Inicio / Predicas cristianas / Mira la condición de quien te aconseja

Mira la condición de quien te aconseja

Predicas Cristianas

El éxito es una cuestión de actitud, una mente en Cristo es elemental para lograr tus metas espirituales, y los buenos hermanos nos ayudan a lograrlas aunque parezcan imposibles, no te dejan sólo con tu proyecto, y mucho menos te critican para tirar abajo tus ideas.

Tengamos en cuenta que queramos o no, todos somos influenciados por los que nos rodean en la forma de hablar, de vestir, de pensar, o de actuar, por lo que juntarse con personas exitosas que te llenen de conversaciones profundas, que te incorporen un léxico correcto, que compartiendo la palabra de Dios hablen de ideas, de proyectos, y no simplemente de las cosas del mundo y como el mundo habla de ellas, juntarse con los que se visten de cristiano usando toda la armadura para alcanzar sus metas, y que sabes que lo harán porque están sólidos en Cristo, eso es lo que nos lleva a la madurez; ahora….., ¿Cuántos de tus amigos te ayudan a llegar a donde quieres en Cristo y te levantan el ánimo para seguir adelante?.

Dejemos de juntarnos con personas tóxicas, los que hablan a nuestras espaldas no les tengamos en cuenta, pues si están a tu espalda y debajo por la misma razón, pero como no tienen vida espiritual siempre intentarán hacer ruido en la tuya, de manera que si no puedes cambiarlos, lo mejor es empezar a tomar distancia de este tipo de personas.

Leamos la palabra de Dios en Proverbios 13:17-20 “El mal mensajero acarrea desgracia; Mas el mensajero fiel acarrea salud. Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; Mas el que guarda la corrección recibirá honra. El deseo cumplido regocija el alma; Pero apartarse del mal es abominación a los necios. El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado”.

Anuncios

El mundo te juzga por tus compañías como también por tus obras, por lo que como cristianos debemos tener mucho cuidado con quién nos juntamos, por lo tanto:

“no os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente” 2  Corintios 6:14-16.

Te has preguntado qué parte el creyente concuerda con el incrédulo, piensa con quién andas o compartes tu tiempo, pues cuando viene una palabra de Dios no es en vano, y tendrás que comenzar a ver quiénes son tus compañías.

Cuando llega una Palabra específica a tu vida deberás comenzar a trabajar por esa visión solo, porque fue para ti, como todos los que recibieron la Palabra del ministerio, o del don, y su confirmación, comenzaron a trabajar por ella sin esperar que los demás lo entiendan, aun siendo de tu familia, tus amigos, o hermanos, ya que el Señor te dio ese privilegio a ti, y sólo tú deberás pagar el precio.

Y dentro de la iglesia tampoco estas a salvo de la incomprensión pues tendrás que cuidarte de aquellos que te chupan la fe, que te desaniman diciéndote: No podrás; Es difícil; No se puede, pero si tienes la Palabra:

“procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Más evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos. Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra” 2 Timoteo 2:15-21.

Dejemos claro que esto no es hacer acepción de persona, pues sabemos que eso no le agrada al Señor, estoy hablando de con quién compartirás los sueños y esfuerzos de tu ministerio, los que te darán una palabra de aliento y apoyo cuando lo necesites, por eso es necesario que te unas a gente de fe y sacrificio, que hable tu mismo idioma y tenga tu mismo deseo de cumplir con la voluntad del Señor.

Anuncios

Déjame decirte algo, no te dejes influir por nadie pues influir significa interferir, invadir, llevarte por un camino que no es el tuyo para hacer cosas que nunca te habías planteado hacer, permanece atento y elige, pero recuerda que es tu responsabilidad cumplir el propósito de Dios.

Quienes te aconsejan influyen sobre tu vida, y existen influencias buenas y malas, por lo que hay que saber discernir qué consejos seguir y cuáles no, que amigos elegir para confiar cuando necesitemos ayuda y de cuales debemos alejarnos un poco ya que debemos ser nosotros mismos originales y no cambiar nuestra manera de ser por otras personas.

Y la mejor arma para no dejarse influenciar es la confianza en uno mismo y en el conocimiento propio de las cosas de Dios, pues eso hace que nunca dejemos de ser nosotros mismos por caerle bien a alguien, o a hacer lo que nos digan porque pensamos que los demás saben más que nosotros.

La realidad es que muchas veces deberás pagar el precio solo de ser el incomprendido, el que está en contramano de muchos, escucharás burlas, críticas aún en tu propia familia, por lo que el Señor dijo:

“Los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí” Mateo 10: 36-38

Recordemos que Jesús a pesar de los milagros y prodigios era reconocido como el carpintero.

Debemos seguir trabajando por lo que el Señor nos encomendó sabiendo que el premio es grande, y si realmente caminamos con Jesús nuestra vida debe reflejar a Cristo en nuestros actos, nuestra forma de hablar, de sentir, de vivir, pues eso es predicar con el testimonio; a Pedro, en la noche que apresaron a Jesús y a pesar de la negación, su manera de hablar lo delató.

Anuncios

De qué sirve conservar en un árbol su apariencia, sus formas, y su aspecto, pero en miniatura, pues no da fruto, no da sombra, ni sirve su madera, solo sirve de adorno.

En las cosas de Dios pasa lo mismo, el Señor da el crecimiento y el diablo puede hacer el bonsái cristiano con apariencia de maduros, de mucho conocimiento, de muchas buenas intenciones, pero que son solo apariencias, de qué sirve un cristiano así, no tiene frutos porque el enemigo lo alimentó solo lo suficiente para hacerlos como bonsái espirituales que sólo estarán a tu lado en los logros, pero no en el sacrificio, te quitaran la comunión con Dios al llevarte a la falta de lectura de la Palabra de Dios, de la oración, y del estudio.

Te veo a ti en manos del Señor, en alturas que ni te imaginas, donde los débiles no pueden llegar, imagínate un barrilete con tu nombre, un barrilete que no le teme a los vientos de Dios, y entenderás que esos vientos Dios los utilizará para ir marcándote las debilidades, los defectos, y los errores que únicamente te servirán de estorbo en tu ministerio, aprovéchalos cuando aparezcan para pedirle al Señor que te guíe y ayude a quitarlos de tu vida.

Aprovecha cuando vengan las tempestades de las pruebas para asegurarte que la cuerda de la fe resista, aprovéchalas para que la estructura del conocimiento de Dios y Su Palabra aguante, y que el equilibrio que solamente nos puede brindar los frutos del Espíritu Santo te mantenga sólido y firme pues son éstas las cosas que te llevarán a los lugares reservados sólo para los escogidos.

Tú fuiste creado para eso, para las alturas, para como las águilas pasar por sobre la tormenta y no para pelearla y desgastarte; el Señor te dio alas como de águila, entonces utilízalas como Él quiere.

El que te manda, nuestro Dios y Señor te prometió no dejarte solo nunca porque te ama, y si esta Palabra te hizo ver algo que no habías visto, o entender lo que Dios espera de ti, este es el momento de cambiar y entregarte al servicio, no lo dudes, no pierdas más tiempo y comienza a hacer la voluntad de Dios dejando que se cumpla Su propósito en tu vida.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Escritas

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Predicas Cristianas.. Cuando un santo es restaurado

Cuando un santo es restaurado

Predicas Cristianas, ¿qué sucedió con Elías? Ahora vemos a “santo restaurado” y dotado con nuevas fuerzas y con nuevos propósitos. Toda restauración espiritual tiene..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *