No te echará fuera

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

“…y al que a mí viene, no le echo fuera...” Juan 6:37b

Son innumerables la cantidad de veces que estas palabras de Cristo han traído paz a mi alma. Pues cuando la duda me ha asaltado en cuanto a mi identidad como nacido de Dios, he recurrido a ella aferrándome de lo que él dijo.

Aunque al principio de mi vida cristiana no era así, ya que las palabras que anteceden al texto son estas:

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí;” (Juan 6:37ª). Esta frase me aterraba, pues yo decía, cómo puedo saber si Dios el Padre me ha dado a Jesús. Ya que de acuerdo al texto y al contexto en torno a este relato, sólo aquellos que el Padre había dado a Jesús eran los que iban a ir hacia él: “Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.” (Juan 6:65). No creo que existan versículos más claros cómo los descritos en Juan 6, acerca de la obra del Padre: “…si no le fuere dado del Padre”.

Esta era mi duda, y me perseguía, -realmente era yo uno de los que el Padre ha dado a Jesús. Esto me llevaba a verme a mí mismo, y lo único que encontraba en mí mismo era pecado y razones que me llevaban a pensar: -oh, así soy, no creo que yo sea uno de los que Dios el Padre dio a Jesús. Estaba mirando al lugar incorrecto, yo debía mirar a Jesús y la gracia que había en sus palabras.

Oh, hasta que pude verlo… Entendí que allí mismo donde aparentemente se me cerraba la puerta de la misericordia de Dios, allí mismo, había una puerta tan grande, y lo mejor aún, estaba totalmente abierta. Acaso podría haber encontrado una frase tan excelsa como esa. Oh, que maravilloso era entender la extensión que abarcaba todos los confines de la tierra, sin dejar a nadie excluido de ella: “…y al que a mí viene, no le echo fuera.”

Entonces aquí el llamado era a cualquiera que quisiera ir hacia Cristo. Yo no podía saber si el Padre me había dado a Cristo, pero sí que quería ir a Él. Y si yo iba a Él, estaba dando testimonio de que el Padre me había dado a Jesús, puesto que: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí;”. Entonces si Jesús abrió esa puerta totalmente y yo quería ir, podía ir, Él mismo estaba prometiendo no echarme fuera si yo iba… Oh, en ese momento descansé…

Si tú vas a Cristo, sin importar de dónde vengas, o quién seas, o cuánto hayas caído en el pecado; si tú vas a Cristo, Él no te echará fuera. Aférrate de esa promesa, Jesús te recibirá… Su palabra estaría en juego si él no cumpliese la promesa de no echarte fuera. Pero eso es algo que él nunca haría. Él es fiel, acude a él, él ha abierto las puertas de la misericordia con su sangre. No necesitas hacer nada, sólo acude a él con tus pecados encima, él te recibirá y te los quitará.

Ven de inmediato a Jesús, sus brazos están abiertos para recibirte…

© John Henry. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de John Henry

Ver también

Mesnajes Cristianos.. No entristezcan al Espíritu Santo

No entristezcan al Espíritu Santo

Mensajes Cristianos. El Espíritu de Dios es tan sensible que lo que tiene incluso la apariencia de maldad lo lastima. Su sensibilidad nos habla de su amor...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *