Inicio / Predicas cristianas / La guerra de los dioses

La guerra de los dioses

Predicas Cristianas

Textos claves: Éxodo capítulos 7 al 12, Éxodo 12:12, 18:11.

Objetivo: Mostrar que solo hay un Dios verdadero, todopoderoso, creador de todo al cual debemos nuestra adoración, cualquier otro dios fuera de Él es ficticio e irreal.

INTRODUCCIÓN

El ser humano como un ser creado tiene la necesidad de adorar a alguna cosa, es por ello que hay tantas creencias, amuletos, dioses. Aun hasta los ateos, que no creen en Dios, tienen diferentes creencias sobre el origen de la vida y también diferentes teorías.

Conocí una compañera de estudio que me decía que ella hablaba con Raúl. Y yo intrigado porque de vez en cuando ella lo mencionaba y hacía referencia de Raúl, le pregunte quien era él. Me imaginaba que podía ser su hermano, un familiar o quizás hasta su novio, pero me dejo impactado cuando supe su respuesta.

Resulta que para ella Raúl era su dios, ella decía que ella sabía que había un dios o un ser que era superior, así que como no sabía cómo se llamaba y no sabía quién era, ella simplemente le coloco Raúl a ese dios, y ella creía en él, por lo que ella le hablaba y él la escuchaba. Sabiendo esto me propuse hablarle del Dios verdadero, aunque sé que me escucho igual siempre mencionaba a Raúl.

Aunque existan muchos dioses y muchas creencias inventadas por el hombre ninguna de ellas puede ofrecer salvación al hombre ni es tan segura como el Dios de la biblia, Invisible, Todopoderoso, Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente. Por medio de la fe en Dios han ocurrido milagros que ni siquiera la ciencia puede explicar.

Todo lo creado, la naturaleza, el mundo, nuestros cuerpos, atestigua la existencia de un Ser Superior que creo todas las cosas de manera perfecta, ordenada y con un diseño inteligente. El pensar que todo las condiciones de la tierra, el orden especifico de todo lo creado que requieren de suma precisión aun para la vida, que todo haya salido del azar merita mucha más “fe” que creer en Dios como creador de todo.

DESARROLLO

La biblia contiene una de las mayores demostraciones del poder de Dios en contraste con otros dioses. Veamos a continuación esta guerra de dioses, entre el Dios creador de todo contra más de diez dioses egipcios, pues son muchos sus dioses. Podríamos decir que en proporción de acuerdo a la cantidad de contrincantes Dios lleva las de perder.

Egipto reinó con prosperidad, grandeza, riqueza y gloria por no menos de cuatrocientos años y tenía esclavizado al pueblo hebreo, pensando así que no había nadie más poderosos que ellos humillaban a los hebreos y los sometían a trabajos fuertes con dura servidumbre los oprimían y los obligaban con rigor (Éxodo 1:13-14). Sin embargo, el Dios de los hebreos había enviado un libertador que solicito al Faraón, rey de Egipto, dejar ir a su pueblo al desierto a adorar a Dios.

Aunque ya el Faraón había visto algunas señales del poder de Dios al convertirse la vara de Aarón en serpiente y comerse a las serpientes de los hechiceros del rey, él no iba a permitir que toda su mano de obra y fuerza de trabajo se fueran, además no aceptaba que el Dios de los esclavos fuera más poderoso que él y que sus muchos dioses. Egipto era la nación más poderosa de la tierra en aquel entonces y los hebreos habían sido sus esclavos alrededor de 400 años, ¿por qué debía cambiar eso ahora? En éxodo 7 encontramos la primera batalla.

El sagrado Nilo. Las aguas del río Nilo, venerado por los egipcios como un dios porque gracias a él Egipto subsistía y era una de las naciones más poderosas, con muchas riquezas y gran producción de alimento.  Este río tenía asociado a él otros dioses egipcios, el más relacionado, el dios Hapy, vivificador, generador de fecundidad y fertilidad que representaba el caudal del rió, su apariencia era la de un hombre desnudo azul o verde barrigón y barbudo con pechos caídos.

Éxodo 7:14 al 25. Debido a que el Faraón no permitía la salida de los hebreos de Egipto, Dios convirtió toda el agua de los egipcios en sangre (Éxodo 7:20-21). Todo lo que había en el rió, los peses y animales acuáticos murieron y el río se corrompió, era una podredumbre aquello que ellos veneraban como un dios.

Aunque los egipcios con encantos pudieron hacer algo similar no pudieron revertir la sangre en agua. Ese dios no pudo hacer nada delante del Dios de los hebreos. Dios salió ganador, solo por su poder luego de siete días se restituyo el agua.

La diosa Heket.  Representada como una mujer con cabeza de rana, simbolizaba la fertilidad y la abundancia al igual que la concepción y el nacimiento. El Faraón seguía endurecido de corazón por lo que al evitar la salida de los hebreos, Dios volvió a intervenir.

Éxodo 8:1-15. El segundo enfrentamiento fue al castigar con ranas todo el territorio egipcio. Al ser sagrada para los egipcios ellos no podían matarlas. Por todos lados habían ranas que por más que quisieran los egipcios no podían hacer nada, fue una peste horrible para ellos. Nuevamente los hechiceros y adivinos del rey hicieron aparecer ranas, sin embargo no pudieron detener la plaga ni eliminar las ranas. El poder de Dios supera otra vez a los dioses egipcios por mucho.

El dios Get. Otro de los dioses egipcios que dio principio a la vida y fertilidad según los egipcios, el dios creador, este personifica a la tierra. Es representado como un hombre de color verde oscuro representando la vegetación y con un ganso en su cabeza.

Éxodo 8:16-19. El nuevo reto de Dios para los egipcios fue convertir el polvo de la tierra en piojos, por cierto los egipcios se rapaban el pelo por causa de los piojos, al infestar Egipto con piojos aunque no tuvieran pelos, todo a su alrededor está lleno de ellos.Sus casas, sus camas, los animales, en todos lados habían piojos.

Nuevamente los hechiceros del rey intentaron hacer lo mismo al aparecer piojos pero esta vez no pudieron hacerlo y le dijeron al rey “Dedo de Dios es este”. Solo Dios es capaz de crear vida, no hay ningún otro dios capaz de crear. El dios Get fue otro de los dioses egipcios que no tuvo poder para hacer nada contra el poder de Dios. Sin embargo el Faraón estaba endurecido de corazón.

El dios Khepri. Símbolo de la vida eterna, uno de los dioses relacionado con los insectos, era representado por una figura de hombre con cara de escarabajo.

Éxodo 8:20-32. A causa la negativa del rey para dejar ir a los hebreos a adorar a Dios al desierto, una nueva plaga caería sobre los egipcios, toda clase de moscas molestísimas que corrompió el país. Sin embargo el pueblo de Dios no sufrió ningún daño.

Cuando el Señor es nuestro defensa no debemos temer pues Él nos librara de todo mal. Si unas pocas moscas nos incomodan, no me imagino lo desagradable que fue con la cantidad de moscas que rodearon a los egipcios, a la hora de comer, de ir al baño, de dormir, otra vez ninguno de los dioses egipcios pudo hacer nada frente a esta plaga.

La diosa Hathor. Protectora de la ganadería, era representada como mitad mujer y mitad vaca.

Éxodo 9:1-7. La impotencia de los dioses egipcios se mostró nuevamente al no poder librar a los egipcios de la plaga sobre el ganado. Todo animal egipcio incluyendo caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas murió. Por otro lado el ganado de los hebreos no sufrió ningún daño, ni uno de los animales de ellos murió. Dios también protege nuestros bienes y está pendiente de nosotros, sabe nuestras necesidades y las suple. La lucha contra Dios estaba llevando a la ruina a los egipcios, era un duro golpe para su economía.

El dios Imhotep. Era el dios de las sanidades y curaciones, fue un erudito egipcio. Este dios no pudo hacer nada para librar a los egipcios en la plaga de ulceras, los mismos hechiceros que obraban a favor del faraón no se pudieron presentar ante Moisés y Aarón por las ulceras que tenían. 

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Reflexiones Cristianas... Me enamore de ti

La vida

Predicas Escritas; Jesús es la novedad de vida, es un nuevo camino, y una actividad siempre nueva, pero lo que no siempre se entiende es que esa Vida que..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *