Inicio / Predicas cristianas / El cristiano no rema

El cristiano no rema

Predicas Cristianas

Seguramente se han encontrado, como me ha sucedido a mí, con personas del mundo y cristianos a los cuales le preguntamos cómo le van las cosas en su vida y responden: Ahí estamos, remándola.

Y remar la vida significa que nos hicimos cargo del avance y conducción de nuestra vida, y eso está bien para la gente del mundo que vive sin Dios ni esperanza, pero de ninguna manera es una respuesta de un cristiano ya que el cristiano ya no maneja su vida física, pues desde que le entregué mi vida, “con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” Gálatas 2:20, y solo conduzco mi vida espiritual para mantener la comunión con aquél que le da vida en abundancia y esperanza.

Si eres un cristiano, mi consejo es: Pará de remar, déjalo a Dios actuar en tu vida haciendo lo que Él te dice, y verás la gloria de Dios.

Anuncios

Leamos la Palabra de Dios en Marcos 6: 47-51 “Y al venir la noche, la barca estaba en medio del mar, y él solo en tierra. Y viéndoles remar con gran fatiga, porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles. Viéndole ellos andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma, y gritaron; porque todos le veían, y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento; y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban”.

Si no entregas totalmente tu vida a Cristo te conviertes en el motor y conductor de tu vida, y en estas condiciones, cuando el viento de los problemas te son contrarios no te queda otro remedio que remar cada vez más para sostenerte; el problema es que en estas circunstancias el futuro te es incierto, y el otro problema es que cuanto más remes, más cansado estarás y con menos ganas de avanzar.

Esto es lo que distingue este tiempo, y es por esto que cuando les preguntamos cómo andan, la gente contesta: Remando; es así que aquellos que no entregan verdaderamente su vida a Cristo, se la pasan remando en el matrimonio, reman en la salud, reman en la economía y en cada área de la vida que ellos eligen vivir como les parece mejor.

Remar tal vez le toque a los incrédulos, pero lo extraño es que en muchos casos los creyentes mantienen este tipo de comportamiento, y sin el señorío de Cristo en su vida se pasan la vida remando cada vez más, hasta desfallecer; y lo más grave es que cuando se comienzan a hundir en su propio mar de problemas terminan culpando al pastor, a los líderes, y al mismo Dios por los problemas que no supieron sobrellevar.

Quien no entrega totalmente su vida a Cristo, por lo general no se da cuenta de que el entorno que tiene en su vida nunca es neutro, pues la gente que te rodea o te favorece o te perjudica, te impulsa a buscar la perfecta guía de Dios para hacer su voluntad, o te detiene en el ministerio y en tu vida espiritual en general.

Y es cierto que hay entornos sobre los que no podemos hacer nada para mejorarlos porque ellos mismos no quieren ser corregidos y cambiar su vida, aun sabiendo que es lo mejor para ellos mismos; pero también es cierto que hay otros en los que podemos influir predicándoles la verdad del evangelio y que esa verdad les haga libre de sus propios problemas al depositar su confianza en el Señor.

Anuncios

Nos damos cuenta entonces de que cualquiera sea el entorno que mantenemos en nuestra vida, la clave está en dejar a Jesús que suba a la barca de nuestra vida, pero dejando que sea Él quien la conduzca y haga avanzar, recibiendo la fortaleza necesaria para que obre en nosotros, y como dice el apóstol, dejemos de ser nosotros para que sea Cristo el Señor de nuestra vida.

Recuerda siempre que el viento se calmó cuando Jesús se subió con los discípulos en la barca, es decir que actuó primeramente en su vida dándoles fe y esperanza antes que en sus circunstancias, porque la clave está en que nos abramos al obrar de Dios y le permitamos que actúe en tu vida, no solo en las situaciones negativas o difíciles, sino también cuando las bendiciones nos alcanzan y hacen abundar.

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Predicaciones Cristianas - El uso apropiado del Poder

Dios tiene un proposito

Predicas Cristianas Escritas.. Cuesta ser lleno de la unción, pero necesitas encontrar el proposito de Dios en tu vida para que cada vez que abras tus ojos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *