Inicio / Mensajes Cristianos / ¿Te acusa el pasado? Hazlo morir

¿Te acusa el pasado? Hazlo morir

Mensajes Cristianos… Predicas Cristianas

Antes que aceptemos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, todos, sin excepción, anduvimos en malos pasos.  Decir otra cosa es mentir y peor aun, mentirse a sí mismo. Sabemos que el hombre por sus propios medios no ha conseguido los méritos suficientes para ganarse la gloria de Dios, que la perdió desde que el primer pecador cometiera el primer pecado.

Por muy perfectos o derechos que pudiéramos andar en nuestra vida, no pagamos el pecado que heredamos ni tampoco el que, por nuestra propia cuenta, hemos cometido. La palabra de Dios dice que la paga del pecado es muerte y no, que en vida, tengamos recursos para pagarlo.

Por esto Cristo nos sustituyó y murió por nosotros para, de una vez y por todas, pagar nuestras cuentas. De manera que no hay otra vía de crucificar al pecado, sino a través de Él.

No obstante, hay personas que aun entendiendo estas razones, continúan aferradas al pasado y en vez de salir a la superficie en busca de oxígeno fresco, se sumergen hasta el fondo, como un sedimento atávico, a revolcarse en el lodo del pasado. Porque creyendo en el sacrificio de Cristo por la humanidad, el pasado ha sido tan triste que no se cree merecedor de semejante amor.

Anuncios

Ya sabemos que ninguno merecemos tanto amor y tanta misericordia; pero el plan de salvación de Dios no consiste en méritos propios, sino en la propiciación de uno verdaderamente justo por los pecadores, y nosotros, a su vez, poniendo el arrepentimiento y la creencia ante Él.

-¿Y qué hago con ese pasado acusador? -Esta es la pregunta que muchos se haría. Pues la respuesta es: hazlo morir y entiérralo. -¿Cómo dice? No creo haber oído bien. –Pues sí oyó perfectamente amigo.

No importa cual haya sido tu pasado. No importa lo abominable que usted practicó antes de conocer a Jesucristo, porque su sangre no tiene límite ni existe sustancia o mancha alguna que ella no pueda lavar. Naturalmente que nos hubiera gustado nacer dentro del evangelio y no haber transitado nunca por senderos tan obscuros. Muy bien, eso es verdad; pero dejémosle esa parte a nuestros hijos y nietos a quienes podemos conducir por el camino correcto. Ahora bien, en cuanto a usted se refiere, ya es un hombre nuevo y su pasado, enterrado está.

“Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.” Romanos 8:12-16

No podemos permitir que se nos acuse con las obras de la carne que nos hicieron esclavos del pecado en el pasado, ahora hemos recibido el espíritu de adopción y podemos clamar al Padre, porque por la gracia de Cristo, hijos de Dios somos.

Y usted amigo, ¿ya le dijo a Jesucristo que quiere que sea tu Señor y que te arrepientes de tus pecados? Pues hazlo pronto para que ese pasado ya no te pueda acusar nunca más.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Predicas Biblicas… Mensajes Cristianos

Acerca de Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Ver también

Mensajes Cristianos - Enfrentando la Soledad

Enfrentando la Soledad

Mensajes Cristianos - Es posible y ocurre con mucha frecuencia que nos sintamos solos aun estando en medio de una multitud, es en realidad este tipo de soledad la que más afecta al ser humano..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *