La iglesia indiferente

3. Pero presenta algunas tentaciones muy peligrosas para todos sus propietarios:

* A) Esto es ilustrado por la narración del joven rico de Mateo 19. Jesús dijo a Sus discípulos que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que para un rico ser salvo. ¿Significa esto que para un rico es imposible ser salvo? No. El continuo diciendo: “Para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible.”

* B) La razón es que el rico tendía a confiar en sus riquezas antes que en el Dios vivo. Este era el problema de los Laodiceanos. Pablo tiene mucho que decir sobre el peligro de las riquezas en 1 Timoteo 6:8-10, 17-19. El amonestó a los ricos a no confiar en la incertidumbre de las riquezas. Aquellos en Laodicea estaban confiando en las riquezas inciertas. Eran tan ricos que no sentían la necesidad de Dios.

4. La pobreza espiritual de una iglesia debido a una triple condición:

* 1) Pobre: espiritualmente en bancarrota, como un niño de la calle que nada tiene;
* 2) Ciego: era incapaz de ver su propia condición;
* 3) Desnudo: Sin un mínimo de genuina vestidura espiritual.

IV. LA EXHORTACION: “Yo te aconsejo…oro… vestiduras blancas y unge tus ojos” (verss. 18-19).

1. Este oro no podía ser obtenido en los bancos de Laodicea. Este podía ser comprado únicamente al Señor. 1 Pedro 1:7 podría ayudarnos a determinar que es este oro. Enseña que como el oro refinado en el crisol es más puro y fuerte, por tanto, nuestra fe, cuando es probada con numerosas pruebas, es más fuerte y de mayor valor que el oro que perece.

2. Como Barclay lo pone: “La riqueza puede hacer muchas cosas, pero hay cosas que por más dinero que se tenga jamás podrá conseguirse. La riqueza no puede comprar la felicidad; ni puede darle a nadie un cuerpo o una mente sana; la riqueza no puede consolar al que sufre una pena; la riqueza no puede comprar la amistad verdadera para el que ha quedado solo.

3. Si todo lo que tenemos para enfrentar la vida es nuestra riqueza,somos verdaderamente pobres en recursos. Pero si alguien tiene una fe que ha sido probada y refinada en el crisol de fuego de la experiencia, no hay nada que no sea capaz de enfrentar y es, verdaderamente, rico como nadie.

4. El Señor también les aconsejó para que compraran vestiduras blancas de manera que pudieran vestirse y no apareciera la vergüenza de su desnudez. Laodicea era un gran centro de elaboración de vestidos. La lana negra producida de las ovejas era bien conocida a través del mundo.

5. Pero la clase de desnudez sufrida por la iglesia allí, ni las buenas lanas podrían cubrirla. Estaban desnudos espiritualmente. ¿Qué son las vestiduras blancas referidas aquí? Con toda probabilidad es el carácter puro, santo y hermoso con el que el alma del cristiano debe ser vestida (Gálatas 5:22-23; Colosenses 3:12-15). Tales pasajes como estos deberán ser de ayuda en la determinación de lo que son las vestiduras blancas del

Cristianismo.

6. El Señor dice: “Y unge tus ojos con colirio, para que veas.” Laodicea era un centro médico del mundo antiguo. Era notable especialmente por el ungüento para el oído y los ojos que era vendido a través de toda la tierra. Pero el ungüento de Laodicea no podía ayudar a su ceguera. Estaban ciegos espiritualmente (2 Pedro 1:9). Necesitaban verse así mismos como Dios los veía. Necesitaban recibir de Dios las verdaderas riquezas, la verdadera justicia, y la verdadera visión.

7. En el vers. 19 encontramos una calurosa exhortación en esta severa carta a una iglesia en la que Jesús no pudo encontrar nada para alabar. De las siete cartas, esta es la única que no contiene alabanza de ninguna clase. El vers. 19 es una cita de Proverbios 3:12. Es también citado y expandido en Hebreos 12:5-11.

8. La enseñanza es que es muy natural del hijo recibir castigo cuando es necesitado, y es muy natural del padre dar castigo cuando es necesario. El castigo iba a venir en forma de persecución. En el vers. 11 dice: “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.”

9. La mejor forma de arruinar un hijo es dejarlo que tome su camino y haga lo que quiera. La mejor forma de arruinar un atleta es quitarles el vigoroso entrenamiento y disciplina que lo hace un atleta. La mejor forma de arruinar un ejército es remover la disciplina y las penalidades. El mismo principio se aplica al ejército del Señor.

10. La palabra “reprender” significa hacer que una persona vea el error de sus caminos y se arrepienta. No significa recontar o gritarle a una persona o regañarla. No significa decirle cosas irritantes. Significa hablarle de tal manera que pueda ser iluminado en cuanto a sus malos caminos (2 Timoteo 4:2-4).

11. El dice, “Sé, pues, celoso, y arrepiéntete.” En otras palabras, que deje de ser tibio y se vuelva caliente. Que se vuelva de su complacencia e indiferencia y se vuelva celoso por la verdad de Dios. Estos Laodiceanos eran lo opuesto en su actitud hacia los judíos de quienes Pablo escribió en Romanos 10:1-3. Dijo que ellos poseían celo, pero no acorde al verdadero conocimiento.

12. Estos en Laodicea tenían el verdadero conocimiento, pero no tenían celo. No se que es peor. Una persona con celo pero sin conocimiento es peligrosa. Hará algo aún si este es incorrecto. Pero una persona con conocimiento pero sin celo, es inservible. Es inservible para Dios, Cristo, la iglesia, y él mismo.

V. LA PROMESA: “Yo estoy a la puerta y llamo… si alguno oye mi voz… le daré que se siente conmigo en el trono” (verss. 20-21).

1. En el v. 20 el Señor extiende una invitación amorosa. La terrible ironía de estas palabras es que él es descrito estando afuera de las puertas de Su iglesia. ¡Qué increíble es que Cristo haya de ser impedido entrar en su propia iglesia! ¡Que amor! ¡Todavía nos solicita entrar!

2. Él dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” En este pasaje vemos la buena voluntad y ansiedad de Cristo por entrar a nuestras vidas y andar con nosotros. Jesús está a la puerta y llama. Busca entrar en nuestras vidas.

3. Este pasaje también sugiere la estrecha comunión que Cristo busca con Sus discípulos. La palabra “cenar” hace referencia a la comida de la noche, la principal comida del día para los griegos. No era una comida de afán sino un momento de casual asociación conjunta. El lenguaje usado aquí podría recordarle a uno la Cena del Señor.

4. Pero esto no es lo que está en perspectiva. Más bien, el pasaje habla de una comunión continua y sostenida que podemos disfrutar con el Señor. Otra lección es la responsabilidad del hombre. Cristo no entra a nuestras  vidas sin nuestro consentimiento y obediencia. El llama a la puerta. Podemos responder, o podemos rehusar contestar.

5. Barclay dice: “Tendremos una imagen clara y correcta si recordamos que en oriente los tronos eran más como un diván que como un sillón. El que salga victorioso en la batalla de la vida compartirá el trono del Cristo  victorioso.”

6. La victoria de Cristo sobre la muerte garantiza la victoria para cada uno de nosotros que permanezca fiel a Él (Romanos 8:16-18; 2 Timoteo 2:12). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.” Las aplicaciones deben ser hechas a nuestras vidas y mentes a medida que estudiemos tales pasajes como estos.

Conclusión

1. ¡Qué iglesia! Laodicea representa de una manera muy gráfica el tiempo que vivimos. Abunda la vida lujosa mientras hay almas que perecen por falta del evangelio. Los cristianos estamos llevando coronas en vez de cruces.

2. Nos agitamos y nos comprometemos más por los deportes, la política, la TV que por Cristo. Hay en nosotros una falta de necesidad espiritual, poco anhelo por un verdadero avivamiento.

3. Damos la mayor parte de nuestras vidas al mundo de los negocios y luego entregamos al Señor lo que nos resta de energía. Acumulamos en lugar de abandonar, amontonamos tesoros en la tierra en lugar de en el cielo.

4. Por favor métase muy bien esto en su cabeza y corazón: El miembro tibio de la iglesia es un obstáculo más grande que el borracho en la cantina, el apostador en la mesa de dados, o el ateo en el salón de clase. Jesús dice que preferiría que uno fuera un borracho, un apostador, o un reconocido ateo, que ser un cristiano tibio.

5. ¿Es usted así? ¿Qué va a hacer usted que por no ser ni frío ni caliente se dispone el Señor a vomitarle de su boca? ¡Si es posible ser hoy… un cristiano caliente!

©  Martin A. Pacheco. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas Escritas

Acerca Martín A. Pacheco

También Revise

Claves de un ministerio

Claves de un ministerio

Predicas Cristianas Escritas .. A continuación vamos a resaltar a las siguientes claves para tener en cuenta, y aplicarlas a nuestro ministerio. Lo primero que

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *