Inicio / Predicas cristianas / Ser perseverantes

Ser perseverantes

Predicas Cristianas

En este tiempo en que las cosas cambian tanto y en todas las áreas de la humanidad, es difícil mantenerse en lo que hemos comenzado, y por eso es importante hablar de la perseverancia en la vida del cristiano; el predicador dice “que mejor es el fin del negocio que su principio” Eclesiastés 7:5, y la razón por la que dijo esto Salomón es porque entre el principio y el fin se encuentra la perseverancia,  y sin ella, aunque se comenzó bien, no tendrá un buen final.

La Palabra griega que significa perseverancia esta en Marcos 3:9 y habla de la barca que los discípulos le prepararon para alejarse de la multitud, barca estaba bien ligada la estaca en la orilla del mar a fin de que aunque vinieran fuertes olas siempre se mantuviera firme.

Y la conexión con el Señor es esa perseverancia en el camino cuyo final es la vida eterna junto a Cristo, se manifiesta en la oración que oxigena nuestra vida espiritual, por que sin comunicación con Dios la relación se muere; recordemos que en el aposento alto los discípulos perseveraban unánimes en oración y fueron llenos del Espíritu Santo, Hechos 1:14.

Es necesario perseverar en la Palabra por que dice Santiago que seremos bienaventurados en lo que hacemos, (Santiago 1:25)

Anuncios

Lo más importante es perseverar en la gracia que hemos recibido por medio de Jesucristo al habernos perdonado nuestros pecados, y mantenernos en ella, y esto lo logramos reconociendo y adhiriéndonos firmemente en obediencia y dependencia en todas las áreas de nuestra vida a Jesucristo, Juan 15:5.

Leamos la Palabra de Dios en Gálatas 6:1-10

“Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro; porque cada uno llevará su propia carga. El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye. No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.”.

Para crecer en cualquier área de la vida se necesita se perseverantes y no desmayar durante el proceso, es por eso que debemos estar preparados para enfrentar las pruebas y lograr seguir adelante sin desmayar; cuando se siembra se cosecha.

Pero si no desmayamos en el proceso, por lo que no debemos cansarnos de hacer el bien y de perseverar en aquello que queremos lograr.

Hay quienes dicen que un negocio no funcionó cuando llevaba tres o cuatro meses, el tema es, cómo se puede evaluar si un negocio funciona o no en tan poco tiempo, sería como decir de un bebe que tiene problemas motrices porque a los tres o cuatro meses todavía no camina sabiendo que necesita más tiempo para hacerlo.

El hombre debe perseverar fielmente en lo que el Señor le pide día tras día con todas sus fuerzas y aunque parezca que nada se mueve y sin sentir que ha fracasado, pues muchas veces cuando el Señor te pide empujar una roca no es con el fin de que se mueva sino para enseñarnos a dominar nuestro cuerpo, a fortalecer nuestra alma por medio de la disciplina, a conocer tus fortaleza y tus límites.

Anuncios

Con la perseverancia se aprende a vencer la tentación que nos dice que es inútil lo que hacemos mientras fortalecemos nuestra fe aun sabiendo que nuestros enemigos son fuertes.

Gracias a tu perseverancia desarrollas una gran fortaleza espiritual y física para vencer al enemigo espiritual, pero también a tus enemigos de la tierra; tu misión es ser obediente y trabajar para que se cumpla el propósito de Dios en tu vida.

La perseverancia es la clave para ver frutos donde muchos se quedan en el intento.

Algunos llegan a la mitad del camino mientras que otros pasan cualquier obstáculo porque no les sorprenden cuando llegan, sino que han aprendido a convertir cada piedra de tropiezo en peldaños de la escalera que les permite hacer crecer la fe:

“tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos” 2 Corintios 1:9

“pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas” Lucas 22:28,

“Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas” Lucas 21:19.

Anuncios

Perseverar es continuar creyendo en la Palabra de Dios aun cuando todo parece estar mal, es levantarse después de una caída con decisión caminar hacia la meta con la confianza puesta en Dios y sosteniéndose fuerte del brazo del Señor en contra de todo pues tienes la certeza de que Dios caminará contigo.

El que persevera es porque ha creído en el poder de Dios y permanece por su fe, no por lo que sienten, porque saben que Dios sigue obrando y permanece fiel para recompensarnos por la perseverancia, ya que:

“el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace” Santiago 1:25.

Muchas veces ni siquiera alcanzamos a comprender lo que el Señor nos quiere enseñar en las distintas situaciones de nuestra vida, sino que nos limitamos a quejarnos y a sentirnos víctimas, pero no nos acercamos a Él para que nos muestre lo que nos quiere enseñar; o muchas veces es tan fuerte nuestro ego que no alcanzamos a escuchar la respuesta de Dios que tapamos con nuestras quejas.

Como cristianos debemos aprender que detrás de toda situación contraria hay un proceso que nos fortalece, y que solo siendo perseverantes podremos alcanzar las promesas, por lo tanto, aquel que quiera alcanzar el objetivo y cumplir la voluntad de Dios debe ser perseverante, pues donde todos vemos problemas y dificultades el Señor ve un proceso de crecimiento.

Es tiempo de darnos cuenta que estamos viviendo una situación privilegiada, no importa la escasez, no importa el problema familiar, seguimos estando en una posición de privilegio en Cristo.

Es el momento de aprender lo que el Señor nos quiere enseñar con las situaciones que estamos pasando, tengamos en cuenta que los que más dispuestos están en aprender lo que el Señor les enseña, más rápido están listos para lo que han emprendido, “más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán” Mateo 6:33-34 “a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas” Hebreos 6:12.

Aprendamos en la tribulación a seguir la lógica de nuestra petición, aprendamos a preguntar en oración si estamos pidiendo de manera correcta, pues si tenemos la actitud correcta, entregada la carga al señor, aprendamos que lo más importante es confiar en Dios y esperar la respuesta.

Ahí Dios hablara indicándonos el camino y mostrándonos lo que debemos corregir, entonces…., “perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias” Colosenses 4:2, y “en lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración” Romanos 12:11-12; “ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” 1 Timoteo 4:15-16.

Dios nos pide confianza y perseverancia, te ha enseñado su camino, ¡obedécele y persevera!; aunque todo parezca ir mal, ¡obedécele y persevera!; aunque parece que no tiene sentido lo que haces, ¡obedécele y persevera!; estás agotado, ¡obedécele y persevera!; aunque la gente no comprende tu fidelidad a Dios, ¡obedécele y persevera!.

“Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” 2 Corintios 4:16-18.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Predicaciones Cristianas

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Predicas Cristianas.. La tarea de apacentar ovejas

La tarea de apacentar ovejas

Predicas Cristianas.. En esta predica el apóstol comparte algunas indicaciones sobre cómo debe realizarse la tarea pastoral, y como no debe realizarse...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *