Inicio / Predicas cristianas / Estoy contigo, no temas

Estoy contigo, no temas

Predicas Cristianas

Texto clave: Génesis 28:20-22.

Objetivo: Mostrar que el Señor nos ama y aunque cometamos errores él está presto a perdonarnos a bendecirnos y guardarnos si lo aceptamos en nuestra vida. Por gratitud y amor somos movidos a ser fieles a Dios en los diezmos y ofrendas.

INTRODUCCIÓN

Anuncios

¡Te mataré, te aseguro que no escaparás de mis maños! La tragedia golpeó aquel hogar. Aquel día fue muy trágico, aquella hermosa familia, se dividía por una disputa entre sus miembros.

Sus padres tendrían que ver con tristeza la partida de uno de sus hijos. ¿Qué sucedió? Aquella pareja no podían tener hijos, y después de muchos intentos, resultó positivo el embarazo y más aún eran mellizos.

Los dos niños crecieron en aquel lindo hogar, todo parecía perfecto. Pero un día ya aquellos jóvenes crecidos, ocurrió una desgracia que causó la separación de uno de sus miembros.

Fue así como aquel hogar nunca más fue el mismo, porque por un ataque de rabia uno de los hermanos deseaba matar al otro por sentirse traicionado. Esta historia nos muestra como el pecado ha causado estrago desde sus inicios, y les invito a ver en la Biblia como a pesar nuestras malas decisiones, Dios tiene misericordia de nosotros.

DESARROLLO

Esta interesante historia se encuentra registrada en el libro de Génesis  capítulos 27 y 28. Hoy recordaremos algunos detalles de este relato. Isaac ya había envejecido y antes de fallecer decidió llamar a su hijo Esaú para darle la bendición de los primogénitos, pero su mamá Rebeca escuchando sus intenciones, decidió adelantarse y preparar un plan engañoso para que la bendición fuese otorgada a Jacob en lugar de Esaú.

Anuncios

I. ¿Quién era Jacob?

Jacob, mellizo junto a su hermano Esaú, hijo de Isaac, nieto de Abraham, quien se convertiría en el tercer patriarca del pueblo de Israel y el padre de las doce tribus.

A Jacob le gustaba estar en casa haciendo el trabajo doméstico, era varón quieto y habitaba en tiendas, su madre era más apegada a él. Por otra parte Esaú le gustaba la vida en el campo, era diestro en la casa y su padre tenía más amor por él pues comía de lo que cazaba.

Antes de nacer, en el vientre de la madre los niños luchaban y al consultar a Dios, él les profetizó que serían dos grandes naciones y que el mayor serviría al menor (Génesis 25:23).

En el nacimiento se vería también la lucha de los hermanos. Al salir Esaú, el hijo primogénito, tenía la mano de su hermano Jacob sujetada del calcañar (Génesis 25:26). Por tal motivo el menor recibió el nombre de Jacob que significa: el que toma por el calcañar o suplanta, engañador.

Anuncios

El deseo de la primogenitura  para Jacob salió a la luz luego de que su hermano volviera del campo muy agotado y le pidiera del guisado de lentejas que había preparado, pues estaba cansado. La condición que le propuso Jacob para darle aquel guiso a su hermano era que le vendiera su primogenitura, así menosprecio Esaú este privilegio y acepto el trato aun con juramento (Génesis 25:27-34).

II. La huida de Jacob.

La historia nos cuenta que un día Isaac, estando ya viejo, decidió llamar a Esaú para pedirle que fuese a cazar y le preparara su comida favorita y así otorgarle la bendición. La madre, quien escuchó la conversación no estaba de acuerdo con la intención de Isaac ya que recordaba lo que Dios le había dicho, que el mayor serviría al menor (Génesis 25:23). Queriendo darle una ayudadita a Dios, Rebeca decide llamar a Jacob y armar una trampa para que Jacob recibiera la bendición en lugar de Esaú.

 Así sucedió conforme a lo planificado y el viejo Isaac cayó en la trampa, aun cuando tenía sus sospechas. Al regresar Esaú con el pedido de su padre se encontró con la sorpresa de que ya la bendición había sido otorgada a su hermano, quien haciéndole honor a su nombre, lo había engañado. Tal fue el enojo del muchacho, que aquel hogar nunca más fue el mismo.

Esaú pensó en darle muerte a su hermano, y la mamá sabiendo de sus malas intenciones decidió crear otra salida para que Jacob huyera a donde Esaú no lo pudiese alcanzar. Así fue como aquellos padres tuvieron que ver partir a su hijo, aquella hermosa familia se disgregó y se perdió la armonía que reinaba, trayendo malestares cada vez mayores. Durante los veinte años que Jacob estuvo fuera de su familia no supo de ella y no pudo ver la muerte de su querida madre.

Anuncios

III. El encuentro y pacto de Jacob con Dios. Génesis 28:20-22.

A estas altura de la historia nos encontramos con un Jacob huyendo, cansado del camino e incluso sin saber bien a donde va. Se detiene a descansar, y Dios se le reveló por medio de un sueño. Es bueno destacar las circunstancias en las que se encontraba Jacob.

a. Estaba huyendo por engañar a su hermano. Las condiciones de su viaje no eran por decisión propia, sus malos actos habían provocado la ira de su hermano y por eso debía escapar para librarse de la muerte antes de que fuera demasiado tarde.

b. Tenía incertidumbre hacia donde iba. Al salir de manera repentina no tenía idea para donde iba, solo sabía que debía huir lejos. Su padre y su madre lo orientaron a ir a la familia de su madre en Padan-aram.

c. No contaba con recursos para emprender una empresa por cuenta propia. Debía ir a trabajar para sustentarse, esto era como comenzar una vida nueva desde cero y sin ningún apoyo.

d. No sabía cómo le recibirían en el lugar donde llegara. Aunque pensaba ir a la familia de su madre, no tenía la misma confianza con ellos y no sabían cómo reaccionarían con su presencia en su casa.

e. Y seguramente tenía temor de los peligros que pudiese encontrar en el trayecto.

Todo esto y tal vez muchas más eran razones para pensar en un fracaso seguro,  pero el Dios de sus padres se encargaría de hacer posible lo que él consideraba imposible. Fue así como Dios se le presenta para darle confianza y mostrarle su cuidado.

IV. Jacob sueña.

Cansado del camino, Jacob decide descansar, busca el lugar más indicado para ello y es en ese momento que Dios se le manifiesta a través de un sueño, Génesis 28:12-16. En ese sueño Dios le muestra la conducción divina y le promete cuidado y protección. Dios se manifiesta para darle esperanza en medio de la terrible crisis.

Veamos las promesas que el Señor le hizo en aquel sueño.

  • Dios se identificó como el Dios de sus padres y prometió darle la tierra en donde estaba acostado por heredad a él y su descendencia (Génesis 28:13).
  • Su descendencia seria grande y extensa como el polvo de la tierra y por ella serian benditas todas las naciones (Génesis 28:14).
  • Le prometió que donde quiera que estuviera estaría con él y lo guardaría (Génesis 28:14).
  • Prometió traerlo de vuelta a la tierra donde se encontraba.

Allí en ese lugar, en las circunstancias más adversas, es Dios quien lo busca y le promete levantarlo en alto, porque a través de ese joven insignificante Dios preservaría a su pueblo y era necesario que Jacob lo entendiera. Dios estaba haciendo en ese momento un gran milagro, dándole esperanza a Jacob cuando su vida estaba hecha pedazos.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicaciones Cristianas - El uso apropiado del Poder

Dios tiene un proposito

Predicas Cristianas Escritas.. Cuesta ser lleno de la unción, pero necesitas encontrar el proposito de Dios en tu vida para que cada vez que abras tus ojos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *