Pase lo que pase

Mensajes Cristianos… Predicas Cristianas

Un viejo dicho dice así: “Vivimos en un mundo cruel” y no está lejos de la realidad.

Tarde o temprano las sonrisas dan paso a la tristeza, y la risa se convierte en llanto, de pronto la alegría se convierte en dolor. No importa si uno a entregado o no su vida a Cristo ok, las lágrimas, las perdidas personales además de la muerte son inevitables. Aun nuestro planeta siente el dolor de la muerte.

Durante millones de años la tierra ha sufrido el impacto de los desastres naturales, tornados, incendios, terremotos, tsunamis, etc.

Todos ellos arrasan no sólo propiedades sino también vidas humanas, devastando ciudades enteras. “Toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora” dice la escritura. Todo esto es una realidad viva señores, cada día en algún lugar de la tierra alguien siente dolor y perdida, pero rara vez estamos dispuestos a aceptarlo, algo dentro de nosotros dice esto no tiene sentido!!.

Anuncios

Aunque sabemos que tarde o temprano perderemos todo lo que tenemos y a lo que nos aferramos y moriremos.

Pero en algún momento dado de la historia, hubo un grupo de creyentes que confió en que alguien cambiaria todo eso, ahora imagínense el estado mental y emocional de aquel pequeño grupo de discípulos al contemplar al Mesías, su libertador exhalando su último suspiro, ahí estaba el obrador de milagros, que podía sojuzgar la naturaleza, sanar enfermedades y producir alimentos con una palabra o un gesto, ahí estaba el rey que ellos creían volvería a establecer el reino, ahí, en la cruz moribundo y con él morían todas las esperanzas que tenían en Él. Ahora, las esperanzas de que el Mesías prometido liberara a la humanidad de las cadenas de las tinieblas, parecía quedar trunca, el supuesto salvador había muerto y cualquier esperanza de liberación se iba con Él.

No podemos saber cuánto comprendía satanás o adivinada, acerca del divino plan magistral de salvación, pero en el calvario, satanás indudablemente “parecía” victorioso y la raza humana estaría condenada a sufrir dolores y angustias en esta vida, para luego morir eternamente separa de Dios. Si el calvario hubiera sido el final de la historia entonces, nuestra fe sería inútil, todavía estaríamos en pecado, y seríamos los más miserables de todos los hombres, lo dice la escritura.

Desde la perspectiva de los discípulos, la muerte de Cristo no les daba ninguna razón para sentirse agradecidos, valientes u optimistas, a menos que, claro, realmente creyeran que Cristo era quien dijo ser y que haría lo que había dicho que haría, aun en medio de circunstancias tan dolorosas, a pesar que Él les dijo unos días antes de su crucifixión, que inminentemente moriría, pero también dijo que volvería a vivir:

“…de cierto de cierto, que ustedes lloraran y se lamentaran, pero el mundo se alegrara, ustedes tendrán angustia y su angustia se convertirá en alegría…» (Juan 16:20)

«…les he dicho estas cosas para que en mi tengan paz, mientras vivan en este mundo tendrán aflicciones, pero confíen, yo he vencido al mundo…” (Juan 16:33).

Jesús por supuesto sabía que todo estaba bajo control, por eso dijo a sus discípulos: “…No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios, creed también en mi…” (Juan 14:1). Si, sabía que estaba a punto de morir, pero sabía también que la muerte no tenía poder sobre Él. Estaba apelando para que ellos depositaran sus problemas en Él, “Tened paz en mi” dijo, era como si dijera: “quiero que sepan que las cosas están bajo control, sé que va a parecer que no, pero confíen en mí, porque al final voy a solucionar las cosas para beneficio de ustedes y para gloria mía.

Lo que parecerá un desastre cuando muera, será realmente para el bien de ustedes porque será por medio de mi muerte que borrare todos sus pecados y cancelare la pena de muerte que pesa sobre ustedes”. Lo que pareció ser la destrucción de Cristo y una situación sin esperanza, dio pruebas de ser justamente la razón de la esperanza de la vida eterna.

Anuncios

No es necesario ser adivinos para saber que en algún momento de nuestras vidas habrá dolor sufrimiento, tristeza, desilusión, y en fin todas las cosas que este mundo trae a nuestra vida, y no se trata de que Cristo vino para evitarlas, porque jamás dijo que no las viviríamos, lo que él dijo es que confiemos en Él, así como los discípulos sintieron la duda de no saber qué pasaría con ellos, si su Mesías los había dejado solos o si volvería.

Pero cuando Él regreso, les dio la seguridad de que no todo estaba perdido, la resurrección de Cristo es la plena seguridad del creyente que todas las cosas que vivimos nos llevaran a una victoria segura. No se trata de no vivir las circunstancias adversas que este mundo nos trae, sino de saber que hay un punto donde Cristo nos mostrara su poder en esos momentos difíciles.

Él no dijo que tendríamos solo felicidad, el mismo paso dolor y una muerte atroz, a mi parecer la peor de la muertes, pero hubo un poder que lo levantó de aquella circunstancia, y déjame decirte que aquel poder te sacará de la circunstancia adversa, del dolor y sufrimiento, por más fuerte que parezca, ese poder es el que sacó a Cristo de entre los muertos, de la misma muerte, y espero que ese sea el mismo poder en quien tú te afiances para poder salir de todas las circunstancias adversas que hay hoy en tu vida. Te animo a confiar en su poder PASE LO QUE PASE.

© 2016. Pamela G. Marroquin. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Pamela Gutiérrez Marroquín

Ver también

Mensajes Cristianos.. Pensamientos puestos en Dios

¿Dónde está Dios?

¿Dónde está Dios? Dios está con aquellos que le buscan. Dios está donde hay un corazón contrito y humillado. Dios está donde se busca Su presencia y...

Un comentario

  1. Sin palabras! !!! Simplemente alentador; excelente palabra! !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *