Inicio / Mensajes Cristianos / Y el aspecto del cuarto…

Y el aspecto del cuarto…

Mensajes Cristianos.. Devocionales Cristianos

Y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses

Y como Sadrac, Mesac y abed-nego se negaron a postrarse y a adorar la estatua de oro que el rey Nabucodonosor había mandado a levantar, se ordenó que fueran echados al horno de fuego ardiendo.  El rey en una dudosa posición de misericordia les dio a entender que podrían evitar ser echados al horno si cumplían con lo establecido. Pero la respuesta de Sadrac, Mesac y Abed-nego no se hizo esperar: He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. Daniel 3:17-18.

La firmeza y la fe, de estos tres jóvenes, hicieron que el rey ordenara calentar el horno de fuego siete veces más de lo acostumbrado, a tal extremo que mató a aquellos que estaban muy próximo al horno.

Sin embargo, Nabucodonosor se espantó al ver que en vez de tres eran cuatro varones los que se paseaban en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto era semejante a hijo de los dioses.

Como Sadrac, Mesac y Abed-nego; También el Dr. Oscar Elías Vicet entró a una cárcel soterrada donde lo tienen cumpliendo una segunda y larga condena, conviviendo con un consumado asesino por el simple; pero noble hecho de profesar una fe cristiana inquebrantable y por ser un ferviente defensor de los derechos humanos.

Anuncios

Su salud se deteriora día a día y el propósito es que muera en esa tumba donde lo tienen enterrado en vida; pero las grandes organizaciones de los derechos humanos y los líderes cristianos del mundo se preocupan por los talibanes en Guantánamo Bay y por el tratamiento que se le estará dando a Saddam Hussein; Mas del Dr. Vicet, se compadecen con ojos ciegos y oídos sordos. Sólo la voz de Miami se levanta enérgicamente en auxilio del tenaz combatiente cristiano. Para Miami no hay compromiso con gobierno ni intimidador alguno que puedan callar sus voces, y conociendo que la fe si no tiene obras, es muerta en sí misma –como dice Santiago 2:17- denuncia a toda hora los horrores que se cometen con el doctor.

Mi pregunta queda ahora abierta para todo el que la pueda responder: ¿Estará el Papa tranquilo manteniendo un silencio absoluto mientras a un siervo de Dios lo consumen en un lugar infernal? ¿Estará en paz con el Señor el cardenal Jaime Ortega de Cuba cuando al mismo tiempo que un verdadero hombre de Dios se levanta él rehuye y se achica?

¿Estarán contentos todos los ministros protestantes del mundo ante la destrucción física de un hombre de su propia fe que no pueden doblegar a que renuncie a sus sagrados principios a los cuales se entrega con convicción?

Ministros cristianos de cualquier denominación, el Dr. Vicet dijo a través de una carta que leyó su propia esposa, que al propósito de Dios para con él y su patria no faltará, aunque le cueste la vida en ello. Jesucristo nos llamó a llevar el evangelio a todas las naciones, hasta la misma boca del lobo, si es necesario.

Hacerlo en los países libres, es muy fácil; Pero si no lo hacemos en la boca del lobo, como lo está haciendo el doctor, por lo menos démosle apoyo, antes que le llegue en su auxilio quien con seguridad no le va a faltar: aquél que tiene aspecto semejante a hijo de los dioses.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Ver también

Predicas Cristianas

Nuestra fe en Dios se debe mantener ante las adversidades

El mundo tiene muchas tentaciones, que no debemos seguir, no debemos perder el camino porque el verdadero camino está en Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *