El pecado no nos gobernará

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

“…Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia…” Romanos 6:14 

Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros…

Ésta es una promesa que se nos da, fue comprada a un precio tan alto, al precio de la sangre de nuestro señor Jesús, y debemos aferrarnos a ella, puesto que ya hemos probado el sabor tan amargo que deja el pecado. Además de que, si pudiera, nos gobernaría nuevamente.

Debido a que recibimos a Jesús por fe, el pecado fue destronado de nuestro corazón, en donde se ha sentado para gobernar Cristo. Aquellos que hemos nacido de Dios, estamos conscientes de esta batalla continua y sin tregua que tenemos, ya que el pecado no desea otro lugar más que el trono de nuestro corazón.

Puede haber momentos, y los hay, en que el miedo nos sobrecoge, ese miedo de que el pecado nos conquiste, nos gobierne nuevamente.

Amados en tales circunstancias podemos clamar esta promesa y descansar en ella: “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros”. Jesús murió y resucitó para que esta promesa pueda cumplirse en nosotros. Así que, aunque el pecado nos asedie, nos persiga, hasta puede haber momentos en que nos lastime, no olvidemos esto: si hemos nacido de Dios, no reinará nuevamente sobre nosotros.

… pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Bajo la ley, el pecado tiene el dominio. Si aún permaneciésemos bajo la ley, viviéramos siendo esclavos del pecado, subyugados bajo su poder, puesto que un esclavo no se hace así mismo libre.

Cristo es fiador de un nuevo y mucho mejor pacto, por medio de su sangre nos compra de esa esclavitud, poniéndonos bajo el pacto de la gracia. Dios ha prometido, por medio de este pacto, colocar su temor en nuestros corazones para que no nos apartemos de Él nunca.

Siendo vueltos al redil, limpiados de nuestras iniquidades, dados un nuevo corazón y un nuevo espíritu y el Espíritu Santo para que more dentro de nosotros, no podemos volver a extraviarnos. Con todas estas promesas junto con la gracia que se nos ha sido prometida venceremos el hábito del pecado en nuestras vidas.

Si aún permaneciésemos bajo la ley, tendríamos que seguir trabajando como esclavos para tratar de ganarnos la vida eterna, lo cual es imposible, ya que la ley no puede darnos vida eterna.

En cambio, Cristo nos da la libertad, sí, él es el reposo de nuestras almas, por tal motivo nos fortalecemos en él, levantamos nuestros ánimos y continuamos la lucha contra el pecado, contra nuestras tentaciones y pasiones corruptas, confiados en que obtendremos la victoria. Jesús ha prometido darnos la victoria, entonces confiado seguiré.

© John Henry. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de John Henry

Ver también

Mesnajes Cristianos.. No entristezcan al Espíritu Santo

No entristezcan al Espíritu Santo

Mensajes Cristianos. El Espíritu de Dios es tan sensible que lo que tiene incluso la apariencia de maldad lo lastima. Su sensibilidad nos habla de su amor...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *