Inicio / Predicas cristianas / Echa fuera el temor

Echa fuera el temor

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Lectura Biblica: 1 Juan 4:15-18

“Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”.

Introducción

Como creyentes debemos quitar el temor de nuestras vidas ya que ese temor nos condiciona y nos paraliza, pero aunque muchas veces es imposible evitar el miedo en un momento puntual, sí podemos canalizarlo y descansar en el Señor.

Si recordamos la parábola de los talentos, el último siervo debería haber tenido más temor de no multiplicar el talento que de perderlo, pues de haberlo hecho, ese temor lo hubiera llevado a actuar correctamente, y es de esta manera como las personas que se destacan en una situación crítica por lo general manejan el temor de esta forma y lo aprovechan positivamente.

Anuncios

Respetar la palabra de Dios

Siempre se debe respetar y mantener la palabra de Dios por sobre todas las cosas, y para que esto suceda se necesita estar abierto en cuanto a la modificación de los conceptos y criterios que traíamos del mundo, las barreras que la vieja manera de vivir nos había impuesto; vemos en la Biblia que una de las virtudes que tuvo Salomón fue la amplitud de criterio a la hora de juzgar y como de desarrollar acciones libres de temor al estar llenos del amor de Dios.

El temor es lo contrario al amor ya que en el amor no hay temor, y a pesar del amor de Dios a muchos cristianos los controla el temor, y tal vez ese temor viene de una experiencia traumática, o de una falsa expectativa, pero debes saber que el temor es la cárcel que tú mismo te impones.

El miedo tiende a traer el mal sobre nosotros, es como una condena que va a suceder a causa de ese temor al igual que la fe atrae las bendiciones de Dios, por esto el sabio guarda su corazón y conserva la confianza.

El temor es un espíritu

Pablo dio esta palabra a Timoteo para dar testimonio de Jesucristo con libertad. El enemigo no quiere que desates tus dones ni desarrolles tu ministerio. Este espíritu no quiere que hables de Jesús ni sirvas en el Reino de Dios, como también quiere destruir tu matrimonio, tu salud y tu economía. Es por eso que “el hipócrita con la boca daña a su prójimo; Mas los justos son librados con la sabiduría” Proverbios 11:9.

El temor limita a las personas no sólo en las áreas de testimonio y el uso de los dones espirituales, sino también en obstaculizar a la gente para mantener una buena relación familiar, y por desgracia muchos han sido perjudicados por este demonio de temor, lo que ha impedido su crecimiento y felicidad.

Pero entendamos que existe un temor bueno y limpio, que es el temor del Señor, y es éste el que muchos cristianos no tienen, y no se dan cuenta de que muchas bendiciones están asociadas con el sano temor a Dios, que lleva a la obediencia.

Nuestros problemas vienen de adentro

Todos experimentamos la vida a través de nuestros pensamientos y sentimientos, y por eso es importante ver qué clase de pensamiento y sentimientos tenemos. Pues si son pensamientos de miedo y sentimientos de temor estamos en problemas como estuvieron Adán y Eva después de la caída cuando “Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo” Génesis 3:9-10, donde por miedo Adán le echó la culpa a la mujer, por miedo Eva le echó la culpa a la serpiente, por miedo le echamos la culpa al otro de nuestras faltas con Dios.

Anuncios

La mayor obra del diablo es perturbar el corazón, llenarlo de preocupación, de culpas, de resentimiento, de ira, de confusión, y sobre todo, llenarlo de miedo. Es así que “el que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo” 1 Juan 3:8, esa es la razón por la cual Jesús vino a la tierra.

Espíritus engañadores

Todos los espíritus engañadores tratan de enmascarase en la personalidad, entonces hablan de carácter fuerte, de enseñanzas o sabiduría, de manera que la misma persona no admite que necesita ser sano. Si estás siempre pendiente de querer controlarlo todo es porque no confías en los demás ni en ti mismo, por lo que ven peligros por todas partes, creen saber lo que piensan los demás pues todos tratan de hacerles daño. Pero el cristiano “no tendrá temor de malas noticias; Su corazón está firme, confiado en Jehová. Asegurado está su corazón; no temerá” Salmo 112:7-8, “Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo” Isaías 41:13.

Esos pensamientos no vienen de Dios, satanás usa estas cosas para mantenernos esclavizados pues la herramienta más grande para mantenernos esclavizados es el miedo, y el miedo no viene de Dios pues “en el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor” 1 Juan 4:18, así que cuando tienes miedo no es de Dios porque en el amor no hay temor.

Ante el miedo debemos perfeccionarnos en el amor de Dios

Porque el perfecto amor echa fuera el temor, el que ama confía en Dios y no teme a la vida donde hay temores que se llaman hombres, y hay temores que se llaman circunstancias, pero “en el día que temo, Yo en ti confío. En Dios alabaré su palabra; En Dios he confiado; no temeré” Salmo 56:3-4.

Entre dos personas que se aman no debe existir el temor pues es un velo sobre nuestros ojos que no nos deja ver los caminos y las alternativas para resolver problemas y en la ceguera se pierden muchas cosas, sobre todo, amarse “derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” 2 Corintios 10:5.

El pueblo de Dios pasó cuarenta años antes de ingresar en la tierra prometida, y de los doce espías sólo quedaron dos, los que vieron con los ojos de la fe, mientras que todos los demás murieron en el desierto sin haber probado la tierra prometida.

Anuncios

Y lo mismo hace tanta gente que nunca cumple sus sueños, prefieren creerle al temor por estar cerrados mentalmente a todo tipo de cambio, tanto en recibir conocimientos nuevos como en desarrollar formas nuevas de hacer las cosas, y mueren en su desierto personal antes que atreverse a creer que pueden tomar posesión de lo que Dios les ha prometido.

Dios desea que descubramos esa misma enseñanza que Pablo le da a Timoteo

Pablo de dijo: “Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti …….. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:6-7, para que podamos vivir libre del espíritu de temor y caminar en amor hasta alcanzar los sueños que Dios nos ha dado y conquistar nuestra tierra prometida.

Como buen cristiano, en tú corazón sólo debes tener lo que Dios te ha dado, y lo que te ha dado es espíritu de poder, de amor, y de dominio propio, entonces debes comprender que donde está el amor no hay temor.

“Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado” Salmos 27: 1-3, David conocía a Dios y era consciente de su presencia por lo que no andaba en temor.

Para tener la plena presencia del Señor con nosotros debemos ser bautizados en el Espíritu Santo y hablar en otras lenguas. Además de esto, tenemos que caminar permanentemente bajo su guía, en obediencia y sujeción, cultivando el conocimiento de Dios que nos libra del miedo. Pon ahora la palabra de Dios en tus labios, comienza a declarar con fe que echas fuera el espíritu de temor, y siente la libertad de haberlo derrotado.

Conclusión

¿Y tú qué harás? ¿No entrarás a tu tierra prometida a causa del temor? Recuerda que el temor es una herramienta en manos del enemigo para detener nuestra bendición. Dios te dice hoy: Echa fuera el temor, destruye el temor poniendo el perfecto amor en tu vida y posee tu tierra prometida. Al hacer esto pronto verás cómo tu matrimonio cambiará, tu economía cambiará, y sobre todo, tu relación con Dios cambiará para desarrollar tu ministerio.

Debemos superar todo temor porque Dios está con nosotros, “el que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica” Romanos 8:32-33.

El remedio está en fortalecerse en la verdad, en la Palabra de Dios, la cual nos hará libres; y estando en la Palabra no hay que temer al acusador sabiendo que el verdadero amor hace desaparecer todo temor, pero para esto necesitamos tener la seguridad real de que Dios está dentro de nosotros, alrededor de nosotros, y sobre nosotros, necesitamos asumir que Él es más grande que el diablo y no podemos ser dominados por el temor.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Predicas Cristianas

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

¿Te has convertido?

Predicas Cristianas.. ¿Convertirse es solamente confesar a Cristo como Señor y Salvador”? ¿Cuándo se convierte una persona?, ¿Cómo se concreta la conversión?..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *