Inicio / Predicas cristianas / La salvacion

La salvacion

Predicas Cristianas

Llevamos quince años haciéndolo en este lugar, y cuando uno predica el evangelio es común que nos pregunten: ¿Salvo de qué tengo que ser?, y no es fácil dar una respuesta ya que debemos hablar de algo que se basa en la fe puesta en el sacrificio de Cristo.

No es fácil hacer entender a una persona del mundo que todos fuimos afectados por el pecado y “la justicia de Dios (es) por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:22-23, pues nacemos con el pecado, “he aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre” Salmo 51:5, y es el pecado lo que nos hace ser no salvos y lo que nos separa de Dios, manteniéndonos en el camino a la destrucción eterna.

Pero la pena justa por el pecado sólo Dios podría pagarla, entonces Dios se hizo hombre en Jesucristo, vivió entre nosotros, y se sacrificó por nosotros siendo crucificado; la muerte de Jesús en la cruz fue el pago perfecto y completo por nuestro pecado, “y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” 1 Juan 2:2, entonces, “cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” Hechos 16:31.

Leamos la palabra de Dios en Hechos 2:38-47 “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”.

Anuncios

Presento este tema hoy no porque sea nuevo para muchos en la congregación, sino porque es necesario que empiece a ser de interés para todos, y ante las circunstancias que vive el mundo es un deber básico de un pastor cristiano hablarlo de modo pleno y simple.

Ha llegado el momento en que es necesario y muy importante decirles a los hombres lo que no deben hacer para ser salvos pues satanás no había introducido tantas mentiras para descarriar a los hombres como ha hecho en estos tiempos por lo que es necesaria mucha enseñanza e instrucción para mostrar lo que los pecadores no tienen que hacer si desean ser salvos.

Lo primero es que no crean que no tienen nada que corregir ya que si los hombres creen que no tienen que hacer nada, lo más probable es que nunca sean salvos, por lo que es necesario no confundirse o equivocarse en lo que hay que hacer.

El deber de los pecadores se comprendería fácilmente si no fuera por las falsas doctrinas con respecto a lo que Dios requiere como condiciones para la salvación, por lo que debemos estar alerta para no ser engañado en algo de tanta importancia.

Tampoco debemos pensar que no podemos hacer lo que Dios quiere, pues si partimos de la base que no podemos, esta suposición será fatal para la salvación; como tampoco debemos partir de que tenemos tiempo y podemos dejarlo para más adelante, de manera que si tienes la intención de ser salvo o esperas serlo, debes ponerte firme como una roca para no ser engañado, pues el evadir el deber es lo que ha destruido más almas.

Casi todos los hombres tienen intención de arrepentirse y de alguna manera esperan llegar a ser santos, porque saben que deben serlo para poder ver a Dios y gozar de su presencia, pero aplazan este asunto para un futuro, y mientras tengan el poder de decidir si hacerse santos o no, aprovechan el tiempo para gozar del pecado.

Y así los pecadores van descendiendo al infierno a causa esta idea engañosa, no importa si el tiempo es cercano o lejano, el engaño es fatal, el aplazar la salvación es matar el alma, no se dan cuenta de que satanás ha puesto su espíritu sobre ellos y les lleva a donde él quiere.

Anuncios

Ahora, si quieres ser salvo debes resistir y alejar este espíritu, debes dejar de aplazar tu entrega prometiendo que te volverás a Dios en el futuro; suponte que tienes asuntos importantes que afectan tu vida y es posible que dentro de una hora sea demasiado tarde, ¿No te dispondrías a resolver el asunto inmediatamente?

¿Habría alguien que deje un negocio de grandes intereses económicos para mañana, y al llegar mañana, para el día siguiente, y así indefinidamente?, ¿No sería más sensato atender el negocio ya?.

Dios ha hecho todo lo que le corresponde para tu salvación, o está dispuesto a hacerlo cuando tu actitud se lo permita hacerlo; entregó a su Hijo para que muriera por ti, ahora, ¿Que estás esperando para hacer tu parte?, porque hay cosas que tú tienes que hacer que Dios no puede hacer por ti, no hará las cosas que te ha mandado y revelado como condiciones de tu salvación.

Dios quiere tu arrepentimiento y fe, pues “sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” Hebreos 11:6.

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Predicas Cristianas.. Cuando un santo es restaurado

Cuando un santo es restaurado

Predicas Cristianas, ¿qué sucedió con Elías? Ahora vemos a “santo restaurado” y dotado con nuevas fuerzas y con nuevos propósitos. Toda restauración espiritual tiene..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *