El valor del sufrimiento

Mensajes Cristianos – Devocionales Cristianos

Son grandes los esfuerzos que la humanidad ha hecho durante toda su historia por reducir el dolor, el sufrimiento, sin embargo así como ha tratado de menguarlo éste ha crecido exponencialmente, en este mensaje los invito a reflexionar sobre el valor del sufrimiento.

Desde Adán y Eva se nos fue dicho que el dolor y el sufrimiento estarían presentes todos los días, Génesis 3:19 lo advierte al afirmar que con el sudor de la frente ganaremos el pan, el sudor es el resultado de un esfuerzo físico grande, trabajo arduo que cansa y causa dolor en el cuerpo, que día a día se acumula provocando incluso enfermedad, el hombre ha hecho grandes cambios para que esto no ocurra y a través de la ciencia y la tecnología ha logrado que el esfuerzo físico sea menor, que las máquinas hagan el trabajo pesado, no sudamos pero seguimos sufriendo de otras maneras: por estrés, la tensión por la responsabilidad de cumplir a tiempo con excelentes resultados.

El dolor físico es manejable porque el hombre se ideó analgésicos, una píldora y fuera dolor y para el sufrimiento mental o emocional se inventó terapias, pero sabemos que ambas funcionan un tiempo porque su efecto desaparece, por eso para quienes creemos en Jesucristo debemos mirar el dolor y el sufrimiento de la vida diaria como signos de gracia y no de desgracia, porque lo dijo Jesús, “el sarmiento que dé fruto, el Padre lo podará, para que dé más fruto”. Juan 15: 2

En la Biblia podemos encontrar muchos versículos que nos hablan de las causas de las enfermedades que abaten a los hombres, reflexionemos sobre algunas de ellas:

En 2 Corintios Pablo es combatido por Satanás pero el propósito real era conservar su humildad, sin este ataque probablemente Pablo hubiera tenido un padecimiento mayor a causa de su orgullo.

Números 12 narra lo sucedido con María la hermana de Moisés, quien tuvo que padecer para poder llegar a conocer su pecado y arrepentirse, solo Dios conoce nuestro corazón, más que nosotros mismos, por eso él conoce lo que necesitamos para avanzar hacia la perfección en Cristo Jesús, aquí el sufrimiento es más que una maldición una bendición misericordiosa para acercarnos más a nuestro Dios, siempre y cuando la veamos así.

Nosotros tenemos un lugar importante en la vida de la iglesia, la familia, la comunidad, si sabemos interpretar las situaciones difíciles que enfrentamos a la luz de la fe y guiados por ella sabemos vivir nuestra enfermedad con corazón generoso y fuerte, podremos entender y compartir las palabras de Pablo en Colosenses 1:24 “Completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo, a favor de su Cuerpo que es la Iglesia” siendo de testimonio y edificación para quienes nos rodean.

Así las cosas el dolor adquiere un sentido diferente para el cristiano, se transforma en una realidad misteriosa y sorprendente, Dios sabe que desde que fuimos sacados del Edén la humanidad está en constante peligro, por eso quiso dejarnos claro, al hacerse hombre, que él conoce nuestro dolor, nuestra angustia, la agonía del espíritu y desgarramiento del cuerpo, que el sufrimiento no lo suprime la fe en Cristo, ella lo ilumina, lo ennoblece, lo purifica, lo alaba, lo vuelve válido para la eternidad, por ello es necesario aprender a bendecir las situaciones difíciles.

© Jaqueline Duque. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Jaqueline Duque

Ver también

Mesnajes Cristianos.. No entristezcan al Espíritu Santo

No entristezcan al Espíritu Santo

Mensajes Cristianos. El Espíritu de Dios es tan sensible que lo que tiene incluso la apariencia de maldad lo lastima. Su sensibilidad nos habla de su amor...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *