Inicio / Predicas cristianas / Vivir en el espiritu

Vivir en el espiritu

Predicas Cristianas

Las amistades son fundamentales para nuestro crecimiento espiritual ya que la influencia que recibimos de ellas es determinante en el crecimiento, estancamiento o retroceso espiritual, y es por esa razón que los cristianos debemos ser cuidadoso de dos cosas, las amistades, y las palabras que recibimos de ellas, ya que con ellas pueden ayudarnos a crecer, estancarnos, o retroceder en las cosas personales y espirituales.

Todo cristiano enfrenta debilidades y está expuesto a ataques en lo personal y espiritual, en lo moral, el dinero y poder, fundamentalmente a consecuencia de no pasar tiempo con Dios ya que el cristiano desarrolla su vida espiritual a partir de la relación con Dios, de manera que nunca debemos considerar que los otros pueden caer espiritualmente y nosotros no.

Los cristianos que han caído en pecado se convencen de que los demás cederían a la tentación, pero ellos no, y por esa razón debemos mirar qué pasos damos, dependiendo en todo momento del Señor, con el propósito de guardarnos.

Leamos la Palabra de Dios en Eclesiastés 4:9-13 “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto. Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y necio que no admite consejos”.

Anuncios

La salud espiritual tiene importancia de vida o muerte, es fundamental para todo creyente, por lo que saber cómo cuidarla es nuestro deber; también nos dice la Palabra que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo y como templo de Dios debe ser santo pues Dios no mora en templo sucio.

Ni la mujer más linda, ni el mejor trabajo, ni los mejores amigos, ni el placer más grande, ni nada en este mundo vale la pena si eso significa descuidar tu vida espiritual y todo lo que Dios quiere hacer en tu vida; cuantos hay que por una pequeña crisis dejaron ministerio, cristianismo, y todo, pero lo que me sucede, o puede suceder, ¿vale tanto como para dejar el supremo llamamiento de Dios en Cristo, el privilegio de servirle?.

Si no somos capaces de luchar por nuestra vida espiritual, con el fin de tener una relación creciente con el Señor, entonces no servimos para ser sus discípulos; si no podemos ser fieles con esto, ¿Cómo podemos esperar que Dios nos dé algo más?, hay cristianos que hacen muchas cosas desagradables para Dios, y se engañan a ellos mismos y a los demás dando una imagen de siervo, pero jamás Dios los podrá usar si no pueden permanecer fiel en obediencia a Su Palabra.

Por ejemplo, las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres, aún hablar de las cosas que los pecadores hacen en secreto es vergonzoso, “hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” Filipenses 4:8, “digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. …., 21como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” Gálatas 5:16-19, 21.

El verdadero creyente podrá caer mil veces, pero cada vez debería caer menos y con menos frecuencia, porque se levantará nuevamente a la obediencia y arrepentimiento; pero el que permanece sin cambio durante años, sigue maltratando a la familia, sigue alcoholizándose o drogándose, es decir, pecando deliberadamente y sin preocuparse por ello, no puede decir que es sincero en su fe pues es una máscara de cristiano que usa para los demás, olvidando que “Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” 1 Samuel 16:7.

Por esto, la Biblia nos manda: “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?” 2 Corintios 13:5, no sólo para estar seguros de que en verdad somos creyentes, sino también para conocer el estado en que se encuentra nuestra alma delante de Dios.

1 Corintios 11:28 nos dice que es algo que deberíamos hacer al menos cada vez que participamos de la Santa Cena, pero no creo que ese sea el único momento en que debiéramos hacer un chequeo espiritual a fin de tener certeza de nuestra condición frente al Señor, “por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos” Hebreos 2:1; debemos ocuparnos de nuestra vida cristiana, y “como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” Filipenses 2:12-13.

Anuncios

Y una de las cosas que debemos hacer en la guía del Espíritu es eliminar las causas que pueden llevarnos a caer en lo espiritual es el descuido en guardar el corazón como nos manda el Señor diciendo: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” Proverbios 4:23, y no se está refiriendo al órgano que tenemos en el cuerpo físico, sino a la parte del alma donde está el entendimiento, la voluntad, y los afectos.

Si un creyente no tiene buena salud espiritual, no está capacitado para mostrarse como ejemplo antes los hermanos y los no creyentes ya que el evangelio tiene que ser predicado por testimonio, es tan importante que sin decir una sola palabra, los demás serán convencidos, de manera que si eres cristiano debes andar como Él anduvo, conociendo Su Palabra y viviéndola bajo la guía del Espíritu Santo, esta es la mejor forma de conocer y cuidar la salud espiritual.

“El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas” Mateo 12:35, por lo que en el hombre no renacido en Cristo el corazón es una fuente de maldad del que “salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” Mateo 15:19-20.

Pero en el creyente la santificación restaura y purifica el corazón, de manera que el amor a nosotros mismo es cambiado por el amor a Dios, y nuestra rebeldía por obediencia, el problema es cuando quedan restos de corrupción que de no ser cortados nos llevarán otra vez al pecado, “porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” Romanos 8:13, “haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas” Colosenses 3:5-7.

Pero para poder hacer eso debemos vigilar nuestros corazones, pues cuando un creyente descuida el deber de cuidar su corazón, será como un huerto en el cual comienzan a crecer las malas hierbas que no sólo afean el jardín, sino que consumen la fuerza y el vigor de las plantas que han sido sembradas en él.

Dios, con su gracia ha sembrado en nuestros corazones la fe, el amor, la esperanza, la mansedumbre, la humildad, y todos los frutos del Espíritu, pero a medida que descuidamos nuestra vida espiritual comenzarán a debilitarse, y con ellas se irá debilitando nuestra comunión con Dios.

Anuncios

Para guardar nuestra vida espiritual debemos someter cada pensamiento, sentimiento y deseo a la guía del Espíritu Santo, no actuando sin flexionar sobre la Palabra para conocer, y hacer, la voluntad de Dios, y si ese pensamiento, sentimiento o deseo es contrario a ella debe ser rechazado en el nombre de Jesús, “pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” 2 Corintios 10:3-5.

Para guardar el corazón tenemos que guardar también la boca, los ojos y los pies, pues quien verdaderamente desea guardar su corazón tiene cuidado con lo que habla, con lo que mira y con los lugares a donde va, si quieres guardar tu vida espiritual,  “aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal” Proverbios 4:24-27.

Para cuidar nuestra vida espiritual debemos orar a Dios para que nos purifique y perfeccione cada día más, dile ahora como el salmista: “¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión. Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío” Salmo 19:12-14“enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre” Salmo 86:11.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Predicaciones Cristianas Escritas

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Predicas Cristianas.. Cuando un santo es restaurado

Cuando un santo es restaurado

Predicas Cristianas, ¿qué sucedió con Elías? Ahora vemos a “santo restaurado” y dotado con nuevas fuerzas y con nuevos propósitos. Toda restauración espiritual tiene..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *