El antídoto del estrés: serenidad

Mensajes Cristianos – Predicas Cristianas

Efesios 4:26-27

Enojarse pero no pecar, una tarea difícil de realizar en estos tiempos en los que la falta de serenidad abunda por doquier, en este mensaje quiero reflexionar sobre la semilla de serenidad que Jesucristo a sembrado para que florezca la paz en nuestros corazones.

Estar serenos es la habilidad de permanecer en calma en medio de ocupaciones y problemas del diario vivir, mostrándonos cordiales y amables con los demás, como habilidad es algo en lo que podemos ejercitarnos todos los días, no en nuestras fuerzas sino en la fe en Cristo Jesús.

Ser capaces de descubrir que nos hace enojar es un arma poderosísima contra las acechanzas del diablo, reconocer que nos enojamos y porque nos enojamos es muestra de madurez emocional, Jesús en el templo se enojó y mucho, en Juan 2:13-22 relata como Jesús expulsó a los mercaderes del templo, éste no era un lugar pequeño, ni estaba desocupado, así que Jesús tuvo que hablar muy fuerte y actuar con mucha rudeza para sacar a toda esta gente que, voluntariamente no dejarían de trabajar para su sustento y hacer respetar el templo.

Enojarse no es pecado, el pecado es quedarse enojado, para poder dejar el enojo es necesario aceptar en nuestro corazón que a pesar de todo lo malo que nos pueda pasar Dios tiene el control y nos protege aun de nosotros mismos.

Pero ¿Cómo mantener la calma cuando todo está en contra, cuando tenemos que atender muchas cosas al tiempo, urgentes e inmediatas?, solo la Palabra repetida una u otra vez a nuestra conciencia hasta hacerla parte de ella podrá hacer el milagro de la serenidad, versículos como Filipenses 4:7, Salmo 55:22, 1 Corintios 10:13 son algunas herramientas poderosas para ejercitarnos en la serenidad.

El Señor nos ha dejado claras las virtudes que debemos tener como hijos suyos, en 2 Pedro 1:5 nos invita a añadir a la fe, integridad, a la integridad, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, perseverancia; a la perseverancia, piedad; a la piedad, fraternidad; a la fraternidad, amor.

Es maravilloso el orden de presentación de esta estrategia, porque todo gran cambio empieza por la fe que podamos tener en que podemos cambiar.

Es imperativo creer que podemos tener serenidad pese a las circunstancias, la integridad y el conocimiento nos llevan al dominio propio, pero solo la perseverancia, el permanecer pacientemente en control de nuestra voluntad, porque sabemos que nuestro Dios tiene el control aun de nuestras emociones garantizan el que tengamos misericordia para aceptar al otro con todas sus diferencias, para perdonarle todas sus faltas porque entendemos que aun en el caos Dios tiene el control y solo en ese momento logramos armonía con el universo entero, cuando logramos ser uno con Jesús y a través de él uno con el Padre, porque nos acercamos al verdadero conocimiento de nuestro Señor.

Al lograr la serenidad nos hacemos más dueños de nuestras emociones, adquirimos fortaleza no sólo para el dominio propio, sino para soportar y afrontar la adversidad sin afectar el trato y las relaciones con nuestros semejantes.

© Jaqueline Duque. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Jaqueline Duque

Ver también

Mesnajes Cristianos.. No entristezcan al Espíritu Santo

No entristezcan al Espíritu Santo

Mensajes Cristianos. El Espíritu de Dios es tan sensible que lo que tiene incluso la apariencia de maldad lo lastima. Su sensibilidad nos habla de su amor...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *