Ester: Nacida para un Propósito

Mensajes Cristianos

Mensajes Cristianos Predica de Hoy: Ester: Nacida para un Propósito

Mensajes Cristianos Tema: Tu Propósito Divino como Mujer Valiente y de Fe

Introducción

Hermanas, ¿alguna vez se han sentido llamadas a algo más grande? ¿Han sentido que hay un propósito especial para sus vidas, pero no están seguras de cuál es? Ester, una simple joven, fue elegida por Dios para un propósito divino.

Al igual que ella, todas nacimos con un propósito. “¿Y quién sabe si no has llegado al reino para un tiempo como este?” (Ester 4:14). Esta poderosa pregunta nos invita a reflexionar sobre los momentos divinos en nuestras vidas. ¿Cuántas veces hemos estado en situaciones donde sentimos que hay algo más grande esperándonos?

La palabra de Dios nos dice que Dios tiene planes para cada una de nosotras, planes de bienestar y no de calamidad (Jeremías 29:11). Estos planes no siempre son evidentes, y a veces pueden estar ocultos detrás de desafíos y pruebas. Pero, al igual que Ester, tenemos la capacidad de descubrir y abrazar nuestro propósito divino.

Cada experiencia, cada desafío y cada bendición son piezas de un rompecabezas que forma nuestra misión en esta vida. Con esta idea en mente, exploremos juntas el viaje de Ester, una mujer que, a pesar de las adversidades, encontró su propósito y cómo su historia se relaciona con nuestras vidas.

I. Ester, una mujer valiente

La valentía no siempre se trata de actos grandiosos, sino de decisiones tomadas desde el corazón, incluso cuando el miedo intenta detenernos. Ester, a pesar de sus miedos y la incertidumbre que la rodeaba, tomó la decisión audaz de enfrentar al rey para salvar a su pueblo. Ella dijo: “Si perezco, perezco” (Ester 4:16). Estas palabras reflejan una determinación y fe inquebrantables.

Ahora pregunto: ¿Cuántas veces hemos sentido miedo en nuestra vida? ¿Cuántas veces hemos dudado antes de tomar una decisión importante? Pero, al igual que Ester, podemos confiar en que Dios está con nosotras en cada paso que damos.

La palabra de Dios nos dice: Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de otra parte (Ester 4:14). Esta declaración refuerza la idea de que si no tomamos acción, Dios encontrará otra manera, pero nos invita a ser valientes y actuar según su propósito.

La historia de Ester nos muestra que, con fe y valentía, podemos enfrentar cualquier adversidad. Y esta valentía, alimentada por nuestra fe, nos lleva a entender que confiar en Dios es esencial, especialmente en tiempos difíciles.

II. La fe de Ester en tiempos difíciles

La vida, en muchas ocasiones, nos presenta desafíos que parecen insuperables. Ester, enfrentando la posible aniquilación de su pueblo, vivió uno de esos momentos de profunda incertidumbre. Sin embargo, en medio de esa oscuridad, su fe brilló con fuerza. Ester dijo: “Ve, reúne a todos los judíos” (Ester 4:16).

Esta no fue solo un llamado a la acción, sino un llamado a la unidad y a la fe colectiva. En nuestras vidas, también enfrentamos pruebas, algunas que nos sacuden hasta el núcleo. Pero, al igual que Ester, con fe y unidad, podemos superar cualquier adversidad.

Vuando tenemos esta profunda convicción, nuestra fe no es en vano. Y esta fe, arraigada en la promesa divina, nos recuerda que cada una de nosotras tiene un propósito divino, un papel en el gran plan de Dios.

III. Nuestro propósito divino

La historia de Ester no es solo un relato de valentía y fe, sino también un recordatorio de que cada uno de nosotros tiene un papel especial en el diseño divino. Ester, una joven judía en un reino extranjero, pudo haberse sentido insignificante. Sin embargo, fue elegida para un propósito grandioso: salvar a su pueblo.

Al igual que Ester, cada una de nosotras ha sido colocada en una posición, en un momento específico, por una razón divina. No es coincidencia, sino propósito (Ester 2:16).

La palabra de Dios nos dice: Y en cada provincia y en cada ciudad, dondequiera que llegase el mandato del rey y su decreto, los judíos tenían alegría y gozo, banquetes y días de placer (Ester 8:17). Así como el pueblo judío celebró la victoria que Dios les dio a través de Ester, también podemos celebrar los propósitos que Dios cumple en nuestras vidas.

Conclusión

Hermanas, hemos explorado la valentía de Ester, la importancia de la fe en tiempos difíciles y cómo cada una de nosotras tiene un propósito divino.

Al igual que Ester, somos mujeres con un propósito divino. Busquemos a Dios, confiemos en Él y descubramos ese propósito. “Y Ester obtuvo favor ante los ojos de todos los que la miraban” (Ester 2:15). Oremos juntas y busquemos nuestra misión.

© Hilda Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Bíblicas .. Mensajes Cristianos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio