Inicio / Predicas cristianas / Predicas Cristianas Escritas.. No pierdas a Jesús

Predicas Cristianas Escritas.. No pierdas a Jesús

Predicas Cristianas

Base bíblica: Lucas 2:41-50 (RV60).

Introducción.

Nuestra relación con Dios debe ser la relación más importante que cada persona sobre la tierra debe establecer y desarrollar, porque ella determinará no solo como viviremos aquí sino dónde pasaremos el resto de la eternidad.

Lamentablemente, con tantas ocupaciones, preocupaciones, y tareas del día a día, la intensidad de nuestra relación con Dios puede verse disminuida, y comenzar a desgastarse. Cuando estamos muy ocupados, en vez de sacrificar horas de trabajo, o esparcimiento, preferimos sacrificar el tiempo que le corresponde a Dios.

De repente un día usted dice:

  • “Tengo muchas ocupaciones, oraré mañana”.
  • “Me quedé dormido, mañana leo la Biblia”.
  • “Hoy no voy a la iglesia, voy el próximo domingo”.

Cuando usted se da cuenta, usted no sabe ni quien es, ni cómo llegó hasta esa situación. En el mejor de los casos, usted reflexiona, y hace lo necesario para reparar su relación con Dios. Le digo en el mejor de los casos, porque hay personas que toman ese avión sin boleto de retorno.

¿Sabe cuántas personas han estado congregrándose activamente, se han bautizado, leían la Biblia diariamente, oraban sin cesar, servían fielmente en un ministerio, y hoy en día no forman parte de ninguna congregación?

¿Sabe a cuántas personas se le pagan congresos, convenciones, retiros, campamentos, viajes, viáticos, se les ayuda financieramente, y hoy no están sirviendo a Dios en ningún lado?

Y esto pasa porque en un momento de su vida, descuidaron una relación que usted no debe descuidar y esa es su relación con Dios. En un momento, no se dieron cuenta, y se les perdió Jesús.

Las personas no se apartan de Dios de un día para otro, es algo que se va cocinando a fuego lento, como en cualquier otra relación. ¡Nadie se divorcia de un día para otro!, son cosas que van sucediendo, que se van acumulando, y que a la larga, produce una separación.

Funciona igual con Dios, nadie se aparta de Dios repentinamente, sino que la misma persona va mostrando señales o indicios de que su relación con Dios no va por buen camino. Por estas razones quiero usar la lectura que hicimos anteriormente para explicar estas señales y recapacitar mientras podamos.

El evangelio según Lucas, capítulo dos, narra el acontecimiento de la llegada de Jesús a Jerusalén cuando tenía doce años. En Lucas 2:41-42 se nos dice que los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén, y que iban todos como era costumbre. Como les dije con anteriormente, las personas no se alejan de Dios de forma inmediata sino que es un proceso que ocurre paulatinamente, es algo que sucede por etapas.

El primer punto de esta predicación, y la primera etapa de esa pérdida de Jesús, es la costumbre.

La costumbre es el primer indicio de que a usted se le está perdiendo Jesús. Cuando comenzamos a hacer las cosas que hacemos para Dios solo por costumbre, entonces estamos dando un paso en falso en nuestra relación con Dios.

Cuando hacemos lo que hacemos por costumbre no pensamos por qué lo hacemos, ni en para qué lo hacemos,  simplemente, lo hacemos porque todos lo hacen, y eso es un gran peligro. Quiero hacer hincapié en esto: pueden ser buenas costumbres o buenos hábitos que al  hacerlas sin pensar, sin meditar, sin reflexionar, y hacerlas porque todos lo hacen, sirven de poco.

Quizás esta predicación pudiese resultar polémica, pero sin lugar a dudas los hábitos y disciplinas cristianas que se mencionarán a continuación no son tan eficaces si se hacen solo por costumbre o porque los demás lo hacen.

I. La costumbre de leer la Biblia.

El problema no es leer la Biblia, es no saber para qué lo haces. A lo largo de mi vida he conocido a muchas personas que leían la Biblia diariamente, y hoy no se congregan. Con tristeza debo decirles que hay gente que leyó mucha Biblia, pero nunca escuchó a Dios.

Mas que inculcar el hábito de leer la Biblia, en nuestras congregaciones deberíamos enseñar el por qué esa disciplina puede literalmente cambiar tu vida. Enseñar que la palabra es viva, es eficaz, y es capaz de discernir los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12).

En 2 Timoteo 3:16-17 se  explica claramente cual es la utilidad de la Biblia: enseñar, corregir, redargüir, e instruir a los creyentes para prepararnos para aquella obra que Dios quiere hacer en nosotros y con nosotros. Cada vez que nos acercamos a la Biblia, debemos hacerlo pensando en que Dios quiere decirnos, por qué nos lo dice, y para qué nos lo dice. El problema no es leer la Biblia, es no entender que el autor de ese maravilloso libro está contigo y te está hablándonos en cada uno de sus 1189 capítulos.

Sería recomendable preguntarnos con regularidad: ¿estamos leyendo la Biblia o estamos escuchando a Dios? Si usted no está escuchando a Dios cuando lee la Biblia, sólo está leyendo un libro más.  La biblia no es un libro más, sino que es la palabra de Dios, el alimento que necesitamos para vivir (Lucas 4:4). Leer la Biblia con la actitud incorrecta puede hacer que pierdas de vista la verdadera razón por lo cual lo haces, la cual es escuchar a Dios.

II. La costumbre de orar.

No me malinterprete, confío plenamente en la oración como elemento vital en la vida del creyente y en la necesidad que deberíamos tener de orar siempre y no desmayar (Lucas 18:1). El problema de orar es hacerlo solo por la costumbre y olvidar que estamos hablando con Dios. Si vamos a comer oramos así, si vamos a predicar oramos así, si vamos a participar de la Cena del Señor oramos así, si alguien está cumpliendo años oramos así.

Acerca de José R. Hernández

Educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández es el fundador y pastor de la iglesia El Nuevo Pacto, localizada en el 50 W 29 Street, Hialeah, Florida. Tel. (305) 885-6534

Ver también

Predicas Cristianas... El poder del enfoque

El poder del enfoque – Parte 2

Predicas Cristianas Escritas.. una vida enfocada en las cosas de Dios, se ve muchísimo mejor que una vida enfocada en cualquier otra cosa. Hay situaciones en..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *