El poder del enfoque – Parte 1

Predicas cristianas

Base Bíblica: 1 Reyes 19:19-21. 2 Reyes 2:1-11.

Introducción.

Para comenzar esta prédica cristiana, resulta conveniente mencionar el significado de la palabra enfocar. Según el DRAE, una de las acepciones de la palabra enfocar es: dirigir la atención o el interés hacia un asunto o problema desde unos supuestos previos, para tratar de resolverlos acertadamente.

Pensando en el significado de enfocar, y contrastándolo con la sociedad en la que vivimos, podemos concluir que vivimos desenfocados, o por lo menos, enfocados en cosas que no valen nuestra atención. Vivimos en un mundo lleno de distracciones y entretenimiento que, de no percatarnos, pueden desenfocarnos de la misión que Dios nos ha dejado en esta tierra. En algunos países de habla hispana, hay un dicho popular que expresa: “el que mucho abarca, poco aprieta”; haciendo referencia a que enfocarse en distintas actividades disminuye la efectividad con la cual se llevan a cabo esas actividades.

En el ámbito deportivo, vemos que los jugadores profesionales se enfocan en un sólo deporte, debido a que enfocarse en una sola disciplina deportiva los ayuda a ser más efectivos, y eficaces en ese deporte determinado, lo que a la larga, le traerá mejores resultados. Dirigir nuestra atención a lo que Dios quiere, nos hará ser cristianos más fructíferos, y productivos, que a la larga, es lo que todos queremos. Por esta razón, esta prédica cristiana tiene por titulo el poder del enfoque.

Desarrollo.

Esta predicación se basa principalmente en la relación que existió entre dos grandes profetas que encontramos en la Biblia, como lo son Elías y Eliseo.

Estos dos profetas, fueron hombres usados por Dios de forma poderosa y asombrosa, y es en esa relación maestro- discípulo donde encontramos como el poder del enfoque fue una clave para que Eliseo pudiese recibir de Elías todo aquello que necesitaba para cumplir la misión que Dios le encomendó aquí en la tierra.

Es en la vida de Eliseo, y su relación con Elías, de donde extraigo tres enseñanzas sobre el poder del enfoque. Son tres consejos que pueden llevar su vida específicamente al lugar que Dios quiere llevarla. En esta ocasión, estudiaremos el primer consejo, para luego compartir los otros dos consejos en la segunda parte de esta prédica cristiana.

En 1 Reyes 19:19-21, encontramos lo que ocurrió cuando Elías fue a buscar a Eliseo para que fuese profeta en su lugar.

Al leer este pasaje de la Biblia, aprendí el primer consejo que es el siguiente:

1. Enfócate en tu llamado.

Todos los que hemos creído en el Jesucristo, y lo hemos hecho nuestro Señor, es porque fuimos llamados por Dios para eso (Romanos 8:30). Pero ese no es el único llamado que Dios nos ha hecho. Dios nos llama ser sus hijos, pero también nos llama a que le sirvamos (Salmos 2:11).

Particularmente pienso que cada persona ha sido creada por Dios con las capacidades, con los talentos, y con la sabiduría para llevar a cabo una tarea específica que Dios ha determinado desde antes de la fundación del mundo. El Salmo 138:8 dice que Dios tiene un propósito para cada persona, el asunto es saber cuál es ese propósito.

Aunque todos formamos el cuerpo de Cristo, no todos tenemos la misma función (Romanos 12:4). Es por esto que entendemos que cada quien ha sido llamado por Dios a realizar una tarea. Algunos son llamados a servir dentro de la iglesia (pastores, predicadores, maestros de la palabra, entre otros), algunos son llamados a servir fuera de la iglesia (empleos, trabajos, oficios en distintas organizaciones), y otros han tenido el privilegio, y la gran responsabilidad de servir a Dios tanto dentro como fuera de la iglesia.

Lo cierto es que cada persona fue llamada por Dios para hacer algo, y una gran clave para vivir con éxito es enfocarnos en aquello que Dios quiere que hagamos.

En el caso de Eliseo, estaba siendo llamado por Dios para ser su portavoz en lugar de Elías. Ese era el llamado que Dios le estaba haciendo a Eliseo, pero no era algo fácil de aceptar por las cosas que había que dejar.

Cuando leemos el pasaje bíblico con detenimiento, entendemos que Eliseo (o la familia de Eliseo) era una familia con una buena posición económica. Dice la Biblia que Eliseo estaba arando con doce yuntas de bueyes, y esto quiere decir que el terreno donde trabajaba era grande, y no solo eso, dice que que Eliseo tenía la última que, en otras traducciones, implica que era él el que las dirigía.

Sin embargo, a pesar de tener una correcta posición social, Eliseo dejó los bueyes por seguir a Elías, por seguir el llamado que Dios tenía para el. Esto solo lo puede hacer alguien que está enfocado en lo que Dios quiere.

Hay algo que necesitamos entender y es que, aunque Dios nos llamó a brillar fuera de la iglesia en otras actividades (como el arte, los deportes, los negocios, nuestros empleos, y otras áreas de influencia), hay otras personas a las cuales Dios ha llamado específicamente al ministerio. Hay personas que Dios llamó y está llamando para trabajar en su obra, pero lamentablemente se han negado a seguir el llamado de Dios.

Hay personas que tienen talento para predicar, para enseñar, para cantar, y servir en la iglesia, pero no han decidido aceptar el llamado de Dios por seguir dirigiendo su negocio. A estas personas les recomendaría lo siguiente: enfócate en tu llamado, aunque no le venga bien a tu negocio. El problema, es que muchos no saben cual es su verdadero negocio.

Acerca de Pastor Jose R. Hernandez

Pastor jubilado de la iglesia El Nuevo Pacto, en Hialeah, FL. Graduado de Summit Bible College. Licenciatura en Estudios Pastorales, y Maestría en Teología.

Ver también

El arrepentimiento | Predicas Cristianas

El arrepentimiento

Predicas Cristianas. El verdadero arrepentimiento tiene que ver con el dolor. Dolor es un sentimiento donde el ser humano expresa un estado emocional...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *