea de bendición para tu vida. Si no lo eres, estás bajo el cuidado pastoral de uno a quien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *