El refugio del justo

Mensajes Cristianos… Mensajes Biblicos

Recientemente fui víctima de un hackeo en mi correo electrónico y en mis cuentas de monederos internacionales como: Amazon y Skrill. El resultado es que perdí privacidad y perdí dinero.

Aunque hice el reclamo ante los departamentos competentes, no recibí respuesta y el ladrón se salió con la suya. Me quedé sin mi dinero (fruto de mi trabajo honesto) y peor aún, sin el dinero que se le había donado a la iglesia.

Como pueden suponer, me embargó un profundo sentimiento de impotencia, dolor, enojo y tristeza. Lloré amargamente.

Mi madre que es inconversa se siente tan enojada por lo ocurrido que cuestiona la efectividad de la justicia divina. Me pregunta: ¿Cómo es posible que sirviéndole con tanta dedicación a Dios te pasen estas cosas? ¿Por qué permite que te pase esto si lo que estás haciendo es administrar la bendición que él le envió a su iglesia? ¿Cómo puedes ser feliz en esa religión que no te ampara y en la que nadie te ayuda?

Bueno, me gustaría comenzar a responderles a ustedes esas interrogantes.

Primero, yo no elegí servirle a Dios por lo que él me pudiera dar, sino simple y llanamente porque le AMO, y hasta donde sé, el amor es incondicional, te acompaña en las buenas y en las malas. Así que, parafraseando al buen amigo Job, digo: “¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?”

En el libro de Romanos capítulo 8 los versos 35 al 39 responden muy bien lo que quiero decir:

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Amo a Dios y punto. No necesito regalos que compren mi amor hacia él; aunque ciertamente, no despreciaré sus bendiciones si me las manda.

Segundo, sé bien que el hacker fue tan sólo un instrumento de Satanás para atacarme. Su plan como expliqué en Esto es Guerra, es evitar que hagamos la voluntad de Dios y que recibamos las bendiciones que el Señor nos envía.

El dinero que me fue robado de la cuenta en Amazon, era un donativo para ayudar en la construcción de 3 iglesias. Yo usaba el dinero para comprar equipos telefónicos y otros accesorios que luego importaba a mi país, para venderlos aquí y poder entregar el dinero recaudado a las citadas iglesias.

Durante ese proceso, me topé con un estafador que me robó parte del dinero, pero luego lo recuperé. También una empresa de Courier intentó quedarse con el dinero del envío que jamás efectuó y también lo recuperé. Cuando todo parecía color de rosa, otro de los monederos con que trabajaba para la donación me bloqueó el acceso al dinero, y me dio un determinado período de tiempo para poder volver a usarlo. En ese momento, me sentí derrotada y afligida, pero cuando vi que el hacker que me robó en Amazon, también iba detrás del dinero de ese monedero que me habían bloqueado, entendí que fue Dios y no el enemigo quien permitió el bloqueo, para así impedir el robo a mayor escala de ese dinero.

Mientras, todo esto tenía lugar, yo por mi lado libraba una batalla más personal. Promocionar mi primer libro, sin ningún éxito aparente; porque en 6 meses no había vendido más que un solo ejemplar.

De modo que, Satanás estaba y está determinado a fastidiarme en todos los caminos. Intenta deprimirme por el libro, enojarme por el donativo bloqueado, desanimarme por el dinero robado del donativo y, debilitarme por robarme el dinero con que me pagaron por mi trabajo como redactora y que iba a ser usado para pagar mi deuda en el banco a consecuencia del libro y sobretodo, para comprar comida; porque no es un secreto para nadie que en mi país Venezuela, la situación económica, social, política, judicial, hospitalaria, carcelaria y Alimenticia está en crisis y te enfrentas a dos escenarios posibles, uno más desalentador que otro: no conseguir el alimento y volver a casa con las manos vacías o conseguirlo pero aceptando que te cobren el triple de su valor.

Por lo tanto, queda más que claro que Satanás quiere que deje de servir como mediadora entre Dios y su iglesia para que siga recibiendo el donativo que necesita y de paso, quiere asegurarse de anularme espiritual, emocional, psicológica y materialmente, ya que así tendría paso libre para robarse mis bendiciones.

Sin embargo, la palabra de Dios está allí para mí y también para ti que lees, porque es Su Palabra la que me enseñó desde hace mucho tiempo el modus operandi del enemigo, por lo que no me sorprende, lo que hace.

En el evangelio de Juan el capítulo 10 verso 10 encontramos a Jesús explicándonos eso:

“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

En tal sentido, estoy consciente que servirle a Dios tiene recompensas y también activa un interruptor en los cuarteles del diablo que le dice que alguien está trabajando en su contra, y por eso se moviliza para detener a aquel que representa una amenaza para sus planes.

Entiendo que elegir a Dios tiene sus consecuencias y que el enemigo nunca estará contento con mi decisión, pero no cambiaré a Dios por su amedrentamiento, y no es por ese alivio sádico de saber que Satanás está retorciéndose de rabia por verme trabajar en la obra de Dios sino porque tengo fe en las promesas de Dios. Como está escrito en 2 Corintios capítulo 4 versos 8 y 9:

“que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos”

El hacker implantó un programa llamado KeyLogger en mi computadora para poder conocer todas mis contraseñas y así poder tener acceso remoto a cada una de mis cuentas.

Ahora bien, yo quiero decirte a ti que lees, que cuando tú entras en oración con Dios, se crea un vínculo tan íntimo y tan perfecto que ni Satanás con todas sus artimañas puede traspasarlo. Lo que tú hables a Dios en secreto, permanecerá entre tú y él solamente.

Cada petición, cada deseo, cada necesidad, cada plan somételo antes a Dios en consulta directa a través de la oración de ese modo, le cerrarás la puerta al enemigo y no permitirás que te infiltré las cuentas o te hackeé como lo hizo el ladrón cibernético conmigo.

Ten confianza en Dios y Su Palabra:

“Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”

Mateo 6:6

Para cada ataque del enemigo está un contraataque de Dios. En una ocasión, mientras me dirigía a la televisora local de un poblado para promocionar mi libro, el transporte en que viajaba fue asaltado por tres (3) hombres armados que provocaron terror a bordo de la unidad colectiva por espacio de quince (15) minutos; despojaron de todas sus pertenencias a los pasajeros: dinero, teléfonos, laptops, bolsos, zapatos y hasta maletas, pero uno de ellos se acercó a mí, puso su mano en mi hombro y me preguntó:«¿Es usted cristiana?” Yo le respondí: “Si” y me contestó: “Dios te bendiga”. Luego, se dio la vuelta y ayudó a sus otros secuaces a completar el robo; sin embargo, a mí no me lastimaron ni tampoco me robaron algo.

Como siempre: “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende.” (Salmos 34:7)

Así que, frente a las adversidades y frente al dolor, está es nuestra única y mejor opción:

“En Jehová he confiado; ¿Cómo decís a mi alma, que escape al monte cual ave? Porque he aquí, los malos tienden el arco, disponen sus saetas sobre la cuerda, para asaetear en oculto a los rectos de corazón. Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo? Jehová está en su santo templo; Jehová tiene en el cielo su santo trono; sus ojos ven, sus párpados examinan a los hijos de los hombres. Jehová prueba al justo: pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece. Sobre los malos hará llover calamidades; fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos. Porque Jehová es justo, y ama la justicia; el hombre recto mirará su rostro.”

Salmos 11

Dios te bendiga.

Redactado por: Emily Sánchez

© 2016. Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Acerca Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

También Revise

Predicas Biblicas.. Mensajes Cristianos

Amar la vida con sinceridad

Mensajes Cristianos - Mentir es una de las tentaciones más comunes con las que nos podemos enfrentar día con día. ¿Cuántas veces mentimos por quedar bien con alguien más?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *