Inicio / Mensajes Cristianos / ¿Error en la cuenta?

¿Error en la cuenta?

Mensajes Cristianos… Devocionales Cristianos

Ana, dirigiéndose a su esposo Carlos quien estaba sentado frente al desayunador contando unos billetes le manifestó: Amor, ¿cómo haremos para la cirugía de nuestro pequeño Milton? El Dr. dice que está muy mal y mira cómo se queja en las noches, no puede ni respirar.

El sin verla a sus ojos aún contando los billetes, le dijo: no, creo que sea posible operarlo amor, lo ideal será llevarlo al Hospital estatal, y debemos hacer el viaje en estos días pues no ajustamos.

Amor, pero el doctor te dijo que si realmente estábamos dispuestos que nos decidiéramos y de una u otra forma podríamos hacerlo.

Yo iré a ver cuánto tenemos en el banco, pues hemos usado la tarjeta de débito mucho, por los gastos y así ver cuánto nos queda para viajar a la capital.

– está bien Amor, vaya y vea para ver cuando viajamos.

Mientras Carlos estaba en la fila de aquella institución, podía observar y escuchar las personas que con mucha solvencia salían airosos de aquel recinto repleto de personas, y miraba su libreta de ahorros y al abrirla miraba que en su último posteo habían cinco mil lempiras.

Y mientras observaba pudo ver que la persona que estaba adelante de el abrió la libreta y con segunda intención dejaba ver su último posteo, y era una cantidad de 6 cifras, y era como que le decían a Carlos: ” yo si tengo ahorros””
Carlos miró su libreta de nuevo y la metió en su bolsa de su camisa.

En eso la persona que había hecho eso con su libreta le dijo: ¿está bien fregada la cosa verdad? El dinero está duro conseguirlo.

– si claro, señor, muy difícil.

El extraño le dijo: mire, tener dinero, es como tener oxígeno.

Carlos le inquirió: ¿como así?

– verá, es como que usted esté en un río o en el mar y si el agua le cubre la cabeza, lo que usted deseara al menos es sacar la cabeza para respirar y ese será su objetivo, no terminarse de ahogar, pero si hay otro que está a su lado y mientras usted hace esas maromas para poder coger ese aire y oxígeno para vivir, a la otra persona por ser más alta, o está en un inflable nadando y este le dice a usted, mire las nubes que bonitas se ven, las montañas de ven bien verdes y etc etc mientras admira la naturaleza, usted que está con el agua arriba de la cabeza su prioridad será buscar el oxígeno y no podrá ver otras maravillas a su alrededor, porque lo que interesa es sobrevivir y poder lograr el oxígeno.

Carlos asintió y le dijo: en eso tiene toda la razón, la vida es así, pero también a los que andan con sus inflables puede pinchárseles ese aparato que los sostiene y después necesiten ese oxígeno, pues no ven cómo sacar a flote a otros.

El extraño le dijo: si, pero si el otro no pide ayuda, se supone que todo está bien.

Si, en eso tiene razón fíjese, dijo Carlos.

De pronto apareció en la pantalla su turno y Carlos se despidió del extraño y le dijo: que le aproveche su oxígeno.

Carlos frente al cajero le dijo: deseo solo que me poste está libreta.

El cajero le preguntó: ¿algo más que desea hacer como transacción?

El dijo: no, solo quería postear mi libreta.

Carlos solo tomó su libreta y dijo: muchas gracias.

Al llegar a casa, se fue directo a la cama y se tumbó en ella y abrió su libreta y pudo notar algo que lo dejó poco sorprendido.

Se incorporó en la misma cama y se sentó, se restregó sus ojos y de pronto dio un grito a su esposa: Ana, tienes que ver esto.

Ana, dejando la olla llena de frijoles en la estufa y la tortilla en el comal, salió en veloz carrera a la habitación para saber lo que estaba ocurriendo.

Carlos se puso de pie y le dijo: mira esta libreta, mira este depósito, ¿Tú lo hiciste?

Ella riéndose le dijo: amor, ¿pero de dónde?

¿Alguien nos habrá hecho algún depósito?

Mira son veinte mil lempiras, justo lo que nos faltaba para la cirugía de nuestro hijo. Ella le dijo: amor, ¿pero y si fuera que se equivocó el cajero? Pobrecito amor se lo van a descontar. Amor pero si ese fuera el caso nosotros somos cabales. No amor, yo creo que hubo algún error. Pero y si alguien nos hizo milagrosamente un depósito, y tanto que hemos orado, bueno llamaré al Hospital y diré que mañana mismo operamos al niño.

Acerca de Dr. Mauricio Loredo

Ver también

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos.. Mujer Alfarera

Mensajes Cristianos para Mujeres; hoy quiero hablarles como ser una mujer alfarera. Eres una mujer formadora de almas, lo que tú siembras en el corazón de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *