Inicio / Mensajes Cristianos / Confiemos en nuestra salvación

Confiemos en nuestra salvación

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

“…que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero…” (1 Pedro 1:5).

Era invierno, se celebraba en Jerusalén la fiesta de la dedicación y Jesús estaba en el templo por el pórtico de Salomón, cuando se le acercaron los judíos ̶ como era de costumbre ̶  para reprocharle la doctrina que predicaba y Su autoridad como el Mesías.

La enseñanza de Jesús los incomodaba porque exponía al escarnio todo su sistema falso de religiosidad. Le preguntaron a Jesús que si Él era el Cristo y Él, como sabía que no creían, les respondió:

 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano (Juan 10:27-28).

Jesús utilizó la palabra «conocer» para referirse a sus ovejas ¿qué significa esto? No solo que sabe quiénes son, sino que tiene una relación más profunda con sus ovejas, las conoce, conoce sus anhelos, necesidades y preocupaciones, conoce su corazón, sus pensamientos, conoce absolutamente todo sobre ellas.

No es una relación superficial, Jesús conoce a profundidad a todas y cada una de sus ovejas, y una de las muestras palpables de la veracidad de las ovejas, es que estas lo siguen, y Él nos regala tres maravillosas promesas en este pasaje:

+ Les da vida eterna

Jesús nos da vida eterna:

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3:16).

Dios nos obsequia una vida eterna, tan solo pode creer en su Hijo Jesús, ahora bien, podemos preguntarnos: ¿quién siembra la fe en nuestros corazones?

que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero (1 Pedro 1:5).

La fe que tenemos en Jesús, no es una fe que nosotros mismos podemos crear, si quiere probar, pídale a una persona que por sus propios méritos aumente su fe. La realidad es que no podrá. La fe que tenemos en Jesús fue una fe que Dios sembró en nuestros corazones, con su inmenso poder para alcanzar la salvación.

+ No perecerán jamás

La única manera de morir es no creer en Jesús, sin embargo, esto no puede pasar porque la fe que siembra Dios en nuestros corazones es una fe que persevera, que se perfecciona, que fue puesta en nuestros corazones para alcanzar la vida eterna.

He aquí una razón para estar siempre gozosos (1 Tesalonicenses 5:16), y es que si creemos en Jesús y nos sometemos a la voluntad de Dios que está expresada en Su Palabra, no pereceremos jamás.

Esto no significa que como humanos, no vayamos a pecar, sin embargo, tenemos una fe que avanza para que el carácter de Cristo sea perfeccionado en nosotros. Recordemos que sobre nosotros recae una promesa:

“…estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo…” (Filipenses 1:6)

Dios perfeccionará la buena obra que comenzó, la buena obra en nosotros hasta el día de Jesucristo. Esto significa que un hombre o una mujer que ha nacido de nuevo debería estar creciendo cada día en el evangelio, porque esta es la promesa que recae sobre nosotros.

+ Nadie los arrebatará de la mano de Jesús

Nosotros debemos vivir con una esperanza viva, agradable a Dios, no con temores. A Jesús le fue dada toda autoridad en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18). Esto significa que tiene el control absoluto de cada situación en el cielo y también en la tierra.

Sobre los que creemos en Jesús recaen muchas promesas, pero la promesa que demuestra el carácter maravilloso y excelso del Padre es que no se aferró a ser Dios, sino que se humilló en forma de hombre para morir por todos nosotros (Filipenses 2:6-8).

Al morir Jesús por nosotros, nos dio vida eterna, no para que vivamos atemorizados por «perder nuestra salvación», porque nadie nos arrebatará de Su mano, sino para que sigamos a Jesús, cantándole, agradeciendo todos los días por ese favor inmerecido.

Oremos para que Dios nos revele a nuestro corazón Su Palabra y para que sigamos avanzando en el conocimiento y en el amor de Cristo Jesús.

© Flor Karina Zambrano. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Acerca de Flor Karina Zambrano Franco

Ver también

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos para Mujeres; hoy quiero hablarles como ser una mujer alfarera. Eres una mujer formadora de almas, lo que tú siembras en el corazón de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *