Inicio / Predicas cristianas / Quiero ser alguien en la vida

Quiero ser alguien en la vida

Predicas Cristianas

Textos claves: 1 Juan 3:1, Mateo 6:33, Eclesiastés 12:13, Lucas 19: 1-10

Objetivo: Ser alguien en la vida no lo define el grado de instrucción, las riquezas, el poder o alguna otra cosa de una persona. En Dios, solo en él encontraremos todo lo que necesitamos para ser felices y obtener plenitud.

INTRODUCCIÓN

Estaba un niño jugando con sus compañeros, muy entretenido y escucha a su mama que lo llama desde la ventana de la casa. Hijo ven para la casa, ya es hora de hacer la tarea, le dijo la madre un poco impaciente, era la segunda vez que lo hacía y no quería llamarlo nuevamente. El niño conocía a su madre y sabía que si no iba pronto iba a tener problemas, por lo que se despidió de sus amigos y se fue para la casa.

Anuncios

Al llegar a la casa entro y la mama lo mando a lavarse las manos y a buscar sus útiles escolares, libros y cuadernos para que realizara su tarea. El niño fue aunque con desánimo y con no muchas ganas, a lo que la mama le dijo ¿Acaso quieres terminar siendo un vago y un don nadie? ¡Debes estudiar, para que cuando crezcas seas alguien en la vida!

¿A qué se refieren los padres cuando les dicen eso a sus hijos? ¿Qué quieren decir con eso de “ser alguien en la vida”?

Estoy seguro de que los padres desean que sus hijos sean felices y prósperos, piensan que el tener éxito al obtener un título universitario, un buen trabajo con buen sueldo y obtener bienes y riquezas los harán alguien en la vida. Tristemente la sociedad se ha encargado de medir a las personas y estimarlas por las riquezas que tienen, el cargo o el poder, entre otras cosas.

Piensa para ti mismo ¿qué es lo que determina el ser alguien en la vida? De acuerdo a eso ¿Eres alguien en la vida?

DESARROLLO

Nuestro valor para Dios (1 Juan 3:1). Aunque quizás no seamos apreciados o valorados por las personas, nuestro valor para con Dios es tal que nos considera sus hijos. Al ser hijos del Creador de todo, del Rey de reyes, entonces podemos decir que somos príncipes y princesas. Más que eso, no solo nos considera sus hijos, sino que envió a su hijo para que muriera por nosotros y pudiéramos ser salvos (Juan 3:16).

El mismo Jesús siendo rico, teniéndolo todo, se hizo pobre, para que por medio de su pobreza nosotros fuésemos enriquecidos (2 Corintios 8:9). Siendo el Rey del universo, y de todo lo creado, vino a este mundo haciéndose como uno de nosotros para que tengamos vida por medio de su sacrificio. Nuestro valor es incalculable para Dios, la sangre de su hijo. No debemos menospreciarnos, debemos entender que somos muy valiosos para Dios por lo cual aun antes de nuestra existencia fuimos salvados y a un alto costo.

Anuncios

Nuestro objetivo por alcanzar (Mateo 6:33). No debemos hacer nada para ser alguien en la vida. Sin embargo si algo debemos buscar, es el reino de Dios y su justicia, las demás cosas son vanidad, el Señor las proveerá a su debido tiempo.

Bien dijo el sabio Salomón resumiendo su discurso: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios y guarda sus mandamientos porque esto el todo del hombre” (Eclesiastés 12:13). El todo del hombre lo resumen en dos partes.

  • Temed a Dios: Aunque pudiera tener alguna relación con el miedo (Juicio final de Dios), este término va más allá y se refiere a reverencia, honra, respeto, obediencia, adoración y gloria a Dios, entre otras cosas (Apocalipsis 11:18, 14:7, 15:4).
  • Guardar sus mandamientos: En toda la biblia se encuentran enseñanzas y principios de Dios para aplicarnos a nuestra vida. Sin embargo, Dios dejo a la humanidad de manera explícita en su palabra los diez mandamientos (Éxodo 20:1-17) los cuales debemos cumplir, ellos se basan en el amor, amor a Dios con todo el corazón, alma y mente y amor al prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22:34-40).

Jesús y Zaqueo

Lucas 19:1-2. Iba Jesús de paso por Jericó y alguien tenía deseos de encontrarse con él, Zaqueo. Si nos vamos al término popular “ser alguien en la vida” podemos decir que Zaqueo cumplía las características a las que hace alusión el término mencionado.

  • Era un hombre muy rico: Si las riquezas nos definen como “alguien”, Zaqueo era uno de los primeros en estar en esa lista.
  • Era publicano: Tenían grandes ganancias en su trabajo. Los publicanos eran los funcionarios romanos que cobraban el impuesto de aquel entonces, en ese momento Roma tenían supremacía y dominio sobre los judíos por lo cual estos debían pagar impuestos a los romanos. Sin embargo, si un judío aceptaba este cargo, era considerado como traidor, era despreciado y considerado como uno de los más viles pecadores por su pueblo. En general, si no es que todos, aquellos que ocupaban ese cargo oprimían al pueblo cobrando más del impuesto exigido, así extorsionaban al pueblo por lo cual se hacían ricos a costa de ellos, otra causa más por la cual aborrecerlos.
  • Jefe de los publicanos: No solo era publicano, sino el jefe de ellos en Jericó, tenía poder y autoridad sobre los demás, siendo el jefe es probable que fuera más acaudalado. Por otra parte, debía tener un buen grado de instrucción o en tal caso tener un buen conocimiento y destacarse pues era el jefe.

Lucas 19:3. Es de extrañar que una persona del tipo de Zaqueo tuviera deseos de ver y conocer a Jesús, después de todo podemos decir que material y físicamente no necesitaba nada. Es probable que haya escuchado de los milagros de Jesús pero él no estaba enfermo ¿Cuál sería la razón de que Zaqueo deseara ver a Jesús?

Al parecer Zaqueo no se sentía del todo bien con la vida que llevaba, era considerado como lo peor de la sociedad por su profesión y con razón. Él sabía que Jesús no solo restauraba físicamente, él mismo Jesús había recibido a un publicano como uno de sus discípulos, considerado pecador, y lo había restituido, dándole paz y seguridad a su alma (Mateo 9:9-13).

Anuncios

Zaqueo tenía un impedimento para siquiera ver a Jesús, era pequeño de estatura y había una gran multitud, nadie le daría paso para llegar hasta Jesús, y mucho menos sabiendo quien era él.

Lucas 19:4-5. Su deseo de verle era tal que se las ingenió para ver al maestro. Corrió adelante por donde pasaría la multitud con Jesús y sin pensar en que lo que diría la gente se subió a un árbol de sicómoro.

Algo impresionante ocurriría, la multitud avanzó hasta quedar debajo del árbol y Jesús alzando su mirada amante lo llamo por su nombre diciéndole que bajara porque le era necesario posar en su casa.

Cuando realmente tenemos el deseo de encontrarnos con Jesús, él mismo se acerca a nosotros y llena de bendición nuestras vidas. Zaqueo quizás pensó en contemplar a Jesús desde aquel árbol, escuchar algunas palabras de él y luego que la multitud pasara volver a su vida cotidiana, nunca se hubiera imaginado que Jesús iría a su casa y más que eso llevara felicidad y salvación a su vida.

Jesús te conoce personalmente y sabe todo lo que hay en tu vida, sabe cuáles son todos tus problemas, conoce perfectamente los sentimientos más profundos de tu corazón. El llena el vacío que puede haber en nuestras vidas y suple toda necesidad que hay en el corazón del hombre. Es por eso que debes abrir tu corazón a él y aceptar las bendiciones que tiene para tu vida, así como lo hizo con Zaqueo.

Lucas 19:6-7. Creo que en ese momento no había nadie más contento que Zaqueo, aquel aborrecido por muchos, tenía ahora el gran honor de ser visitado por el Maestro Divino. No espero para bajarse de aquel árbol y caminar con Jesús. Al momento de escuchar el llamado de Jesús no debemos dudar, debemos aceptarle con prontitud y recibirlo con gozo, pues lo que nos ofrece es más que cualquier otra cosa.

Siempre que Dios quiere obrar milagros en la vida de una persona, encuentra oposición y rechazo por parte de aquellos que son movidos por el enemigo. Jesús mismo no fue la excepción, al querer restaurar esta alma pecadora muchos murmuraban, creyéndose limpios, por su vínculo con los pecadores. Cuando Jesús recibió esta oposición en el caso de Mateo él les contesto: “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos”,… “No he venido a llamar justo, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9:12-13). Ese mismo mensaje lo repite aquí, “Porque el hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10)

Jesús vino a sanar y a restaurar al pecador, aquellos que crean que son lo suficientemente buenos y no necesitan del gran médico quedaran a su suerte, no recibirán defensa el día del juicio final, ni tendrán perdón de sus pecados por Cristo. Debemos tener cuidado de no ser instrumentos de satanás, es difícil para muchos tomar la decisión de seguir a Cristo y caminar con él por el “que dirán”, que dirán mis amigos, que dirán mis familiares, que dirán mis compañeros de trabajo o de estudio. Seguir a Cristo es la mejor decisión que puede tomar una persona en su vida, es una decisión propia, muy seria, que no debe depender de lo que digan los demás, al fin y al cabo la salvación es personal.

Lucas 19:8-9. El arrepentimiento de Zaqueo no fue superficial, sus frutos comenzaron a verse pues ofreció la mitad de sus bienes a los pobres, y además devolvería cuatro veces más a aquel que hubiera defraudado. Demostró así que su riqueza no lo ataba, ni nada de lo que poseía en este mundo, y que mejor que todo eso era lo que Jesús le había dado, una nueva vida, el perdón de pecados, felicidad plena y la seguridad de salvación.

Al arrepentirnos de todo corazón y aceptar a Cristo en nuestras vidas de forma sincera obraremos de manera natural haciendo el bien. La restauración de Dios es completa pues no solo fue a él sino también a su familia, que gran bendición recibió este hombre y su casa.

CONCLUSIÓN

Nada de las cosas estimadas por este mundo tales como riqueza, poder, gloria, fama y otras cosas, define si somos alguien en la vida o no. Si nos damos cuenta todas esas cosas son vanidad, son pasajeras y tienen su fin. Ninguna de ellas puede darnos lo que realmente es valioso, pues con ellas no podemos comprar ni obtener el verdadero amor, la felicidad plena, la paz completa, la salud, la vida entre otras cosas.

Solo Dios nos ofrece todas estas cosas, él nos ama y nos considera sus hijos, desea que seamos prósperos en todas las cosas, sin embargo nuestro corazón debe amarle a él antes que todo, siendo capaces de cumplir su voluntad en cualquier circunstancia.

Así como Zaqueo que tenía todo pero en realidad estaba vacío y necesitaba algo más por lo cual fue en busca de Jesús, nosotros también podemos estar en esa situación. Pensamos que somos autosuficientes que podemos resolver por nosotros mismos nuestros problemas y que tenemos todo lo que necesitamos, pero realmente nuestra vida es vacía y no tiene paz ni esperanza y refleja infelicidad. Sin embargo tenemos la oportunidad de buscar a Jesús si lo deseamos y él mismo vendrá a nosotros y nos llenara de bendiciones y nos dará esperanza, felicidad y salvación a nuestras vidas.

LLAMADO

¿Eres despreciado por tus amigos, por tu familia o por la sociedad y sientes que no vales nada? O por otro lado, ¿te crees autosuficiente que no necesitas de nadie, ni siquiera de Dios?

Si te sientes despreciado debes estar seguro que para Dios eres muy valioso y tu valor no depende de tu estatus social, riqueza o cualquier otra cosa vana, eres valioso pues eres hijo de Dios y el dio su vida por ti para salvarte.

Debes saber también que si por otro lado te sientes autosuficiente, todo lo que tienes, aun tu vida se lo debes a Dios, el provee de todas las cosas. Las riquezas, poder, gloria y cualquier otra cosa que este mundo pueda ofrecer son perecederas y tienen fin. El Señor te ofrece más que eso, pues llenara el vacío que hay en tu vida y te dará felicidad plena, paz y vida eterna.

No dudes más en aceptarle y venir a él, te espera con los brazos abiertos y tiene muchas bendiciones para ti, quiere darte felicidad plena y salvación, acéptalo ahora mismo en tu corazón.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas.. Amigo de la humanidad

Un verdadero amigo

Predicas Cristianas Escritas, seguramente que alguna vez te has sentido decepcionado de una amistad, y por cierto que duele cuando un amigo te traiciona, te..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *