Inicio / Predicas cristianas / Vivir en libertad

Vivir en libertad

Predicas Cristianas

Cada uno busca la libertad pues es la mayor virtud, y es especialmente buscada por todos los que son, o se consideran oprimidos; pero la libertad en Cristo no es lo mismo que la libertad política o económica.

Los jóvenes en todo el mundo reclaman libertad pues quieren escaparse de las reglas de sus padres, y muchos cristianos lo hacen en rebeldía para no cumplir con la Palabra de Dios, lo que a veces no consideran es que la libertad no es vivir en libertinaje ya que de esta manera jamás tendrán libertad pues ésta siempre tiene límites, y el resultado de tener libertad total sería vivir una vida solitaria ya que nadie quiere a un rebelde, y para tener amigos tenemos que someternos a las exigencias de la vida social y dejar de ser el egoísta que piensa solo en sí mismo, pues mientras que el corazón anhela el pecado jamás tendrá libertad.

Cristo ofrece libertad verdadera, aunque muchos piensan equivocadamente que el cristiano vive en la esclavitud, mientras viven una libertad que va más allá de la libertad que otros reclaman y que no limita la libertad de otros.

La biblia nos dice que espiritualmente nadie está libre, “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia” Romanos 6:16-18

Pablo explica que aquellos que son esclavos del pecado no se pueden liberar a sí mismos, pero una vez que somos libres del castigo del pecado a través de la cruz, nos convertimos en una clase de esclavos que podemos encontrar la paz y la verdadera libertad.

Leamos la Palabra de Dios en Gálatas 5:1-6 “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley. De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído. Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia; porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor”.

La verdadera libertad en Cristo viene a aquellos que son sus esclavos, y si bien la esclavitud significa degradación y desigualdad, en la verdadera libertad del esclavo de Cristo obtiene el gozo y la paz.

El cristiano no tiene que ofrecerle al señor pago por su perdón, pero le pertenece totalmente al amo que lo compró con su sangre derramada en la cruz, no somos contratados sino que le pertenecemos a Él:

“por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” Romanos 8:7-9.

El esclavo de Cristo es verdaderamente libre al haber sido liberado del pecado por aquel que dijo: “Si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” Juan 8:36, ya que ahora sabemos la verdad y esa verdad nos hace libres, Juan 8:32, y también nos hemos convertido en hijos y herederos de Dios, Gálatas 4:1-7, teniendo la vida eterna que Dios concede, mientras que los que siguen en la esclavitud del pecado heredan sólo la muerte espiritual y la eternidad en el infierno.

Se han preguntado ¿por qué tantos cristianos viven como si estuvieran todavía en la esclavitud?, bueno, es por una razón, nos rebelamos negándonos a obedecerle y nos aferramos a nuestra vida pasada sujetándonos a los pecados que una vez nos ataron a Satanás, a lo que Pablo dice:

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” Efesios 4:22-24.

Hemos sido liberados de la esclavitud del pecado, pero muchas veces nos volvemos a poner las cadenas porque hay una parte de nosotros que ama la vida antigua, sin entender que hemos nacido de nuevo como nuevas criaturas, y esa vida nueva tiene los pensamientos de aquel que nos salvó.

Pero cuando estamos pensando en nosotros mismos y complaciendo la carne con los pecados de los que hemos sido liberados, estamos siendo un cadáver lleno de podredumbre y muerte que la única manera de enterrarlo es por el poder del Espíritu alimentado con la palabra de Dios y por la oración.

Jesús nos ama a pesar de lo que somos, a pesar de nuestras imperfecciones, no por nuestra apariencia externa, ya que nos ama por lo que es ÉL, y no por lo que nosotros pretendamos ser, ya que “nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” 1 Juan 4:19, por lo tanto, cuando amamos a Dios, este amor es una respuesta a Su amor.

Esta es la razón por la que grupos religiosos no cristianos predican un falso evangelio reemplazando la verdad por sus regulaciones, porque no entienden que esas las leyes que deben guardar para ser aceptables solo revelan su falta de libertad en Cristo, puesto:

“que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito” 1 Timoteo 1:9-11

Por lo que los verdaderos cristianos no están obligados a guardar las leyes de Dios para que sus pecados sean perdonados ya que la salvación no está basada en nuestra capacidad, y la ley es una guía para el verdadero cristiano, y que nos ayuda cuando tenemos dudas acerca de lo que debemos hacer o no.

Cuando somos cristianos, Jesús mora en nosotros y nos dice: “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras” Juan 14:23-24, de manera que si Él vive en nosotros, no necesitamos la ley, aunque esto no significa que sería correcto quebrantar la ley de Dios ya que guardamos la ley porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, y esto es libertad en Cristo, a quien el Padre lo “ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; (y lo) ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos” Lucas 4:18, “así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” Juan 8:36, entonces, “estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” Gálatas 5:1.

Experimentar la libertad en Cristo es entendemos que no tenemos que guardar la ley para complacer a Dios ya que el favor de Dios sobre nosotros y no depende del guardar la ley sino que es debido a lo que Jesús hizo en la cruz, y por lo tanto, somos libres, somos libres….., pero sin pecar, lo que también significa que no debemos hacer que nadie tropiece al abusar de nuestra libertad.

Somos libres de vivir y no preocuparnos de cómo nuestra conducta afecta la actitud de Dios hacia nosotros, porque Su actitud es de amor y aceptación, pero esto no quiere decir que Él no va a disciplinarnos si nos desviamos:

“porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos” Hebreos 12:6-8

Por lo que debemos ser cuidadosos y no usar nuestra libertad para hacer que alguien tropiece, ya que “de esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis. Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano” 1 Corintios 8:12-13.

Hay un concepto del que los cristianos no están conscientes para que puedan experimentar la libertad que tienen en Cristo y es simple; como cristianos hemos muerto con Cristo y por lo tanto hemos muerto también a la ley que ya no tiene control sobre nosotros, “1¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? 4 Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. 6Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra” Romanos 7:1, 4, 6; debemos entonces tener presente que morir en Cristo, es morir a la ley, donde “todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna” 1 Corintios 6:12.

De manera que somos libres para triunfar y fallar, somos libres para amar a Dios o a nosotros mismos, somos libres para divertirnos, para no ser perfectos, para no cumplir en la iglesia, y para lograr madurez espiritual; somos libres para descansar en Cristo y en nuestra libertad, para vivir la vida sin temor, somos libres para cumplir con la Palabra o no hacerlo, somos nosotros, solamente nosotros quienes decidimos mantenernos en la libertad de Cristo, o volver a la esclavitud del pecado.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Predicaciones Cristianas

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

La vida

Predicas Escritas; Jesús es la novedad de vida, es un nuevo camino, y una actividad siempre nueva, pero lo que no siempre se entiende es que esa Vida que..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *