Inicio / Predicas cristianas / Siendo prosperados

Siendo prosperados

Predicas Cristianas

Sabías que Dios quiere prosperarnos económica, física y espiritualmente, debes saber que el mismo Dios que llena nuestro espíritu también quiere bendecirnos en lo físico y en lo material, el tema es que para recibir esa prosperidad debemos saber cómo lo hará.

A través de las predicas cristianas aprendemos que en el último tiempo el Señor nos ha advertido que todas nuestras acciones tienen una consecuencia, de manera que lo que viviremos mañana será consecuencia de lo que hacemos hoy, ya que nada sucede al azar.

También debemos tener claro que la prosperidad es un resultado, no un fin, pues nuestra finalidad es Cristo y:

la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venideroEfesios 1:19-21.

Anuncios

De manera que lograremos ser prosperado por medio de nuestra obediencia a su Palabra, por la calidad del trabajo que realicemos para el Señor, a las ganas que le pongamos a lo que hacemos para la obra, y por nuestra fidelidad a sus demandas.

Leamos la Palabra de Dios en Deuteronomio 28:1-13Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas”.

Las predicas cristianas nos revelan que la prosperidad depende de nuestra forma de pensar, pues para andar en prosperidad, hay que ser prósperos, y esto implica realizar un cambio en nuestro interior fruto de la comunión con el Señor a través del Espíritu Santo, y es de esa comunión que se desprende un estilo de vida que nos lleva a la prosperidad, por lo que no podemos esperar resultados diferentes haciendo lo mismo que veníamos haciendo como fruto del egoísmo de la carne.

Y si deseas ser prospero debes saber que en Cristo eres cabeza y no cola, pues esta promesa es para los hijos de Dios que andan en comunión y obediencia, y si eres uno de ellos debe reclamarla y tomar lo que Dios nos quiere dar ya que a donde quiera que vayamos el Señor estará con nosotros y todo lo que hagamos lo prosperará, pues “mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitosHageo 2:8.

Las predicas cristianas nos revelan que debemos entender que la prosperidad, bajo el concepto divino, es mucho más que recibir dinero, “así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores1 Timoteo 6:8-10,

Las predicas cristianas nos revelan que la prosperidad divina viene acompañada de cosas más importantes ya que tienen que ver hasta con la salvación del alma en la vida eterna, así “Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su manoGénesis 39:2-3, donde está un hombre próspero, todo lo que está a su alrededor prospera.

Y también debes saber que cuando fruto de tu obediencia logres la comunión perfecta con el Señor, no solamente lograrás ser prosperados, sino que además te ayudará a mantenerte prosperado, pero para todo es necesaria la comunión pues el mismo Jesús dijo: “Separados de mí nada podéis hacerJuan 15:5, entendiendo que para permanecer en comunión y junto a Él debemos ser fieles, buenos mayordomos y administradores de nuestros ingresos, y generosos.

Anuncios

Ahora, es imposible hablar de prosperidad sin hablar de ofrendar ya que somos bendecidos para bendecir, somos prosperados para dar en cumplimiento con los mandatos de Dios, y por esto debemos ofrendar con generosidad según hayas prosperado y no por obligación, pues esto desata la abundancia del Señor para que puedas bendecir:

dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medirLucas 6:38

y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios2 Corintios 9:10-11.

Y algo que debemos entender es que cuando el Señor habla de prosperidad no habla solo de dinero, tal como está escrito:

Yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma3 Juan 1:2

La prosperidad debe de ser integral, es decir que seremos prosperados en cuerpo, alma, espíritu, pues las tres partes deben de estar llenas de Dios, y es por eso que el hombre sin Dios tiene un faltante en su interior aunque esté bien de salud y tenga dinero, y ese vacío nunca será saciado si no recibe a Cristo en su corazón.

Anuncios

Lo importante es entender la necesidad de tener comunión con Dios para no tener necesidades porque Dios estará para suplir todo, “si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hechoJuan 15:7, y esto nos dice que no debemos buscar la prosperidad, sino al que da la prosperidad; si quieres ser prosperado, “deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él haráSalmos 37:4-5, pues Dios conoce tus necesidades.

Entendamos que la prosperidad divina no se trata de dinero únicamente, sino que incluye todas las cosas buenas por las que Jesús pagó para que fueran nuestras, recordemos que Él tomó nuestro lugar y cargó con la maldición del pecado para que viviéramos en la bendición de Dios.

Las predicas cristianas nos enseñan que el ser prosperados por medio de la comunión con Él es abrir las ventanas de los cielos sobre todas las áreas de nuestra vida todos los días y sin detenerse, por esto, “estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías1 Tesalonicenses 5:16-20.

Ahora que ya sabes de la prosperidad divina, “cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre; …………, 17 y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza. 18 Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este díaDeuteronomio 8:11-14, 17-18.

Si caminamos fieles y obedientes, tomados de la mano de Dios, será natural que recibamos bendiciones ricas y abundantes, bendiciones materiales y espirituales que hemos anhelado por mucho tiempo, pero entendamos que si queremos movernos en esa dimensión, es necesario que caminemos conforme a los planes y propósitos que el Señor tiene para nosotros, abandonando nuestros propios caminos.

De manera que si deseamos ser prósperos, primero debemos buscar a Dios hasta lograr una perfecta comunión con Él ya que una actitud de prosperidad es fruto de la comunión con el Espíritu Santo, y luego, debemos cambiar nuestra mente para cumplir con lo que Él nos manda pues esto es permanecer en su Palabra, y entonces sí que Dios nos prosperará en grande, y en todas las áreas de nuestra vida, certificando esta prosperidad con la paz que llenará nuestro corazón.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.Com.. Predicas Cristianas Escritas

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas - Lo que tengo te doy

Lo que tengo te doy

Predicas Cristianas.. Levante sus ojos y mire a Cristo; el poder que hubo para sanar ayer, es el mismo que sana hoy. No ponga su fe en el oro o la plata de este mundo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *