Hecho esta

Predicas Cristianas

Decir: “…Consumado es…” , es decir: “Se completó”, tal como sucedió en la vida de Jesús el propósito divino de su venida al mundo y que fue llevado a cabo completamente, como Él mismo lo dijo cuando:

“……levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese……” Juan 17:1-4.

Leamos la Palabra de Dios en Juan 19:28-30 “……Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu……”

Anuncios

Muchos llegan a los pies de Cristo por distintas circunstancias y obedecen al evangelio comenzando bien su servicio a Dios, pero después de un tiempo y cuando su situación ha cambiado, cuando las necesidades han sido superadas, dejan de servirle e incluso se alejan de la congregación y del Señor.

Empiezan la carrera de la vida en Cristo como campeones, pero no la terminan a consecuencia de que la motivación no fue realmente la correcta; decían querer servir al Señor, pero en su corazón solo tenía la idea de solucionar su problema, desconociendo, como nos decía el Señor hace unos días, que lo que cuenta no son los deseos ni el empezar pues el verdadero premio es para los que terminan la carrera, o “……¿no sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis……” 1 Corintios 9:24-27, pues “……7 vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad? (debes saber que) 8 Esta persuasión no procede de aquel que os llama……” Gálatas 5:7-8.

El Señor sobre la cruz podía decir con total seguridad: “…Consumado es…” en cuanto al propósito de Su vida convirtiéndose en nuestro perfecto ejemplo porque cumplió su propósito pues “…Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra…” Juan 4:34; en tanto que muchos cristianos que dicen querer servirle están más preocupados por lo que van a comer, vestir, o por sus deseos personales, que por querer servirle realmente.

Judas quiso vender a Cristo pero se vendió a sí mismo al diablo, y los hombres se venden solos al diablo y se hacen esclavos del pecado, “…de cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre…” Juan 8:34-35, por lo que sin la redención en la mano nuestro destino inevitable es la ruina eterna, por eso Cristo pagó el precio de nuestro rescate.

Jesús nunca pecó y pagó el precio completo por nosotros, pero nosotros hemos cometido, y cometemos, muchas faltas que nos deberían causar remordimiento; Jesús no tuvo que hacer ninguna corrección en su vida y no dejó de hacer alguna cosa que debió haber hecho, mientras que a algunos les resulta igual cumplir con lo que el Señor les pide, hacer lo que les manda hacer, o dar lo que tienen que dar, pues el Señor no está en el primer lugar de sus prioridades, aun cuando saben que el Señor les dice:

“…Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento…” Mateo 22:37-38.

Anuncios

Cristo es la llave que abre el candado de nuestras cárceles, pero Él vivió bajo la ley y la cumplió sin pecar y enseñó a sus discípulos que deberían guardarla:

“…de manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos…” Mateo 5:19.

Hoy parece que muchos quieren destronar a Dios no respetando Sus leyes, creyendo que las leyes y mandamientos existen solamente para algunos, pero Cristo es nuestro ejemplo en la obediencia enseñándonos a respetar sus ordenanzas, por lo tanto:

“…sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra…” Romanos 13:1-7.

La obediencia cristiana está relacionada con el acto de respetar, aceptar y cumplir la voluntad de la autoridad de Dios, concretándose a partir de obligaciones o prohibiciones que el Señor ha establecido en Su Palabra, implicando esto la subordinación de la voluntad individual a Su autoridad.

Anuncios

De manera que la obediencia se convierte en un pilar fundamental del cristianismo donde se establece que es innegable e incuestionable la obediencia a Dios a los fines de recibir sus bendiciones, por eso:

“…Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien…” Josué 1:7-8

Sobreentendiéndose que para poder cumplir con dicha obediencia es fundamental el conocer la voluntad de Dios a través de la oración, y conociendo de la Palabra y de la doctrina cristiana.

Y este conocimiento es el que nos permite obedecer a Dios de buena voluntad en lugar de hacerlo de mala gana:

“…pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra…” 2 Corintios 9:6-8.

Anuncios

Jesús dijo: “…El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él…” Juan 14:21, y frente a esto cada uno de nosotros debería preguntarse: ¿Puedo esperar la manifestación de Dios en mi vida si no guardo Sus mandamientos?

¿Obedezco los mandamientos de Dios porque tengo miedo al castigo, o porque deseo las recompensas de vivir una vida correcta?, ¿Verdaderamente amo a Dios y a Jesucristo y deseo servirles?.

Con todo, es mejor obedecer los mandamientos por miedo al castigo que no obedecerlos, pero seríamos mucho más felices si obedeciéramos a Dios porque le amamos y deseamos obedecerle libremente para que Él también nos pueda bendecir libremente para progresar y para ser más semejantes al Señor; pero quienes no hacen nada hasta que se les manda y guardan los mandamientos a medias y de mala voluntad, pierden su recompensa.

“…Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen…” Hebreos 5:7-9, que le respondería al Señor si le preguntara: ¿Has obedecido mis leyes y mandamientos?

¿Estás cumpliendo con todo lo que te he pedido?, ¿Eres obediente a mis peticiones?; piensa un momento antes de responderle y no prometas lo que no vas a cumplir, sino que:

“…cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos? Donde abundan los sueños, también abundan las vanidades y las muchas palabras; mas tú, teme a Dios…” Eclesiastés 5:4-7.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.Com.. Predicas Cristianas Escritas

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Bosquejos Biblicos - Lucha por lo que quieres

Lucha por tu sueño

Predicas Cristianas Escritas.. un valiente de Cristo no se queda entre los últimos, si quieres un avivamiento lucha por conseguirlo, sé el primero, no te quedes...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *