Inicio / Predicas cristianas / Te defiende

Te defiende

Predicas Cristianas

¿Alguna vez fuiste acusado de algo que no hiciste?, ver como hablan mal de nosotros sin tener motivo trae sufrimiento, Job sintió eso en su propia vida cuando perdió todo lo que tenía y fue acusado por sus amigos que encima lo abandonaron en vez de consolarlo, y en medio de su sufrimiento dijo: “Mas he aquí que en los cielos está mi testigo, Y mi testimonio en las alturas” Job 16:19.

En la sociedad en que vivimos, que muchas veces es tan injusta, como cristianos no debemos desesperarnos ni llenarnos de odio contra los amigos burladores, sino que debemos actuar mirando a Dios, aunque tengamos con lágrimas en los ojos de impotencia, pues como dijo Job: “Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí” Job 19:25-27, ya que “abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” 1 Juan 2:1.

Leamos la palabra de Dios en 1 Juan 2:1-5 “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él”.

Como pecadores y por la mala manera de vivir no teníamos acceso al Padre, “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23, pero el hijo de Dios descendió del cielo y se hizo hombre en esta tierra para reconciliarnos con el Padre, y enseñarnos el camino y la forma de vida que le agrada a Dios, es decir, la obediencia en todo, santificación, humillación ante Dios, reconocer que Él es Rey y el Dios creador, para que le demos el lugar que Dios merece en nuestra vida y pueda restaurar nuestro interior.

Anuncios

En el pasaje que leímos, Juan por una parte nos exhorta a que no pequemos, y por otra nos advierte que si el pecado siguió ocupando un lugar en nuestra vida nada bueno nos puede sobrevenir hasta que reconozcamos que tenemos un obstáculo insuperable para la vida eterna.

Si nosotros nos humillamos ante el Señor y nos arrepentimos, aunque no merecemos el perdón, abogado tenemos ante el Padre como Redentor que nos hace merecedores del perdón, pues Jesucristo pagó con su sangre nuestra salvación y Él mismo da testimonio de que vive en nuestro corazón.

Los conceptos de Redentor y de Abogado se resumen en el de Mediador, y por eso decimos que no hay otro nombre dado a los hombres en el cual podamos encontrar el perdón, la salvación y la vida eterna, solo en Jesús:

“y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él” 1 Juan 2:3-5.

Dios es Todopoderoso y nos asegura que amparará a sus siervos, pues “Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza” Salmo 46:1-3, y “Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” Tito 1:2.

Dios promete protección, pero solo a quienes se acerquen a Él, pues “torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado” Proverbios 18:10, pero no es suficiente con repetir el nombre, sino que debemos conocer al dueño de ese nombre para confiar en Él y vivir en sus mandamientos.

De manera que todo aquel que dice conocer a Dios obedece sus mandamientos, busca consagrar su vida para la gloria de Dios y busca agradarlo en todo, no solo en parte, no es como algunos que obedecen a medias solo lo que les conviene, pero Juan es claro en decir que son mentirosos aquel que hace lo contrario de lo que Dios manda.

Anuncios

Es por eso que debemos de buscar que nuestra vida sea trasformada por el poder de Dios y nos ayude a vivir como lo hizo Jesucristo, quien nos amó hasta el final a pesar de todo, ya que estando en la cruz clamo al Padre e intercedió por todos nosotros, diciendo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” Lucas 23:34

En ese momento la sangre derramada por Él viene a limpiarnos, darnos perdón, salvación y vida eterna, y al subir al cielo se sentó a la derecha del Padre desde donde está intercediendo por nosotros como nuestro abogado y defensor personal.

¿Alguien está propagando una mentira acerca tuyo?, no saben con quién se ha metido, tú eres un hijo o una hija de Dios y Dios se encargara de defenderte y de levantarte en medio de la mentira, del falso testimonio o habladurías.

Lo que tienes que hacer es descansar, no perder tiempo en sentirte mal por las mentiras que dicen, ni derramar lágrimas por lo que no es cierto, no trates de aclarar las cosas con personas sin entendimiento espiritual, simplemente deja la situación en manos de Dios y Él te defenderá y pagará a cada uno según lo que ha sembrado, pues todo lo que siembras cosecharemos tarde o temprano y Dios se encargará de dar el pago que merece a cada uno.

Dios protege a sus siervos para mantener a salvo el propósito que tiene con nosotros, como la supervivencia de Jesús era esencial para el cumplimiento de su propósito que beneficia a toda la humanidad:

“porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito: Los vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí. Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” Romanos 15:3-4.

Anuncios

Los siervos del Señor podemos esperar Su amparo a través de Su Palabra ya que posee la fuerza necesaria para sanar corazones y reformar vidas, “porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” Hebreos 4:12, y “así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir. ¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar” Isaías 48:17-18.

Pero lo más importante es que Dios nos ampara de daños espirituales fortaleciéndonos para soportar las pruebas y guardar nuestra relación con Él para preservarnos la vida, no solo unos años, sino toda la eternidad, “y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” Filipenses 4:7-8.

Si entregaste tu corazón a Jesús vive en obediencia, consagrando tu vida cada día para la gloria de Dios, pues la misma Palabra de Dios dice: “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” 1 Corintios 10:12, “el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” Apocalipsis 22:11-12, y este es un proceso de toda una vida en obediencia buscando agradar a Dios y llegar a la meta como siervo aprobado.

Cuando alguien dice algo de mí que no es cierto, yo me pregunto: ¿Qué piensa de Dios de eso?, y si lo que Dios piensa es contrario a lo que dicen, entonces vivo tranquilo y sigo haciendo lo que Él me ha mandado a hacer; estoy diciendo: Cuando alguien dice algo que no es cierto, porque hay personas que hablan cosas y la realidad es que lo que dicen es cierto, entonces si no quieres que hablen mal de ti, has las cosas bien para que los que hablan mal de ti se las vean con Dios, pues “el deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído, Para juzgar al huérfano y al oprimido, A fin de que no vuelva más a hacer violencia el hombre de la tierra” Salmo 10:17-18.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Predicaciones Cristianas

Acerca de Luis Alberto Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos. Soy un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Ver también

Predicas Cristianas.. Iglesias del Apocalipsis - Parte 4

Iglesias del Apocalipsis – Parte 4

Predicas Cristianas Escritas.. La iglesia en Tiatira estaba viviendo entre lo santo y lo profano. Por tal condición el Señor la exhorta con urgencia arrepentirse. Solo esto evitará..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *